s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Violeta de las Mercedes Gutierrez Castro
Nacionalidad:
Chile
E-mail:
viodelmergutirrez@gmail.com
Biografia

Violeta de las Mercedes Gutiérrez Castro

Seudónimo: Moybell

Nací en Santiago un 18 de febrero de 1946, decían mis padres que siendo muy pequeña fui muy curiosa y buena para inventar historias de todo tipo las que cuando crecí fueron ávidamente llevadas al papel.

Tengo una hija no vidente que vive en la 5ta región.

Por siempre he incursionado en la escritura simple. En el liceo era la Celestina de las letras, al escribir románticas cartas de amor a mis compañeros del liceo. En la institución a la cual pertenecí más de alguna vez redacte discursos para un ministro de Estado. Tenía muchos ensayos que con el tiempo se fueron perdiendo o se regalaron. El día a día es mi fuente de inspiración.

Soy microempresaria y tengo facilidad para las manualidades.

Disfruto lo indecible con el campo, quisiera que fuera mi habitad y solo por la falta de sombra la playa,  en el día,  no lo es tanto, pero me siento plena con los atardeceres en el mar y en las noches sorbiendo su perfume salino.

Soy un producto moldeado por la vida,  es común que los obstáculos insalvables y las vicisitudes del camino solo sean desafíos que casi siempre logro subsanar.

Pertenezco a dos Grupos Corales, integro el staff de ¨Grupo de Teatro La Vitrola¨, en el cual además de actuar he aportado con varios fragmentos a la obra que estamos preparando. En este grupo mi meta es actuar un monologo, pertenezco al Grupo de tango Huechuraba Tango Club  y al Círculo de Escritores y Poetas de Huechuraba.

 

Huechuraba Otoño 2018

CRONICA de mis Vivencias Año 1963

 

-Hace 55 años formábamos El CORO del Liceo Diego Portales.

- Ahí cantábamos con toda el alma lo que nuestro director nos indicaba.

- Éramos muy jóvenes, teníamos todo tipo de historias y también de amores platónicos los que seguramente aun recordamos.

-Había risas, amistad, compañerismo y complicidad todo eso en un solo lugar: Coro Liceo Diego Portales.

-Tuve una vivencia muy vergonzosa la cual nunca he olvidado: Un sábado al medio día al salir del ensayo fuimos en grupo a la panadería cercana a comprar dobladitas y volvimos a sentarnos  en la cuneta frente al liceo, todos teníamos apetito. Comenzamos a degustar aquellos tibios y oloros panes, en eso aparece el director y me dice; ¿señorita Gutiérrez cómo es posible que usted como pan sentada en la Calle?  ¡Nunca me había sentido tan avergonzada  y con tanta hambre!

-Así como yo, cada uno de ustedes debe tener historias de aquellos años que recordar.

- El viaje a Antofagasta fue de antología, tren con trocha angosta, tres días de viajes con sus 2 noches, carros de madera locomotora a carbón, chicos durmiendo en los maleteros del carro y bajándonos y subiéndonos de uno a otro vagón en cada curva…

-Después cada uno seguimos nuestro camino.

-Raudos han pasado los años e inexorables las horas hoy gracias a la tecnología nos volvemos a encontrar y con este eficiente equipo tan comprometido, tal vez retomemos la interpretación de hermosas melodías.

-Con fecha 24 de marzo del 2018, siendo las 2:46 de la madrugada, con mucha euforia por su logro Juanito Pérez nos despierta diciéndonos ¨Muy

Buenos Días a Todos, Reinaldo le pregunta si se ha pasado de copas al llamar a las 3 de la mañana a lo que Alfredo dice: A este lo echaron del dormitorio por odioso, Mónica muestra de sueño replica: Hooolaaa, me despertarooooon..

-Nos ha tomado justo un mes organizarnos hoy estamos reunidos y no imaginan el desorden de emociones que me provoca este encuentro. Vuelan los recuerdos, vuelan los sueños, pero siempre tenemos una estación en el alma detenida en el tiempo que nos abraza y nos pide regresar.

Mi afectuoso abrazo a cada uno de ustedes

¡¡¡MUCHAS GRACIAS!!!

                                                                                 Huechuraba Invierno 2018

¨Viejo mí Estimado Viejo¨

 

¡Y ahora le llego la vejez¡ a el que luchaba día a día por su opción de no envejecer…

Su figura distinguida siempre se destacó, invariablemente de terno, corbata, sombrero y su actitud de gran señor que siempre fue. Era coqueto, galante, alegre –siempre bromeando-, su hobby era la música, hacia hablar su guitarra,  interpretaba teclado y armónica pero en su exquisita sensibilidad no comprendía el reguetón ni el hip-hop.

Era un tipo lleno de vida, de conocimientos varios de cultura general y de la vida, de una calidad humana a toda prueba.

Tuvo dos grandes amores al extremo que aun en cada uno de sus brazos conserva el tatuaje con los nombres de ellas.

Él me contaba historias increíbles de su vida, ahora tiene 93 años y quizás no alcance a cumplir los 94, en los próximos días pues la muerte lo está invitando a que la acompañe por sus caminos de sombras. Yo vislumbro en la lontananza el bosquejo de los cipreses meciéndose  con su terrible quejido como invitándolo a posarse en sus raíces.

Lo conocía hace como 15 años, me lo presento un amigo en común.

Una vez en mi casa grabo un cassette, (que aún conservo), en el cual diseño el transcurso de su vida y que título ¨El Perro al Final del Tren¨, allí plasmo la gran soledad en que siempre ha vivido.

Su única familia es una sobrina la que a su vez tiene un hijo, ambos profesionales y son personas muy ocupadas con un mundo totalmente diferente periódicamente llaman para saber de el  pero no viven cerca.

Yo que lo conozco se cuanta soledad hay en su alma siempre dándolo todo a fin de ¨Comprar¨ un poco de atención porque el cariño que le ahora le manifiestan no es más que rutina e interés por todo lo que en mejores tiempos le proporcionó a una familia que estaba ¨ en situación de calle¨ a causa de un incendio que sufrieron hace más de 40 años.

Es soltero, sin hijos y en su vida laboral fue mecánico textil, entre sus muchas actividades, tejía telas de seda para la confección de corbatas y pañuelos finos en cuya labor ponía todo su arte para hacer maravillas con el telar.

Somos cercanos nos entendíamos bien, ahora casi no me reconoce, su mirada- Las pocas veces- que abre sus ojos está vacía… Y de repente como desconcertada, pareciera querer comprender lo que le está pasando, pero no le ha dado el Alzheimer.

Ayer quise llorar de pura pena junto al lecho de enfermo de este hombre con quien tantas y tantas horas compartimos, cantando, tocando guitarra, bailando tangos y cuecas, contando chiste y yo cocinado lo que le apetecía todo esto en mi casa.

Él se está apagando poco a poco y no puedo hacer nada es la ley de la vida y una realidad muy dura.

 

 


 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s