s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Erasmo Pedro Sondereguer
Nacionalidad:
Argentina
E-mail:
edmon97@gmail.com
Biografia

Erasmo Pedro Sondereguer

Soy Erasmo Pedro SondereguerFirmo mis escritos: Erasmo Sondereguer. Nací en la ciudad de Buenos Aires, Argentina, el 29 de octubre de 1939. Comencé a escribir a los doce años, alentado por mi padre, que también era  escritor.

Publiqué un poemario en 1970: Canto y Realidad. Y una novela en editorial Argenta, Regresa para Regresar, en 1994. En 2011, se editó en ebook, mi novela Fuerzas Violentas, de editorial Emooby. Por Internet, en revistas: Letralia, El Túnel, Ariatna, Otro Cielo, Cronopio, Sin Fin y Archivos del Sur, y otras. En el diario Buenos Aires, Corazón porteño. En todos, poemas y cuentos. Y dos novelas: Expiación, en la editorial elaleph. Y Fuerzas Violentas en la editorial Emooby. Tengo novelas sin publicar.

A principios de 1980, realicé en Buenos Aires, una exposición colectiva de poemas ilustrados. En México, publique en los periódicos, La Opinión, el Sudcaliforniano, y en la revista Análisis. Vivo en México. Mi esposa es mexicana.

 

EN POS DEL UNIVERSO

 

En pos del Universo van los hombres

 

Son dioses del infierno que han creado

Son líderes del caos que han producido

Condenando a otros seres, no sabiendo

Que son ellos también los condenados

 

Gobernantes siniestros, van enfermos

De poder y temor por eso matan

Psicopática acción la que los puebla

El error de sentirse amos del mundo

 

Son violencia que engendra la violencia

Y a si mismos se ven tan miserables

Pues su ser va llevando cruel silencio

Por horrendo vacío de sus almas

 

Decadencia notable de Occidente

Se podría evitar con la conciencia

Y luchando cual Gandhi se avanzara

Con la luz inmortal que ya ilumina

La bondad de la sabia vida humana

 

Y millones de seres van surgiendo

Los que son los que fueron, los que vienen

Aplastando a tiranos democráticos

Que con pánico miran su caída.

 

Y está el ciego terror de horrendos locos

Con idéntica psicosis asesinan

Terroristas suicidas

Que invocando a su dios

Van a la muerte

Arrasando consigo

A tantos seres

Y en el terrible caos que va creciendo

Parece que encontraran dicha inmensa

 

Horrible el alarido de las bestias.

 

Y es por eso que el ser que está clamando

En millones de vidas debe abrirse

A la lucha sin sangre: de conciencia.

 

NUESTRO PLANETA TIERRA

                                       

                         I

 

Y vendrán otros seres a la Tierra destruida

Y hallarán una historia de inconsciencia suicida

 

Abrirán un museo

Un inmenso museo

Y serán exhibidos

Aquí están los humanos

Seres sabios, algunos

Ambiciosos, dementes

Santos, cristos, malvados.

 

Andarán por las ruinas

De los griegos, romanos

Y  la América libre

Desde el sur hasta el norte

Donde fueron los Incas

Los Aztecas, los Mayas

Y verán los estadios

De Pelé y Maradona

 

Mucha mezcla en un circo

Que es humano y rezonga

Y al final, ¿qué ha quedado?

Destrucción y deshonra.

 

Es la tierra de Hitler

Napoleón y Mahoma

De Pascal, Mahatma Gandi

De Leonardo, de Sakespeare

Y las bellas señoras:

Pompadour, La Curie

y la dulce Madona

 

Pasen, entren, contemplen

El poder y la gloria.

 

Aquí tienen a un tigre

Un león, una foca

La ballena gigante

Un gorila sin manos,

Sin cabeza y le siguen

Tiburones sangrando

Las aletas le roban

Elefantes y rinos

Acabados sin gloria.

Extinción sin reservas

Y el humano se mata

Es suicidio sin honra

Es cantar pa’elcarnero

Cercenando la historia.

 

Un pasado ha quedado

Claridad entre sombras

 

Y el inmenso museo

Que es la Tierra deshecha

Fue glorioso planeta

Que ha caído a la lona

 

Y vendrán otros seres

Del espacio infinito

Individuos diversos

Que en los campos desiertos

Donde nada se advierte

Construirán edificios.

 

Cada vez serán menos

Las riquezas humanas

Que podrán divisarse

Pues culturas mezcladas

Harán nido en la Tierra

Sepultando lo viejo

Lo extinguido, inservible

Y el inmenso museo

Será sólo la historia

De la historia que un día

Colapsó sin remedio

Pareciendo al presente

Que ya está sin memoria.

 

Aunque habrá  seres nuevos

Que anhelando saber

Sobre quienes poblaron

El antiguo planeta

Se harán muchas preguntas

¿Qué pasó? ¿Por qué fue

El desastre que hiciera

Perecer a la tierra?

 

 

Un calor paulatino

Derritiendo los hielos

Que en los polos había

Y otras zonas cercanas

Produjeron crecida

De los mares y ríos

Inundando sin pausa.

 

Hubo vientos terribles

Que arrasaron, matando

Y más tarde la calma

Una calma mortuoria

Extendida en mortaja.

 

Acabado el espanto

Que el humano lograra

Descendieron las aguas.

 

Al enfriarse el planeta

Los glaciares se hicieron

Y millones de cuerpos

En los hielos quedaron

 

Al llegar otros seres

Ya la tierra volvía

A crecer y formarse

Un terreno baldío

Sin control, con el ritmo

Natural de las cosas.

 

Y los seres diversos

De diversos planetas

Fueron nuevos colonos

De una Tierra desierta. 

 

Los perdidos humanos

¿volverán algún día?

Que poquito fue el tiempo

Que estuvieron viviendo

Comparándose el lapso

Con el Gran Universo

Que en millones de años

Fue cambiando y creciendo.

 

¡Qué poquito fue el tiempo!

Y han dejado una estela

De silencios y espectros.

 

                              II

 

¿Oh, por Dios, qué sucede?

¿Qué inconsciencia nos puebla?

Mantengamos constante

El anhelo y salvemos

Nuestro amado planeta.

 

Y dejemos las luchas

Las terribles matanzas

Se nos cae, se derrumba

El hogar que destruimos.

Nos segamos idiotas

Sin sentir que perdimos.

 

Y hay reuniones muy pálidas

No llegamos a nada

Y el calor va subiendo

Se nos quema la casa.

 

¿Qué inconsciencia nos vive?

Que peleamos por pocos

Pedacitos de tierra

Y no vemos, ¡Dios mío!

Como cae el planeta.

 

Al talar bellos árboles

Al matar animales

Y terribles venenos

Los lanzamos al aire.

 

¿Qué esperamos, acaso?

¿Qué la tierra se acabe?

Aguardemos, entonces

O mejor, prosigamos

Apurando sin tino

El fatal desenlace.

 

                             III

 

Se ha conversado, se ha discutido

Sobre el efecto de invernadero

Y esas personas que lo platican

Son grandes líderes, aunque pequeños.

 

Y los acuerdos a ciertos plazos

son más palabras que hechos concretos.

 

Y sus conciencias tienen miopía

Falta de tacto, grave sordera

Pero la lengua la mueven rápido

Para intereses como es la guerra.

 

A las cansadas hacen reuniones

Reuniones cumbres, altisonantes

¿Y  que resuelven?, ¡triste miseria!

 

Es de este mundo que ellos platican

Como si hablaran de otro planeta

 

Es increíble, nos horroriza

Que dependamos de aquella gente

Que dependamos y que decidan

Sobre la suerte de una sentencia

Que poco a poco se va cumpliendo

Por amplia falta de la conciencia.

 

Hagamos gala de ser humanos

Y no vergüenza

De que lo seamos.

 

 

FALSOS DIOSES

 

 Destruyen y construyen

A su modo

A su antojo

A su arbitrio

 

Paladines del diablo

Semejándose a un Superman justiciero

Han limpiado maldad

Que su propia maldad está cubriendo.

 

Y en la historia se inscriben

Como héroes del caos que ellos producen

Imperios decadentes

Que creen huir del miedo

Aniquilando

No dándose ya cuenta

Que son a ellos mismos que se matan.

 

Y en la cumbre bestial que se han forjado

Arremeten con pánico a lo que temen

Y es desgracia terrible porque arrastran

A los  pobres que gritan impotentes.

 

Se auto nombran los amos de la tierra

Cuando expresan con hechos su barbarie

Son monarcas de un reino que fenece

Y lo saben, sintiéndose cercados

Y es por eso que agreden como tigre

Que  está herido, furioso, acorralado

Y soberbios prosiguen masacrando.

 

Luego llegan, después de las batallas

A construir cual ángeles benditos

Y sumando a sus bienes los ajenos

A su modo

A su antojo

A su arbitrio.

 

 


 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s