s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

David Mena Ahumada
Nacionalidad:
Chile
E-mail:
israelmena@hotmail.es
Biografia

David Mena Ahumada

David Mena Ahumada, Nació en Santiago de Chile a los pies del Cerro San Cristóbal un 10 de Julio de 1945. Hijo Mayor de 13 hermanos, sus padres Justo y Noemí eran Pastores de la Iglesia Evangélica La Voz de Cristo.

Sus estudios primarios en la Escuela Arturo Alessandri Palma, luego los estudios secundarios en el Liceo Nª 12 de hombres, posteriormente se dedicó a la iglesia: Estudio en el Instituto Bíblico de Nueva York (E.E.U.U) y fue director de estudios del Instituto Bíblico Latinoamericano en Chile.

Cantautor de Poemas y Cantos de la Iglesia Evangélica, su madre Noemí fue una poetisa y recitadora, estampó en su mente la creatividad que hoy sobresale en su mente literaria. Poemas como: “La que quiso ser amada”, “Primer Amor”, “Lamento del sufrir” y 100 poemas más...

Lo destacan como un poeta del Amor: Cuentos y Payas fueron descubiertos en él.

Desde 1974 Vive en Huechuraba comuna creciente y preocupada de sus adultos mayores, es en estos Talleres Literarios donde se despierta la creatividad; a los que gracias a los profesores Gladys Zapata y Alejandra Basualto, con su sapiencia literaria le enseñan a ordenar y pulir su visión y escritura de la poesía Contemporánea.

 

AMOR DE NIÑOS

 

Dejen a los niños venir; no los estorben

que ellos saben amar, aman sin reproche

un momento durará una herida o un golpe

pero luego volverán

olvidando aquel regaño.

 

Dejen a los niños jugar

Ellos corren, ríen, saltan,

ellos no ven si eres pobre,

o si tienes buen lenguaje.

¡Es mi amigo! ¿Puedo llevarlo a casa?

Le regalo mi pelota; él me regaló su juego.

 

Dejen a los niños ama;

ellos aman y su amor es noble.

Aunque los años pasen

recordaran lo apreciable.

Recordaran al amigo

con su amor entrañable.

 

Dejen a los niños reír,

no les quitéis alegría

Déjenlos que ellos corran,

jueguen, amen y sonrían.

Para un niño, esa es su vida,

esa su alegría.

Si volviéramos a ser niños

nuestra vida cambiaría. 

 

 PRIMER AMOR

 

Amor que mi vida invadiste

y que mi niñez de pronto transformaste,

cómo olvidar aquel momento

cuando por vez primera…

tú mi boca besaste,

yo mi amor no olvido…

aunque en ti,

tal vez eso esté en el olvido.

 

Sensación extraña que recorrió mi cuerpo

fue al besar tus labios que perdí mi aliento,

mi emoción de pronto alteró mi ego,

me sentí ya un hombre y olvidé mis juegos…

pero lo tuyo, oh amor mío,

todo, todo retengo.

 

Hoy al replicar las campanas

a mi mente llega tu recuerdo

porque un día tú te fuiste

y me quedé con tú recuerdo

sí, porque hasta tu perfume

se grabó en mi cuerpo

y que hoy no estés yo no lo entiendo

 

Por qué aquello terminó…

por qué tú te fuiste.

Y yo quedé solo sin poder olvidarte

¡Vuelve amada mía!

Vuelve con tus besos.

 

No dejes morir este amor tan bello

Vuelve amada mía,

vuelve te lo ruego.

Vuelve a mí… amor primero.

 

VIDA TRISTE, VIDA POBRE

 

Cuando la vida te es nada

porque nada tienes,

cuando perdiste la ilusión

de poseer lo que otros tienen,

tu rostro marcará la angustia

la desesperanza, la necesidad.

 

Así la vida nos marca

y llevamos tristezas

que no podemos ocultar,

cuando preguntamos  ¿Por qué?

el pasado volverá

buscaremos el culpable,

ya no está.

 

Pero a un niño que decirle.

Él solo quiere su pan,

tener lo que otros poseen,

una ropa o un hogar,

una sonrisa bastará.

 

Cuando un pequeño perro

tu vez que abrazará,

el no mira si eres pobre,

si es de raza les es igual,

sonreirá y estará alegre

y su pobreza olvidará.


EL NIÑO QUE PERDIO A SU ABUELO

 

Era un niño alegre,

de un hogar humilde,

vivía  con sus padres y con sus abuelos,

fue el mayor de trece hermanos.

A los siete años

su abuelo le fabricó una honda con elásticos

y le enseño a tirar a los pájaros y a los árboles.

 

El abuelo tenía un carretón de mano

con el cual salía cada día a buscar y recoger

fierros, latas y cartón

y muchas cosas que vendía,

luego de almorzar,

una siesta él dormía a los pies de un viejo árbol

y unas latas de techo lo cubrían.

 

Un día que el viejo abuelo dormía

el niño con su honda

comenzó a lanzar pequeñas piedras de latas

que el viejo abuelo cubrían

el niño se escondía, el abuelo se dormía

pero luego otra piedra y la ira se veía.

 

¡Quién cresta tira piedras!

El abuelo con su ira

se levantaba y volvía

el niño escondido sonreía.

 

Un día el abuelo sorprendió a ese niño

y lo persiguió para darle unas palmadas

pero el niño corrió por esa calle llorando.

Allí lo encontró su padre

que lo calmó en sus brazos.

 

Luego llegó el abuelo

y con el papá discutieron

el abuelo se fue de la casa,

no volvimos a verlo

hasta un día que a papá llamaron

el abuelo estaba muerto

 

Ese niño nunca olvidó

que fue su culpa en su juego

y que el abuelo

no debió enseñar a lanzar piedras

que trajeron amarguras, llantos y duelo.

 

Yo, ese niño aprendí:

no dañes a los que te aman

pues una pequeña piedra

te puede quitar la alegría

de quien te ama en esta vida

y los que sufren son tu familia.

 

EL DESAMPARO

 

Desperté, en la soledad de mi cama.

Tan inmensa la encontré

que mis brazos no lograron

alcanzar el cuerpo que soñé,

porque la verdad tú allí no estabas.

 

Cuanto tiempo estoy así,

no lo sé, medio loco con mi almohada

pero un sueño tan real

me agitó y no vi nada.

 

Pero que puede esperar un viejo

que vivió sin amor y sin ser amado,

si en su vida no sembró

ni dio fruto que hoy segara.

 

No hay cariño no hay amor

Y ni un perro que te ladre.

No sembraste el amor…

¿Dónde el árbol que plantaste?

 

Que tú puedes hoy pedir

¿Quién podrá a ti amarte?

entregarte su calor

o tu vida recrearte.

Desamparo es lo que ves

pero aún puedes cambiarlo

si tan solo sonrieras

y un auxilio tú lanzaras,

hasta Dios te ayudaría

no estés solo con tu almohada.

 

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s