s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Juan Pablo Ibarra Contreras
Nacionalidad:
Chile
E-mail:
juanpabloibarracontreras@gmail.com
Biografia

Juan Pablo Ibarra Contreras

Mi nombre es Juan Pablo Ibarra Contreras, nací el año 1997, el 10 de Abril, en la comuna de Peumo en la 6ª región de Chile. Curse mi enseñanza básica en la Escuela G-112 de La Cabada. Mi enseñanza media la curse entre los años 2011 a 2014 en el liceo Francisco Antonio Encina Armanet de Las Cabras. Entre los años 2015 y 2016, dedique mi tiempo a trabajar en el almacén de mi Madre. El año 2017, entre a la Universidad Viña del Mar a estudiar psicología, y por lo tanto tambien a vivir en Viña del Mar. Escribo poesía desde niño. Mis libros son los siguientes: Las Artes de la Tormenta, Naufragio de las Estrellas Ocultas, Sublimacion en Cautiverio y Tuniversoy. Que en conjunto conforma un solo libro titulado: La Encrucijada Auroral. Todos estos inéditos todavía.

 

EL RITUAL DE LAS MÁSCARAS

  

…Sobrecogiéndose desde la infinidad

que alza las realidades que se soplan

del contenido de la vida/ del destino/

danzando de todas las cosas/ Mírame

desde tus tímidos misterios/ esos que

desde el odio al amor no nos entregan

ni una sola hoja de sus rastros/ Vamos

así a entregarnos al mandato de la limpieza

qué no se malgasta/ pues es como esa

zona que queremos poblar y que no

sabemos cómo ubicar/ aquí hay entonces/

agua para tu sed y pan para tu hambre/

Estamos en la hora/

Ya es la hora de las rompientes y la hora

de sacrificar las máscaras/ en el ritual de

las máscaras pocos vuelven al territorio

en que nuevamente Dios está incitando

al ser/ al puro ser del entregarse/ de ese

entregarse/ sobrecogiéndose en la plena

infinidad de su oscuro destello emérito…

 

LAS ENGORROSAS CUMBRES

  

Nunca se detiene la vida,

llevándonos a su fiable compañía hasta las cumbres

del mar, hasta las engorrosas cumbres del mar, en

donde es allí que lo suyo que recupera lo suyo el mar,

pero para que en las próximas posteridades, lo sacro,

en equidad repartido sea. Y provienen desde allí, desde

las enigmáticas clavículas de las cumbres del mar, de las

engorrosas cumbres del mar, provienen sí, y es porque

del amor del mar provienen sí, todas las vidas, todos

los mundos, todas las cosas, porque la vida no se detiene

nunca en la vida. Y vean entonces, cómo la indestructible

luz emergida desde el fondo del océano infinito del

silencio, nos viene empapándonos nueva y nueva

nuevamente con todos los desatados éteres sutiles

de las cumbres del mar, de las engorrosas cumbres

del mar. Y vean entonces, cómo la indestructible luz

emergida desde el fondo del océano infinito del

silencio, nos viene conllevándonos hasta aquí y a ti y

a mí y contigo y nosotros, hasta la terca confrontación

de las cumbres del mar contra las cumbres del mar.

Para ver traspasadas a todas, para ver trituradas a

todas, a todas las letras, a todas y cada una de las

letras de todos los vocabularios, para que allí entonces,

las cumbres del mar, las engorrosas cumbres del mar,

ya adventicias, y ya saciadas, y ya alejadas de todos

los deteriorados escupitajos terrenales, sigan y sigan

cabalgando sin soltarse jamás de las riendas indoblegables

de la vida, porque nunca, nunca, nunca la vida se detiene.

Y abrid entonces tu alma, totalmente, para dar recibimiento

en ti, al renovado curso de las flechas de la salvación.

 

LAS SAGRADAS DESOLLADURAS

  

Y cuando se nos salga el alma, y cuando

se nos escape el alma, para ya no conceder

ningún quebranto más, porque había algo

más allá de todas las roturas sin equivalencia,

porque había algo sin nombre, algo que no

se rompe tan fácilmente y que nos agarró el

alma nuestra, cuando esta se nos escape ya,

y sea todas las cosas sonoras, y la influencia

de una humanidad desnuda enteramente

desnuda que se clisa toda y cada una de

sus espátulas abrirá a los desencajados ojos

estupefactos que yacen en las profundidades

de lo puramente silvestre y que nos miran,

y que saben que cuando se nos salga el alma,

y el alma saliéndosenos se tope y bese con

lo que al final no se rompe, y que más allá

de todas las cosas no puede romperse,

porque es el amor, es el amor transpersonal

el que abrirá para siempre a los etéreos ojos

que se vacían estupefactos, y saliéndosenos

ya el alma, entrará en la visión de esos ojos,

desbordándonos de la descollante visión

de la Naturaleza, que nos desollará de amor.

 

LA ELEVACIÓN DEL COSMOS

 

Y allí en donde los perdidos se encuentran y

todos los misterios se revelan, allí se nos dio

vuelta entonces el mundo. Y no olvidaremos

jamás cuando se nos dio vuelta el mundo. Y

nuestra alma se abrió al mundo como una flor

echando sus raíces en medio de las ruinas. Y

nuestra alma se abrió al mundo como una flor

echando sus raíces en el vacío, en el vacío de

Dios, en el vacío en que la luz nació en todo

y desde todo y reventándonos nuestras carnes

que sobre nuestro andar se miraron en todos

los nuevos horizontes que las nubes del vacío

nos proliferaron deseándonos. En esa noche,

la noche en que todos los perdidos se

encontraron y todos los misterios se revelaron.

Cuando tú sin querer te perdiste. Cuando tú

sin querer te encontraste. Cuando tú que

soñando y sin siquiera abrir tus ojos, miraste la

elevación de la noche del cosmos y la noche de

la elevación del cosmos, como por la ventana de

un bus, de un avión, de un barco o de una casa.

 

 

SINFÓNICOS RELÁMPAGOS SE AVECINAN

 

Y no desaparecerá la presencia de nuestros

sueños en el mundo. Y por donde pasaron,

y por donde pasaron habitando las ausencias

que se enmudecen, porque tus ojos pasaron

tocando y tocando pasaron tocando sus vidas

y sabiendo que ya jamás nunca la presencia de

nuestros sueños desaparecerá del mundo. Y

nuestros cuerpos vaciándose por el callamiento

esencial y se desprenderán así hacia el mundo

este, el mundo del que ninguno de nuestros

sueños desaparecerá ni cuando el Big Bang

se desate vociferando lo que callamos, y tal

como la Naturaleza surge y se manifiesta en

las acequias que se formaron por los sueños

suyos y vuestros y que no desaparecerán de

las acequias que formaron tus ojos cuando

tus ojos por ellos pasaron y tocaron la suya

la sinfonía de los relámpagos, y se avecinaron

en nosotros como el vaciamiento de las lágrimas

de las que la sinfonía de los relámpagos toca

al mundo del que no desaparecerán nuestros

sueños y así, y como solo tus ojos pasaron por

ellos de las todas las cosas y que se desprendían

como el vaciamiento de todas las lágrimas que

azules brotaron desde el aparecer más vivo y

más que vivo de las sinfonías de los relámpagos

y como los sueños nuestros que no desaparecerán

ya no más de la presencia del mundo, y solo

porque tus ojos su amor desataron en la

presencia de nuestros sueños alabando

la sinfonía de los relámpagos que con sus

mareas nos han devuelto el pronunciar

de vuestras mareas ya con suma claridad.

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s