s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Anastacio Agundez Villalobos
Nacionalidad:
México
E-mail:
ochoa_gm@hotmail.com
Biografia

Anastacio Agúndez Villalobos

Nació en 1953 en Todos Santos, Baja California Sur. Estudió la carrera de maestro en la Benemérita Escuela Normal Urbana en la

ciudad de La Paz Baja California Sur, México. Durante toda su vida laboral ejerció como maestro frente a grupo en su querido pueblo mágico y en otras poblaciones de la geografía sudcaliforniana.

Actualmente está pensionado, es miembro activo de Escritores Sudcalifornianos A.C. (ESAC) y entre sus aficiones están el escribir poesía. Pretende encontrar un verso espontáneo que quede impreso en la eternidad.

Le inspira la mujer y la naturaleza.

Y siempre dirá:

“Mujer aún la nada/

sin tu presencia es nada.”

                                               L. A. L.

 

BARDO

                         "Hay que escribir, por escribir"   JEP.

Inmerso en tu sonrisa

mato al tiempo.

Veo los bullicios del domingo,

el sordo retruque de rosetas,

la espera caminando emocionada.

Comentan el cartel de moda,

la cola como juego de cebolla,

elocuente lenguaje corporal/

aquí, allá,

de prisa el saludo europeo.

Tumultuosa sala de espera,

citas concertadas

cafeínos y cítricos perfumes,

bohemios. ostentan

sombreros y bastones.

Dama sola sin el bardo

Trastabilla al ritmo del bordón,

chupa ardiente su pitillo/

su estola es rumba y pasión.

Arriba el tiempo/

abre su pestillo es boleto.

Sonríe la portera,

como partera de diversión.

Pulula el bardo,

su fama es tic toc,

el ojo/

su bastón encanecido,

concerta el recital.

 

(ESAC)

 

MARÍA


Rumora el corazón tu nombre/

cuando late enternecido.

En vano muero,

si carezco de tu cuerpo

entre mis brazos.

Botos son suspiros,

boto al tiempo/

hacia el ocaso,

así detengas la espera

con un beso.

Contemplo

el estelado aroma de tus ojos

fondo y forma

del mensaje

anidado,

en el flujo de ansiedad.

¿Qué será

este mundo sin tí?

Aún borrascoso/

anida tanto anhelo.

¿Seré al fin

armonía,

en el remanzo

tenue de tu piel,

del linaje?

Y ¿escribiré los dictados

inspirados por tu nombre?

María ese nombre

sin el cual suspiro

evoca el rostro amado

entre mis sueños.

Hacienda enciendes en mí.

Recorro el cielo/

encuentro luz en tu aura

el nido de mi desvelo.

 

(ESAC)

 

POETAS DEL MUNDO

 

Donde convergen las cosas

son tangibles las palabras,

fluya la poesía

desborde los corazones.

Felices los marineros surquen

el río salobre 

Y enfrentados al ignoto

surja el poema acorde.

Al ritmo del vasto océano

instantes de ondas sonoras

al canto de sus romances

sentido y métrico ardor.

Esos trazos del noroeste

Y al trás, pás avances

sube y baja en la ola

los respingos del motor.

Qué inquietante sensación

del avance y retroceso

el bote deshaciendo

un mar de fondo inmortal.

En aires converja el canto

poetas en movimiento

del mundo en Buenos Aires

Argentina de los bardos.

Remontemos cual salmón

a los cielos nuestro canto

derrame a gotas el verso

que trascienda y fecunde.

 

(ESAC)

 

CALIFORNIA

¡Paraíso!

corolado de turquezas 

espejea el golfo en las bahías.

Contrasta la espuma del océano.

Abismal sinuosa cordillera,

idílico desierto.

El crujido de nítidas arenas

prodigio simiente de fortuna.

Cálida tierra coyuntura

del abismo,

fémina calando

las crestas del oleaje.

Tu brisa solar 

humecta al californio ,

profundo y raro marino pringa

senda del tiempo ,

al bermejo atardecer.

Planean las aves pescadoras

camelan plateados pececitos,

delfines y cochitos el cardúmen

arrea cadena curtido capitán.

Ay del gélido noroeste de San Marcos

brisa fresca inolvidable El Coromuel

Rudo sur crea abismos del cantil

Terrales acribillan los marullos.

Puntalobos semeja al dinosaurio

recostado en su blanca camarena.

Estremece los torrentes del sudoeste

el canto peculiar de sus loberas.

Rosalía prodigio de boleos

San Marcos yesera al aire libre

Oasis y su río Mulegé.

Guerrero Negro

gusto en sal ilimitado.

 

California 

inspiración de mis cantares

de amoríos,

de ilusiones y de altares

eres mágica leyenda/

de amazonas

de embrujos 

con sus zorras y mechudos.

California odalisca entre las olas

adorada por suspiros de corsarios

fuente mágica de vasta inspiración,

va mi canto en la raíz de nuestra estirpe.

¡California soy tu hijo!

el nativo trascendente

como diente de león

siembra,

siembra en tempestades

cunde,

cunde/

en la mágica expresión

del Mejibó.

California

bellamente perfilada,

tobogán sinuoso a los abismos, 

señuelo de sirena/

hasta el propio Hernán Cortés

embaucó.

 

(ESAC)

 

 


 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s