s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Salvador Moran
Nacionalidad:
El Salvador
E-mail:
salmuera53@gmail.com
Biografia

Salvador Morán

Poeta salvadoreño, residente en Estados Unidos de Norteamérica; sus poemas aparecen en George Reyes y Graciela Fernández, eds., Nuestra Voz N° 3 (2017), antología del grupo en línea de poesía lírica Tu Voz, del cual es integrante; también es integrante de la Asociación actuales voces de la poesía latinoamericana (AVPL), fundada y presidida por George Reyes, poeta y ensayista ecuatoriano-mexicano anterior. 

 

SEÑORA POETA

A Alma Del Campo

 

Desde el fondo hablas, señora poeta,

de la propiedad de las cosas,

de lo abstracto y simple.

Tu verso trasluce tu imagen de rosa

orfebre del símbolo;

se te dio un laúd que no cabe en el mundo.

Llevas el cosmos,

sucesos que esculpen tus huellas,

con firmes pasos

y claridades de un alma nombrada.

Hija de un reino y madre,

eres el todo, circundante de forma,

la luz y el incienso del verso,

creadora de un arte

que abre caminos;

eres paradigma que emulo

en cada pausa y fraseo.

Desde el fondo hablas, señora poeta,

con dominio del vuelo poético

y de las cosas simples.

 

ME DELATA

 

Me delata el temor,

la incertidumbre venida en cuclillas

hasta sonar su gran cascabel,

cantando un rosario fortuito.

 

Nada se parece a la aurora

y empiezo apreciar el tiempo.

 

Pero la vida se ha ido en sigilo

y es cuando oteo el pasado y futuro;

el presente es ausencia de tiempo

y silencio; no es nada.

 

Saboreo el café

experto y pájaros vuelan de la memoria

e intento espigar lo que queda de vida

que ya es casi nada; está en agonía.

 

Mi temor es constante que no parece;

si te has fijado, es epidemia de un lento morir

lo que va de mi mano a la mano tuya.

 

CARGO EN TI MI TRISTEZA

Y MIS OJOS

 

Cargo en ti mi tristeza y mis ojos,

zarpazos de soledad.

En tanto vengo y voy surtido en sollozos,

me das tu mano por caridad.

 

Este olvido ciego, frío, lleno de sombra

nos deja al filo del pozo,

urdiendo un pensar,

que nos ahoga en cinismo.

 

Lo que cargo también en ti mi tristeza y ojos

es un espejo

que habla de quien como tú no ha tocado la luz.


DESDE LA OTRA SOLEDAD

  

Desde la otra orilla llamada soledad

te escribo mi nombre

con la mirada hacia el ocaso,

a tu voz, campana de mi memoria,

hasta el atardecer caluroso

desmemoriado del rostro.

 

Te fuiste acostumbrando cual flor

en el amanecer bañada en silencio

con el sonido del rocío y alba.

Entregándote a tu soledad

escribes mi nombre,

traspasando recuerdos y lágrimas.

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s