s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Rodrigo Esteban Rojas Teran
Nacionalidad:
Chile
E-mail:
Biografia
DE DNDE SERS?

Un lenguaje de viejas seas se oye en mi pecho doliente
que se extiende a las olas del mar de tus gemidos.
Un lenguaje de gloriosos llamados nacen de mi boca
tratando de alumbrar en las sombras, un canto frentico de un muro silencioso
las manos que se tien impvidas frente a las tuyas.

Con mi lenguaje de seas he llamado a tu boca,
pero tus besos desembocaron al ro, la penumbra.
Encadenada a las tristes grietas azules de la noche
marcas con cruces tu cuerpo al borde del fro.

De dnde sers?, Te pregunto, desde un milagro
de blsamos cados en tu entorno descansan las respuesta.
Respuestas que huyen al fondo de tus muecas grises
y de ti se pueblan bandejas de palabras e incgnitas.

En mi boca acechan pjaros traicioneros,
en tu piel se estiran de lado a lado frutos maduros.
Y de dnde sers?, es la incgnita de un lenguaje
que voy a esbozar para llamarte a la luz de mis besos,
al filo del abismo, a la mediana de la oscuridad.

PLEGARIA A UN ANGEL PEREGRINO...

En estos peldaos furiosos, que deben ser un juego de luces a la sombra,
donde tu cuerpo magntico se une al sonido lluvioso de un tejado.
La mano que agrieta una plegaria al amparo de una flor melanclica
que se desnuda a si misma,
como un recuerdo tuyo que se eleva sin alas por el cielo,
como un olvido inminente en una plegaria sumergida:
es todo lo que pido.

Cada cicatriz en el polvo me conduce a un camino desolado,
a un cielo despejado de guijarros,
a un desierto con huellas azuladas.
Cada invocacin es una labranza hacia la noche,
hacia la amda que siempre tengo en el fondo del agua.
Cada latido hacia a ella
es una plegaria a un ngel peregrino
que transcurre sobre un tiempo marchito.

Voces sacudidas al filoso temblor de la noche, imploran por m,
imploran por ella, que es alguien que florece en la extraeza
de un mundo infinito, tan infinito, que no me deja sentir su piel
en el esplendor fugitivo de un espejo, ni tocar la fusin de sus
labios en la rama de un rbol.

Plegaria a un ngel peregrino es la amalgama de races
circundada por la arcana voz de la noche.
Como si ste arrullo frentico se tratara de seales que se escriben juntas,
son todas lenguas delatoras que se calcinan al desafuero
de una verdad absoluta.

CIUDAD DE ECOS

Una ciudad de ecos crece en el temblor recndito de mi voz
como la cicatriz derrumbada en el congnito tiritar de su raz.
Del sueo amortajado de mis manos, brota el tall que
sujeta mi cuerpo en una oscuridad de voces,
y se ve la sangre fluir de tierra en tierra,
que se hace solitaria cuando tiene mi voz desnuda,
que sobrevive en el abandonado olvido que se lleva
el luminoso deseo a las entraas telricas del mar.
En una cuidad de ecos, florece la ansia
sedienta que remueve mi alma
al escondrijo humano de las hojas,
en estos desalmados sueos que se apoderan de mi voz
como una lanza arrojada en la corteza de la vida y la muerte.
La vida escapa en una presencia de agua,
semejante a una sombra percibida en la luz
donde todo tiene un ala de recuerdo y olvido.
En una ciudad de ecos, la tierra sube por mi voz,
como la madera sabia en el hueso del viento, que nace en forma
de fruto o espejismo, donde se observa la invisible escapada
de un latido fugitivo, al pensativo muro, a la sed emergida
en un espejo roto, en una cuidad de ecos.

biografia:

rodrigo rojas teran
, nac el 9 de noviembre e 1987, en la ciudad de arica, chile. Empece a escribir poesa a los 15 aos de edad, tomando esto como una va de escape de mis sentimientos. Actualmente asisto al taller literario ' Rapsodas Fundacionales' donde all se relacionan los mejores autores de poesa como en narrativa. Estoy pronto a pblicar mu primer libro de poesa lo que me tiene muy contento y motivado.
Para todos los amigos de la poesa que quieran contactarse conmigo, mi email es el siguiente:
poetarodrigorojas@hotmail.com

sigamos haciendo un mundo mejor gracias a la poesa.

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s