s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Paco Damas
Nacionalidad:
España
E-mail:
info@pacodamas.com
Biografia

Paco Damas

Paco Damas. Compositor/Autor 

Paco Damas tiene publicados cinco discos dedicados a la musicación de poetas universales: “Once Canciones de amor y una Reina”, “Los Versos del Quijote”, “Animal de Fondo” a Juan R. Jiménez, “Tristes Guerras” a Miguel Hernández  y “Que a todas las balas se les haga de noche”.

En sus discos ha contado con colaboraciones tan ilustres como las de  Juan Gelman, Caballero Bonald, Juan Carlos Mestre, Marina Rossell, Clara Montes, Amancio Prada, Luis Pastor, Olga Román, Luis Eduardo Aute, Pastora Soler, Mónica Molina, Amparo Sánchez, entre otros…  A lo largo de estos años ha ido incorporando a sus discos, textos propios y textos de otros autores como Lorca, Machado, Cernuda, Alberti, Celaya, Blas de Otero, Dámaso Alonso, Guillén, Aleixandre, Caballero Bonald, Concha Méndez, Josefina de la Torre, María Zambrano, Josefina de la Torre, Ernestina de Champourcín, María Teresa León, Ángela Figuera, entre otros…

Paco Damas fue nombrado “Músico por la Paz” y “Embajador por la paz” en el año 2010 por su trayectoria musical y su dedicación a transmitir los valores de una Cultura de Paz: La Igualdad, La No violencia de Género, Los Derechos Humanos, La Igualdad, La Solidaridad…

Un millar de conciertos en estos últimos años da fe de su compromiso  con la Poesía, La Música, La Cultura y la Educación Universal.

 


QUE A TODAS LAS BALAS SE LES HAGA DE NOCHE

Letra y música: Paco Damas

 

Dame un abrazo,  hermano,  si tú ya no matas.

          Dale agua helada a la lengua mustia.

Fin del asalto, para  esta batalla.

          Iza la bandera, que solo sea una.

         

          De brazos cruzados ante quien ordena,

          badajo de verbos a quien  el arma empuña,

          Arena en los ojos a quien no condena,

bota de cristal para quien tiene dudas.

 

Los ojos abiertos

          pendientes de un sueño,

          versos como salmos,

          antes de las doce.

          Que no encuentren zapato

          los amos del fuego,

          que a todas las balas

          se les haga de noche.

 

Que doce campanadas sean año nuevo,

          que todas las heridas cierren sin reproche.

          Burbujas de paz cayendo del cielo:

          que todas las guerras se ahoguen en ponche.

         

Me pongo de pie ante aquel que claudica.

          Pedazo de aplauso para ese no a la guerra.

          Terrón de azúcar  y no dinamita,

          que ramos de flores armen las fronteras.

         

Los ojos abiertos

          pendientes de un sueño,

          versos como salmos,

          antes de las doce.

          Que no encuentren zapato

          los amos del fuego,

          que a todas las balas

se les haga de noche.

 

CANCIÓN PARA LOS REFUGIADOS

Letra y música: Paco Damas

 

        Es de noche

        y está haciendo frío,

        las ausencias

        tiemblan en mi piel.

 

        Mi país

        se ha quedado dormido,

        agotado

        de tanto perder.

 

Quién me tenderá la mano,

        Quién recogerá el dolor,

        Quién me ayudará a vivir,

        quién me dará calor.

 

        Cuántos días

        desnudan mis sueños,

        deshojados en tinta y papel.

 

        No es la sed

        ni el hambre que siento:

        es un mundo

        girando al revés.

 

Quién me tenderá la mano,

        quién recogerá el dolor,

        quién me ayudará a vivir,

        quién me dará calor.

 

TRIGO Y AGUA

Letra y música: Paco Damas

 

Hay una lluvia de manos

hacia el fondo de la tierra

para rescatar del mundo

los hijos de la miseria.

 

Hay una lluvia de pétalos

que frenan todas las guerras,

que dan color a la vida

y sonrisa a la tristeza.

 

           Hoy hay que abrir las manos

            llenarlas de trigo y agua,

            porque los que tienen hambre

            comen algo más que palabras.

           

           Hoy hay que abrir las manos,

           comenzar a secar lágrimas

            con pañuelos de cariño

            y un abrazo  de esperanza.

 

            Trigo y agua, no se comen las palabras.

            Trigo y agua, nuestra única esperanza.

            Trigo y agua, no se comen las palabras.

            Trigo y agua, del dinero de las armas.

 

            Hay que dejar los discursos

            y olvidarse del sombrero

            que nos achicharre el sol

            y nos mojen aguaceros.

            Que la tierra necesita

            algo más que una propina:

            todo el oro de la guerra

            como una lluvia de harina.

                       

            Trigo y agua, no se comen las palabras.

            Trigo y agua, nuestra única esperanza.

            Trigo y agua, no se comen las palabras.

            Trigo y agua, del dinero de las armas.

 

 

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s