s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Fernando Ribeiro Saldaña
Nacionalidad:
Perú
E-mail:
fernandorib37@gmail.com
Biografia

Fernando Ribeiro Saldaña

Poeta, nacido en Lima en 1977. Abogado de profesión,  egresado de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Es miembro del grupo poético “Rara Avis”. Su primer libro de poemas inédito, de donde salen estos poemas (“vastos en su brevedad, coherentes en su dispersión”) se titula Sedición Del Relámpago.

 

SEDICIÓN DEL RELÁMPAGO

A Zurian Nacgha.

 

Proverbial nombre, figura musical,

espejismo fulminante.

Tritón desvanecido en un mar incestuoso.

Has incendiado una sinfonía de reptiles,

regresado de la música, destrozado

la realidad. Aire suspendido en mis huesos,

vuelo del poema que surge de tu nombre.

Estela solar, potente solsticio oscureciéndose

en ramas nocturnas.

Tormenta que bulle, morada invisible

donde escondo las raíces del canto.

Incendio, crisálida voraz, has recuperado

el signo de la muerte,

la máscara siniestra del sinsentido.

Medusa de imagen suspendida,

voz radiante y enjoyada piedra.

Cenagosa pradera de misterio, has recogido

las hierbas luminosas de la tempestad.

Percibido el temblor del bosque

el rumor de sierpes en el cielo;

o la extática belleza

de la poderosa sedición del relámpago.

 

 

LA MÚSICA, EL SILENCIO

 

“Viniste a posarte como la noche llama a las creaturas.”

EMILIO ADOLFO WESTPHALEN

 

La música, el silencio, el vaivén de las ramas,

las hojas de la reyerta.

Abanico de insomnios, espejismo.

Mi temperamento es leve ante la violenta

sacudida del relámpago.

Finalmente la oscuridad resplandece.

Crepúsculo donde renace lo inmóvil.

Bóveda del cielo, has prendido

la hierba luminosa de mis ojos hasta pulverizarla

en un instante, has anunciado

la eternidad. Has recorrido los mundos

colgado de las nubes, aceptado

 su presencia, su finísima locura,

 la desesperada abolición del dolor.

 

 

CAMINO ENTRE BOSQUES

 

Camino entre bosques perdido entre las piedras.

Lejos del silencio, me arrastro en la oscuridad y el misterio.

Asomo mis ojos al fuego,

enciendo la noche y me refugio en la tempestad.

Entonces comprendo que debo perseguir lo imposible, cerrar los ojos

 ante la ausencia y el relámpago.

Vencido en la quietud instantánea, los colmillos de la muerte

agonizan en mi frente.

 

 

 

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s