s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Jose Alexander Gonzalez Quizhpe
Nacionalidad:
Ecuador
E-mail:
alexgonzalez1997@outlook.es
Biografia

José Alexander González Quizhpe

Escritor nacido en Ecuador. Es representante y miembro activo de la Comunidad Literaria y de Artes Plásticas Infanto-Juvenil Aventuras de Papel, en la cual ha ganado numerosos premios en concursos literarios. Además de esto, publica en diversos sitios de internet y revistas. Actualmente está escribiendo una novela llamada “Sombra y Luz”, la cual desea lanzar en papel.

 

QUÉDATE CONMIGO

 

La conocí en un día frío de otoño. Ya nadie pasaba por la calle donde ella estaba aquella vez. Me acerqué y le dije: ¿Por que estás tan sola en un día así? Me contestó: Siento el corazón vacío, ya no creo en mí.

-No pienses así. Sé que hay momentos duros, cosas inexplicables, motivos inexplicables. Pero siempre hay alguien, esa persona que a tu vida llegará para hacerte feliz.

Hacía frío, yo le di mi abrigo, me dijo: Gracias por convertirte en mi amigo, por tener tiempo para escuchar mis problemas, por darle fuerzas a mis ganas de vivir.

Esa chica, tan dulce y buena, me miró a los ojos con esa mirada cristalina y profunda, como sintiéndose segura en mi presencia, como si fuera yo de su vida, su principal esencia.

Comenzó a llover y llover y en ese momento, sin pensarlo yo, me dio un beso, un beso de amor inimaginable. Luego me abrazó, tiernamente y me pronunció unas palabras que jamás podré olvidar: "La única cosa que te pido es que te quedes conmigo".

 

LO QUE NO SABÍA LA HECHIZERA

 

Sentada, triste y vacía, lucía una hechicera, todos la creían malévola y perversa. Tenìan temor de que algún conjuro maligno les fuera lanzado a ellos.

Lo que no sabían es que cada noche, mientras Casiopea se dibujaba tan galana y coqueta en el firmamento, la hechicera lloraba, sin ser comprendida. Había decidido quitarse la vida, cuando de la nada un misterioso ángel la toma de la mano fuertemente y le dice: No lo hagas, por favor, no te quites la vida, no borres tu sonrisa tan bella, tus ojos tan claros de una manera tan abrupta. No te lo he dicho, pero yo te amo. Sé que puede haber diferencias abismales sobre nuestro origen y lo que hacemos, pero ten en cuenta que por más difícil e imposible que se torne encontrar el granito más pequeño de amor en la orilla de la playa más inmensa, siempre habrá alguien quien se desvele por ti.

Finalmente la hechicera comprende lo dicho por ese ser divino, así que los dos tomados de la mano, besándose tiernamente y sin control van camino hacia la eterna felicidad.

 

AMIGO DE LA TRISTEZA

 

Sentado en el lugubre sofá de una biblioteca abandonada, se encuentra un hombre desventurado, algunos lo toman por demente total, pero no es así.

Llora por no ser amado ni querido, no lo aprecia ni su esposa ni su amante, y aún peor... ¡Ni su propia madre! Se siente inutil, inservible para el mundo, no le importan las heridas de su cuerpo, pues más dolorosas son las del alma, porque ya nada le trae calma. ¿Quien fuera a saber que su consuelo es escuchar radionovelas con final triste?

Un día se sentó a tomar el té con la tristeza y ella le dijo:

-¿Que te parece la forma en la que te he tratado?

-¿Y todavía me lo peguntas? -Responde él -¿Que he hecho para merecer esto?

No he hecho merito alguno para recibir tu infortunada visita en mi vida... ¡Déjame!

Sabes tú muy bien que a 20km de mi casa esté el mar, aquel elemento liquido, sombrío y tenebroso por las noches. Me lanzaré hacia él. Lo haré ,sabiendo que aquel conjunto de aguas tristes, alejará mi existir de la playa, de la ciudad, de la biblioteca, de la calle, del amor.

 

LA GRANDEZA DE LOS NIÑOS

 

En el día del niño en Ecuador, 1 de Junio.

 

Papá:

 

-¿Qué te pasa? ¿Por qué estás triste? -Le preguntó un hijo a su padre...

-Hijo mío, el tiempo pasa y pasa y yo, cada vez más viejo y con problemas, le tengo miedo al tiempo porque sé que cuando termine el mío, mi existencia en este mundo se borrará y no te tendré junto a mí, no escucharé tu canto cuando llegas del colegio a casa, o cuando seas un profesional. Perdóname sino estoy contigo en esos y en muchos otros momentos maravillosos de tu vida.

El hijo que entre lágrimas escurridizas estaba escuchando, tomó de la mano a su padre y mirándolo fijamente le respondió: Papá, me siento triste, no digas eso... ¿Te acuerdas cuando ibamos a jugar con mis juguetes en el parque, o cuando estuve en el hospital y nunca te separaste de mí por noches enteras, o en aquella ocasión cuando mis amiguitos me molestaban y decían que era un torpe para jugar al fútbol y tú me diste consuelo y a la vez ánimos para salir adelante?.

No importa en donde estés, tú siempre serás el rey de mi corazón y mi súper heroe favorito. Cuando estés viejito como una pasita, no estarás cansado porque te llevaré en un barquito de papel hacia el país de los dulces y la alegría. Y susurrándole al oido, le dijo el hijo a su papá: "Te quiero papá".

Feliz día del niño para todos esos pequeñines tiernos y valerosos, los cuales nos dan grandes lecciones de vida.

 

UNA CARTA DE ETERNA Y NOBLE ESPERA

 

Sentado en su triste oficina, llena de amargos momentos, con su vela queriendo apagarse y con el gélido clima que arreciaba en San Petersburgo, una noche, un jóven oficial del ejercito imperial ruso, le escribía, diríamos extrañamente, a su desaperecida novia, Ekaterina:

 

San Petersburgo, Agosto ocho de mil novecientos cinco (08/08/1905)

 

Ekaterina, amada mía:

 

Llevo días y meses enteros aguardando tu llegada. Flor de mi vida, me pregunto ¿A donde estarás? Me desespero al pensar que pudo pasarte lo peor, yo te he buscado impacientemente, de ciudad en ciudad. No sé si mi partida hacia Siberia te partió el corazón, tal vez hayas derramado muchas lágrimas por mí, pensado que yo de ti me había olvidado y que en otros brazos me sentía confortado, pues no fue así. No solo el hambre y el frío que mi cuerpo sentía parecía diezmarme, el enorme motivo de mi verdadero pesar era el estar lejos de ti. Quizá, tú esperaste que yo llegara en primavera, pero retorné en otoño, cuando tu casa lucía sin vida ni alegría.

Alguien me había dicho que te vieron partir pobremente arreglada y con ropajes pobres, hacia algún rumbo incierto. Ahora siento que en lugar de sentir el abrigo de tu amor, un témpano de hielo y culpa me quiere abrazar maliciosamente, seguramente el tiempo pudo corroer tu alma y te fuiste. Probablemente ya me hayas puesto en el rincón polvoso y poco cuidado de tus sentimientos tristes, ¿Pero sabes? Aqui estaré yo, dispuesto enormemente a esperarte, sin importar el tiempo. Yo aguardaré por ti en la cálida habitación, en la que la pasión se desbordó enormemente y los besos parecían lluvia porque sucedían constantemente y en cantidades incalculables. Sin más que mi adolorido corazón pueda decirte, culmino esta carta...

De aquel oficial tan gallardo y humilde que por nada ni nadie terminará de quererte.

 

Yaroslav Korsakov.

 

Facebook: https://www.facebook.com/soldadito.gonzalez.1997?pnref=about

 


 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s