s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Jesus Gonzalez Briceno
Nacionalidad:
Venezuela
E-mail:
jesusrafael768@gmail.com
Biografia

Jesús González Briceño

Jesús R. González Briceño, “hombre “: Dr. Ciéncías Políticas, Universidades Católica de Milán y Universidad de los Estudios de Pavía, Italia; Maestría en Economía Venezolana, Universidad Central de Venezuela (UCV), y Maestría en El Instituto de Altos Estudios de Defensa, Nacional, IAEDEN, Caracas; Especialización en Transporte en Universidad Simón Bolívar, Caracas, Venezuela. Profesor Titular Jubilado de la UCV; del posgrado de   La Universidad de los Andes, Mérida(ULA); Universidad del Zulia, (LUZ) Maracaibo, y   Profesor-Director- del Colegio Universitario  Francisco de Miranda, Venezuela.

Cargos más relevantes: Dir. y Secretario Ejecutivo del Metro Los Teques, CA, Área Metropolitana de Caracas; asesor del Congreso Nacional, del Ministerio de Transporte y Comunicaciones, Fundación del Desarrollo de la Comunidad y Fomento Municipal (Fundacomún)  y de la Asociación Venezolana de Cooperación Intermunicipal (AVECI), Caracas, Venezuela. Poeta, articulista y ensayista, diversas páginas web y blog, El Republicano Liberal, Círculo de Escritores de Venezuela, Apertura Venezuela, Academia de la Historia del Estado Monagas (Venezuela), Escritores de la Comunidad Hispana, etc. Venezolano de nacimiento, Maturín, Estado Monagas,  más de quince años dedicado a la escritura.

 

La voz del silencio, jesús gonzález briceño, gombry,

 junio de 2016.

 

Todo es silente, callado

No se oye casi nada

Por qué será, ¿es que acaso se ha perdido el habla?

En el feudo de los sordos, todos ven, pero

escuchan  la voces del silencio

 y el ruido del  alfanje

 

 Razones hay que los embargan

 Todo es oscuridad

 Es el silencio del alma

 que acaba en el  mutis

 devorando  las palabras

 que no pueden digerir,

 porque hacen falta las ganas

 

En el reino animal y de las plantas

no hay un  silencio que valga

Aunque no entendamos nunca cual es su lamento,

o su llanto

Por los estragos del tiempo

ahora se hacen sentir

en tierras, en ríos  y mares.

 

Nada los puede callar

Hasta los pájaros cantan,

manifiestan su alegría o pesar

Y las piedras se revientan

bajo el efecto del rayo

que interrumpe su silencio

Nada ni nadie  los  calla.

 

Una lección que se rechaza

cuando el cuerpo no resiste,

cuando el alma ya no aguanta

Se despiertan los sentidos

Ya se  percibe  el olor

que circunda el espacio

El oído ya no escucha   los sonidos delirantes

Y la lengua se desata

de su penoso letargo

 

Los  entes  del universo

acompañan  el despertar de los hombres

Comienza un nuevo amanecer

El sol sale en la mañana

y la noche  no es oscura

como en los tiempos de antes,

traen susurros de  esperanza

 

 

Reaparece el albedrío

escondido en las entrañas

que la gente había olvidado

Y se rompen los cristales

Se oye  la voz humana

Porque  aves, piedras y plantas

nunca callaron su canto

Se  ha roto la mudez y el silencio ya se fue,

 se ha ido  una y otra vez

y el miedo se ha perdido…

¿Es  ahora para siempre?

 

¡Oh la lluvia, la lluvia! … desde El Ávila

 

Postrado, empero, y distraído en el  balcón de mi aposento

veo caer la lluvia que aparece  lentamente,

 insinuando un rumor que casi no se siente,

en una tarde calmada por el calor o frío que nos abriga

 

Majestuoso EL ÁVILA,  como siempre,

nos dibuja el paisaje de mil colores cuando amanece,

de día,   el resplandor  matiza  su verdor impenitente,

nocturno no mezquina un atardecer tan fresco aun cuando haga calor,

bañado por los vientos alisios que, copiosamente,  lo envuelven,

trayéndonos el bienestar brindado por el verdor  resplandeciente.

 

Imperceptible con  rumor del apacible aliento,

al  exhalar  con desdén dejando su tristeza,

sin que nadie la  advierta y se  convenza,

que solo su temor y su dejadez le  dan vergüenza

 

En su caída libre e inadvertida

se topa con los árboles, las piedras y  bloques de cemento

en que cohabitan  seres desprevenidos

que solo piensan en mitigar la sequía de los cultivos

para  producir los alimentos  necesarios de su existencia.

 

Cuando ella se ausenta sin razón de la variación del clima

que lo impide y la sustrae,

los   fértiles suelos en desiertos se convierten, 

con la ausencia de agua y la  quema insolente de la tierra

que sostienen  los  seres del planeta, los animales y las plantas,

que van desapareciendo, en consecuencia.

 

Cuando el cielo anuncia  relámpagos, rayos y tormentas

del espacio desquiciado contiguo a la tierra,

la lluvia se trastoca en  pena y  en desgracia

arrasando con huertos y cultivos, con  pueblos edificados,

Infraestructuras  e instalaciones sofisticadas y ranchos construidos

sin previsión, en cerros, cuando  las aguas  buscan su  habitual  cauce.

 

El hombre y el  progreso desaforados sin pensar en las generaciones del futuro,

se han empeñado en ir cavando su propia sepultura,

al provocar  el  efecto invernadero y  el cambio climático

 irrespetando los 

cánones de su conservación de la flora y de la fauna

cuando las aguas de  los ríos, océanos y mares lloran su penas,

y    su  espacio vital que la acompaña.

 

No habrá  otra  arca de Noé ni Dios se  dolerá de los humanos

que ha infringido sin razón y sin reparos, las leyes de la conservación dictadas

 por la sapiencia y bondad  de  la majestad de la  madre naturaleza

 para conservar el conspicuo  patrimonio  creado y existente

que por siglos a la humanidad  nos   ha brindado.

 

¡Ay de la lluvia y  tempestades que nos azotarán sin medida ni cuidado!,

se podrán derrumbar las villas y castillos terrenales,

la  tecnología y el hombre  podrán visitar planetas ignotos inhabitables

pero no podrá resolver   el aberrante problema  de la tierra

que continuará su viaje sin destino y sin atajo.

 

Es deseo vehemente que gobernantes, pueblos y naciones se percaten

que  los desastres   sobrevenidos hasta el presente,

sean expedientes para que  la tierra y las lluvias retomen su curso acostumbrado,

poco a poco se apague el efecto del niño y  la niña  irreverentes,

los daños del cambio climático y efecto invernadero desparezcan

para  que la natura nos devuelva de nuevo sus bondades.

 

El Ávila custodio nos ha brindado

sus aguas cristalinas, sus bosques y quebradas, su flora y su fauna perfumados,

enclavado como  guardián en el corazón de Venezuela,

cual  ícono representante de cerros andinos  blanqueados por las nieves,

del Orinoco  bravío  y  su Guayana también nos han   entregado

sus grandes riquezas minerales brotadas de la tierra, hoy decadentes.

 

El lago de Coquivacóa y de su mene que brota contaminado de  su vientre,

la Laguna Tacarigua corrompida por las aguas insanas de su entorno,

el llano  ya no canta sus coplas por el vaivén de las  palmeras quebrantadas por el fuego

 azotando sus sabanas sin perturbarse, inclemente.

 

Y Margarita  ya no es la Perla del Caribe por lágrimas que caen en  la mar,

 agotadas por tanto llorar su desventura

Y Los Roques pierden la transparencia y su inocente pudor de virginidad  perenne,

por la voracidad de la basura que lo azota  y contamina por el turismo irresponsable,

 así como  por el cambio del clima impenitente.

 

Ojalá que  mi mirada  furtiva desde el balcón de mi habitación nunca desaparezca

esa lluvia suave e inocente que cae pausadamente, sin romper  el equilibrio del planeta

habitado por  los reinos  animal, vegetal y el humano

para que pueda  disfrutar del don divino prodigado por  donación de la naturaleza

que nos ha enviado sabiamente el maná del agua y el sustento,

y que se apacigüen las tormentas y los desastres  para que haya vida para siempre.

 

Postrado, empero, y distraído en el  balcón de mi aposento

veo caer la lluvia que aparece  lentamente,

 insinuando un rumor que casi no se siente,

en una tarde calmada por el calor o frío que nos abriga

 

Majestuoso EL ÁVILA,  como siempre,

nos dibuja el paisaje de mil colores cuando amanece,

de día,   el resplandor  matiza  su verdor impenitente,

 nocturno no mezquina un atardecer tan fresco aun cuando haga calor,

bañado por los vientos alisios que, copiosamente,  lo envuelven,

trayéndonos el bienestar brindado por el verdor  resplandeciente.

 

Imperceptible con  rumor del apacible aliento,

al  exhalar  con desdén dejando su tristeza,

sin que nadie la  advierta y se  convenza,

que solo su temor y su dejadez le  dan vergüenza

 

En su caída libre e inadvertida

se topa con los árboles, las piedras y  bloques de cemento

en que cohabitan  seres desprevenidos

que solo piensan en mitigar la sequía de los cultivos

para  producir los alimentos  necesarios de su existencia.

 

Cuando ella se ausenta sin razón de la variación del clima

que lo impide y la sustrae,

los   fértiles suelos en desiertos se convierten, 

con la ausencia de agua y la  quema insolente de la tierra

que sostienen  los  seres del planeta, los animales y las plantas,

que van desapareciendo, en consecuencia.

 

Cuando el cielo anuncia  relámpagos, rayos y tormentas

del espacio desquiciado contiguo a la tierra,

la lluvia se trastoca en  pena y  en desgracia

arrasando con huertos y cultivos, con  pueblos edificados,

Infraestructuras  e instalaciones sofisticadas y ranchos construidos

sin previsión, en cerros, cuando  las aguas  buscan su  habitual  cauce.

 

El hombre y el  progreso desaforados sin pensar en las generaciones del futuro,

se han empeñado en ir cavando su propia sepultura,

al provocar  el  efecto invernadero y  el cambio climático

 irrespetando los  cánones de su conservación de la flora y la fauna

 cuando las aguas de  los ríos, océanos y mares lloran su penas,

y    su  espacio vital que la acompaña.

 

No habrá  otra  arca de Noé ni Dios se  dolerá de los humanos

que ha infringido sin razón y sin reparos, las leyes de la conservación dictadas

 por la sapiencia y bondad  de  la majestad de la  madre naturaleza

 para conservar el conspicuo  patrimonio  creado y existente

que por siglos a la humanidad  nos   ha brindado.

 

¡Ay de la lluvia y  tempestades que nos azotarán sin medida ni cuidado!,

se podrán derrumbar las villas y castillos terrenales,

la  tecnología y el hombre  podrán visitar planetas ignotos inhabitables

pero no podrá resolver   el aberrante problema  de la tierra

que continuará su viaje sin destino y sin atajo.

 

Es deseo vehemente que gobernantes, pueblos y naciones se percaten

que  los desastres   sobrevenidos hasta el presente,

sean expedientes para que  la tierra y las lluvias retomen su curso acostumbrado,

 poco a poco  se apague el efecto del niño y  la niña  irreverentes,

los daños del cambio climático y efecto invernadero desparezcan

para  que la natura nos devuelva de nuevo sus bondades.

 

El Ávila custodio nos ha brindado

sus aguas cristalinas, sus bosques y quebradas, su flora y su fauna perfumados,

enclavado como  guardián en el corazón de Venezuela,

cual  ícono representante de cerros andinos  blanqueados por las nieves,

del Orinoco  bravío  y  su Guayana también nos han   entregado

sus grandes riquezas minerales brotadas de la tierra, hoy decadentes.

 

El lago de Coquivacóa y de su mene que brota contaminado de  su vientre,

la  Laguna Tacarigua  corrompido por las aguas  insanas de su entorno,

el llano  ya no canta sus coplas por el vaivén de las  palmeras quebrantadas por el fuego

 azotando sus sabanas sin perturbarse e inclemente.

 

Y Margarita  ya no es la Perla del Caribe por lágrimas que caen en  la mar,

 agotadas por tanto llorar su desventura

Y Los Roques pierden la transparencia y su inocente pudor de virginidad  perenne,

por la voracidad de la basura que lo azota  y contamina por el turismo irresponsable,

 así como  por el cambio del clima impenitente.

 

Ojalá que  mi mirada  furtiva desde el balcón de mi habitación nunca desaparezca

esa lluvia suave e inocente que cae pausadamente, sin romper  el equilibrio del planeta

habitado por  los reinos  animal, vegetal y el humano

para que pueda  disfrutar del don divino prodigado por  donación de la naturaleza

que nos ha enviado sabiamente el maná del agua y el sustento,

y que se apacigüen las tormentas y los desastres  para que haya vida para siempre. 

 

El aroma de tu alma y lo incorpóreo de tu cuerpo,

 

Has perfumado mi vida con  rosas y jazmines

mientras pasa el arrebol del tiempo halado,

para que nunca dejes de soñar contigo y,  en  vez de sinsabores,

 me has dejado tus amores.

 

No quiero pasar ni un instante

sin tenerte conmigo en el vacío.

Te sueño cada momento al transcurrir el  día  

y en la noche, al acostarte, yo te añoro, con desvarío.

 

No dejo ni un momento de ofrendarte las flores

de mi jardín cultivado,

para que nunca falten los olores

que  envueltos en  tus sabores,  me has brindado.

 

 

Pasaran mil años, siglos,  días y horas

para estar  siempre a tu lado,

al saber que nunca más de mi  te olvides

de ese amor que en el tiempo he disfrutado.

 

No quisiera  pensar jamás  ni nunca

que el tiempo pasado sin ti lo haya  perdido;

porque ahora que te tengo para siempre

con alegría y amor lo he compensado.

 

Y  de ahora en adelante no perderé un instante

en   pensar en ti que   el hado me ha colmado,

desde que te conocí y al comprender tu espíritu

al percatarme, sin querer, yo había   descuidado.

 

Los sonidos del alma bañados con las flores

seguirán tocando melodías de la música encantada,

convertidas en una ficción soñada,

al ver la realidad por las manos por mi tocada.

 

 

Pasarán tormentas, truenos y tempestades

al no ser advertidas por el cuerpo,

los oídos y   mis ojos   se harán sordos y ciegos

deambulando mi alma por los infinitos espacios.

 

 

La levedad del aire puede sentir mi alma,

el espíritu  trastocado risueño se sonríe,

el  cuerpo se estremece  al sentir tu piel ardiente

que me trasmite   la calidez del alba

               

¡Qué hombre puede tener menos de lo por mí habido!

al transformar su llanto en alegrías,

 la lluvia no germinaba   más la tierra,

los árboles  no  pierden su templanza,

los animales no mueren de hambre y  hastío

ni la natura se rebela contra el hombre inocente.

 

 

Las esperanzas truncas se ríen de su desasosiego,

los llantos celebran sus lágrimas con cantos de entusiasmo,

el corazón entristecido  revienta el pecho de alegría

y la boca insípida prueba la miel de  la colmena

 

Los oídos musitan con afinación perfecta

cuando la vida transcurría fugaz sin algún sentido.

apareciste tú en mi camino

volviendo en fantasía la felicidad perdida

 

Hoy puedo proclamar a todos  y a los cuatro vientos

haber desechado para siempre el desamor y el desengaño

al juntar todos los   perfumes en un zumo

percibiendo los olores de tu alma y sentir lo incorpóreo de tu cuerpo,

para que   nunca mi alma trascienda.


EL AMOR ES  PLACENTERO,  PERO NUNCA   PROHIBIDO

 

Cuando   te vi por primera vez

mi espíritu quedó encendido

mii corazón latía como un reloj   sin control

mis ojos aterciopelados se encontraron  con los tuyos,

me di cuenta de inmediato, tus pupilas me observaban 

al recibir sin enojo, aquellas miradas furtivas,

sentí salír de mi cuerpo el deseo incontenible,

no lo podía evitar y estaba entusiasmada por haberte conocido-

 

La trasnochada velada había dado sus frutos,

los anhelos por muchos años perdidos

de encontrar en ti, en aquella oportunidad, en vez de perturbarme,

nos convertía en dos flores con pétalos encendidos

Recibí   tu confianza y me sentí tan segura,

poco a poco me fui excitando, mi cuerpo todo conocías

como si fuera el tuyo, me abrazaste con ternura, lentamente,

cubriendo con manos cálidas y tiernos besos,

 ibas robando, para que fueran tuyo, mi cuerpo como mi alma-

 

Parecía conocerte desde el primer día en que nací,

nos familiarizamos como si viviéramos   juntos   mucho tiempo

a pesar de conocerte hacía apenas una semana,

Creo que ya no podría impedir me hicieras tan feliz,

es mi primera experiencia, te lo tengo que decir,

nunca antes había tenido tanta intimidad y romance,

no creo equivocarme, por lo pueda suceder,

de amarnos esta noche hasta   que aparezca el alba,

tú serás mía y yo tuya, sé cuánto lo deseamos,

al ver por primera vez esos ojos    insinuantes no me pude resistir.

aquí postrada ante ti   para que me hagas tu amante,

Bésame hasta saciarte, pon en mis senos, tus manos-

¡Invádeme de placer, no dejes ni un solo sitio,

tócalos con vehemencia, hazme tuya, te lo ruego,

por favor no te detengas

 

-Así haré amada  mía, adivinaste  mis sueños,  me delató mi mirada

-Desde que te conocí  has penetrado mis entrañas, he tenido  muchos amores

hasta del sexo opuesto, hasta hoy no había sentido la verdadero pasión-

¡Amor a primera vista! ,- pero he comprendido que es permanente  y sincero,

eterno y para siempre, te lo puedo prometer,

nunca tendremos prole, somos del mismo género,

no podíamos evadir este encuentro placentero.

para las dos tan suficiente-

 

 

Transcurrida la noche nos acercamos tú  y yo,

bailamos al compás de un sublime bolero

se unieron nuestros cuerpos, fogata resplandeciente, nos miramos fijamente

sin proferir palabras, bastaba el calor de estas dos almas,

buscando la compañía que nos había sido esquiva,

encontrar la otra mitad de un corazón adolorido  

recuperar la esperanza en la lenta lejanía, de un horizonte perdido,

No   hicimos esperar  nuestras ansias  reprimidas

de pasión desbordada y entusiasmo al rojo vivo

 

-Al, ver sus labios encendidos, pulcros y   encarnecidos

los besé con temor de no ser correspondida

Mi cuerpo tembloroso y perturbado, urgido de ardorosa repuesta

Por   primera vez confundido como pétalo de una flor tras romper su pistilo

Rasgando en mil pedazos mi frágil armazón nunca antes tocada

al recibir sin titubeos las primeras caricias, con ador desmedido,

quebrando mi vergüenza  pero nunca mi pudor

por primera vez sorprendido

 

-Nos confundimos  en  un solo cuerpo, las almas  se  juntaron

Al igual que nuestros pechos,  se hicieron  compañía,

Trémulo de pasión desbordada, abrazos  y suspiros,

el ambiente repleto de gozo  y alegría,

Mi acompañante  y yo, no proferimos   palabra,

silencio  sepulcral reinaba en el  aposento,-

Tan solo  se escuchaba el chasquito frenético de una profusa  conjunción,

De una flor blanca y otra amarilla, cuando   en suave murmullo, me dijo con quieta voz perfumada cual los lirios:  

-He encontrado el amor    tantas veces perdido-

-No  importa que no tengamos  prole de esta unión  infértil,  perseguida  y  criticada

-Pero al  igual, es   amor,  pero al   igual, es  pasión, de dos del mismo género,

-Prohibido por Dios, pero actualmente reconocido por    pactos normativos

cultivado en adelante por el resto de nuestras vidas,  te lo juro ante supremo  y la gente-

EL AMOR ES PLACENTERO, PERO NUNCA  PROHIBIDO..

 

LA PALABRA CALLADA DE PEDRO LEÓN ZAPATA

 

SE    NOS  FUE    PEDRO  LEÓN  SIN QUE ESTUVIERA AFEITADO

 POR SU CASTA Y POR SU LUCHA,  MURALES Y CARICATURAS,

 QUE DEJARON EN EL PAÍS UN  INJUNDIOSO LEGADO

 QUE NADIE PODRÁ OLVIDAR EN ESTAS HORAS MENGUADAS

POR FALTA DE GENTE  INTEGRA Y DE DIGNIDAD COMPROBADAS

 

 ALLÍ QUEDARÁN POR SIEMPRE, LOS DIÁLOGOS CONVERSADOS,

ENTRE AMIGOS Y ADVERSARIOS, LLEVANDO SIEMPRE UN MENSAJE

A LOS HOMBRES COTERRÁNEOS, PARA QUE LA POSTERIDAD

NUNCA PERDONE Y RECUERDE QUE TODAVÍA HAY  PATRIOTAS

QUE NO HAN SIDO SILENCIADOS.

 

EN LOS TRISTES EPISODIOS DE UNA REVOLUCIÓN ELOCUENTE

QUE NO DEJA  DE MENTIR POR LA ESENCIA DE LA PATRIA

POR SU CREDO Y DEMOCRÁCIA, NUNCA DEJARÁN DE EXISTIR

POR SU ARROJO Y VALENTÍA, A PESAR DE QUE LOS MEDIOS

LUCEN CASI ADORMECIDOS POR EL PODER DE LA FUERZA.

 

NO PASARÁ MUCHO TIEMPO  QUE SU OBRA  SILENCIOSA

DEJE  LOS FRUTOS DESEADOS, SIN GRITOS NI DESPARPAJOS

EN UNA NACIÓN CEGADA POR EL  ANTIFAZ DE UNA FARSA

MUY  DIFICIL  DE ABOLIR POR EL SOSTEN DE LAS ARMAS

QUE LA HIEREN SIN CESAR  HASTA PERDIDA LA CALMA.

 

NUNCA PODRÁN ACALLAR LAS VOCES DE LAS PROTESTAS

CON HEGMONÍA COMICACIONAL NI  LACOMPRA DE  CONCIENCIAS

CON EL LÁPIZ ACUSADOR  DE AQUELLA MANO TAN DIESTRA

QUE DIBUJÓ  SUTILMENTE, CON SÁTIRA E IRONÍA,

 LOS DESMANES Y  HORRORES QUE AZOTAN LA PATRIA  MÍA.

 

ALLÍ  ESTARAS   LEÓN ZAPATA COMO UN PALADIN SIN CORAZA

 ESGRIMIENDO TU PINCEL BUSCANDO LA JUSTA CAUSA

DE LA GENTE ADORMECIDA  POR LA BENDITA MORDAZA

QUE ATORMENTA LOS ESCRITOS Y HASTA  A SU VOZ  ACALLA

IMPIDIENDO  LA  JUSTICIA, LIBERTAD  Y LA BONANZA.

 

EN  LO MÁS ALTO DEL OLIMPO,  CON  HUMOR Y LA PROTESTA,

ACOMPAÑARÁS A  CHARB, CABU, TIGNOUS Y WILINSKI DE CHARLIE HEBDO

ESGRIMIENDO TÚ ARMA INCRUENTA, CONTENIENDO EL  FUROR DE TU IMPACIENCIA,

SE CASTIGE A LOS CULPABLES, A TRUANES Y TRAIDORES

QUE HAN MONTADO ESTA COMEDIA PARA QUE RINDAN SUS CUENTAS

 

YA TE FUISTE PEDRO LEÓN A CAMBATIR A OTROS LARES

Y  RECUERDA QUE EN TU PAÍS  CONTINÚAN  LOS ZARPAZOS  

 A CIENTOS DE PERIODISTAS  CALLADOS Y ASESINADOS, REÚNELOS  EN EL CIELO

PARA  COMBATIR   UNIDOS  TAN BRUTUAL ODIO CREADO

PARA QUE PRONTO TENGAMOS  DE NUEVO TU ZAPATAZO.

 

 

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s