s
s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Carlos Garcia Oliver
Nacionalidad:
México
E-mail:
garciaocoliver@yahoo.com
Biografia

Carlos García Óliver

Poeta mexicano, residente en Estados Unidos de Norteamérica; Premio de Poesía Tu Voz 2017, concedido por el grupo en línea de poesía lírica Tu Voz, presidido por George Reyes, poeta y ensayista ecuatoriano-mexicano; promotor cultural; fundador y director de la página en línea de homenaje a poetas destacados emergentes y no emergentes Un Canto a la Poesía; tallerista de creación literaria; cuenta con varios poemarios inéditos; directivo de la Asociación actuales voces de la poesía latinoamericana (AVPL), fundada y dirigida por George Reyes,  poeta y ensayista ecuatoriano-mexicano.

 

AL RAYAR EL SOL

A Alma Del Campo

Cuando el ocaso de la vida

se llena de nostalgias

y versos

C.G.Ó.

¿Qué fue de ti?

Le pregunté a la tarde,

y me contestó:

ella es como la tarde del verano,

como la brisa que baña las montañas,

es el sauce aquel que duerme en sus sueños,

es la que escribe poemas y versos.

 

Y yo le contesté:

sí, ella es como la tarde,

yo seré el sol naranja que la abrace,

aquel que sueña entre sus versos

con el tulipán que llevo en mi mano,

y una amapola en el pecho siempre soñando-

Y volví a preguntar,

¿qué fue de ti?

Y la tarde contesto:

ya se ha ido al rayar el sol.

¡Oh, alma mía!

 

LLORANDO SOLEDADES

 

Me tendí en las horas de la tarde,

a escuchar

un rayo

tenue

de luz.

Y

el suspiro

de unos tulipanes

cantaban

delicadas

nostalgias.

Y unos faros nocturnos

hacían gala danzando,

y me acordé

de un cisne negro

que

lloraba

el sueño

de su juventud.

Entre

ciegas

montañas

de neblina,

entró una pálida luz, donde unos viejos otoños   

                                                lloraban soledad.

Y

un presagio

se escuchó

entre el viento,

diciendo:

¡tarde, que iluminas

en nubarrones rojos,

deja que el tulipán solitario vuelva a dormir

                                                         la tarde!

 

RAREZAS

 

Es extraño ver mi silueta pasar

detenida en el tiempo,

detenida en la distancia,

detenida en un lugar.

Es extraño ver mi sombra quieta

entre la luz de una sombra,

entre el sonido sordo,

entre el viento inquieto.

Es extraño mirar el sol por la noche

no uno, sino varios,

no uno lejano, sino cercano,

no varios quietos, pero si postrados.

Es extraño tener frío en verano,

como el calor de invierno,

como un simple sudario,

como esa luna sin miedo.

Es extraño sentir la vida pasar.

Es extraño mover la mar.

Es extraño fingir ya nada.

Es extraño, por Dios que es extraño.

 

SE ESTÁ MURIENDO UN SUSPIRO

 

Se está muriendo la tarde

así como la espiga al verano.

El viento es gélido y suave

que rompe un tierno capullo.

Hay felicidad que sueña lágrimas

así como gaviotas lejanas.

Son como el canto de palmeras

o quizás el suave vuelo de mis alas.

 

Soy reflejo deformado al espejo

o el nublado de la tarde que agobia.

Es como el canto de mil voces

o el arrullo en voces que se roba.

 

Se está muriendo un suspiro,

se muere también una estrella.

Se muere el latido de un sueño

así como mi amor en ella.

 

  Soy como un paisaje de pintura triste

  en noches de nostalgias color plomo.

 Como el tejado que llora en invierno

en letras dulces como es mi anhelo.

 

Se está muriendo la tarde

así como la espiga al verano.

El viento es gélido y suave

que rompe un suave capullo.

 

Soy el óleo que pintó Neruda

o la noche triste que escribió Picasso.

Soy gaviota que tú nunca fuiste

o el Quijote andante sin su Sancho.

 

No quiero despertar la noche

cuando los astros danzan en el cielo.   

No quiero que por mí tú sufras

sí pasar la vida al lado tuyo quiero.

 

Se está muriendo un suspiro,

se muere también una estrella.                

Se muere el latido de un sueño

así como mi amor por ella.

 

UN VERSO LLORA

 

Mi verso se llena de frío

cuando los campos naranjas

los pintó la tarde,

cuando un pino llora de olvido

y, un río muere en su cauce.

 

En mi verso hay una lágrima

que recorre el tiempo sin sentido,

los campos se pintan naranja

y la tarde muere de hastío.

           

Ya mi verso sufre en su llanto,

porque hay versos

que no dicen nada

y, versos que dicen tanto.

 

Como la noche que sueña

en mi almohada,

o como aquella paloma

en la enramada,

los versos guardan silencio

cuando la paloma se siente abandonada.

 

MEMORIAS FECUNDAS

 

Camino entre nubes oscuras

que van dejando huella en silencio,

son como burbujas de sueños

que van mostrando desventura.

 

Ahora tomo un árbol de la mano

es como un misterio sin cara,

va escondido entre mis miedos

como un perro mirándome la espalda.

 

Será que estas nubes son indecorosas

porque nublan un temor que siente miedo,

será la gota de mis venas oscuras

que va cayendo entre mi boca.

 

Camino entre fosas oscuras

son esos recuerdos que me agobian,

tormentas que atraviesan como flechas

a una manzana que vive entre discordias.

 

Será el tiempo que a mí ya no me alcanza

o será que las nubes nublan mis memorias,

seré ese perro que camina entre las calles

buscando un poco de consuelo entre sus glorias.

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s