s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Betina Cardoso
Nacionalidad:
Argentina
E-mail:
cardoso.betina@gmail.com
Biografia

Betina Cardoso

Nacida en Santa Fe, Argentina. Actualmente reside en la ciudad de San Carlos de Bariloche, Patagonia, Argentina.

Dra en Biología, trabaja en el Consejo Nacional de Ciencia y Técnica CONICET, en la temática Bioenergía y Comunidades Rurales.

No soy escritora ni sé escribir poesía, sólo escribo porque me gusta.

 

Nieve de primavera

 

I

Caen

El viento los mueve de su eje

Su forma expresa libertad

Livianos de gratitud aunque cayendo en ese periodo de tiempo finito

sin incertidumbres

Entre ellos hay espacios suficientes para que su vaivén fluya

Chocarse con otro no parece generar graves problemas

Se acumulan

Cristalizan

Derriten

absorbidos por la tierra en un soplo instantáneo.

 

II

Las no me olvides bien abiertas

es el tiempo de sentirlas

fuerte impronta de pétalos pequeños

te llevan en el pecho

vaya tu existencia

Fuerza invisible emociona

tu perfecta belleza

Y los bracitos de muñeca

erguidos como tiempos difíciles

violeta oscuro

tan fuerte como el brillo de sus ojos.

 

III

Se hace la noche

el escenario blanco se prepara desde abajo

encandila el brillo a la emoción latente

Es que la luz interpela

ahí se funde todo

la lágrima salpica tibia

tremendo espectáculo

Ebullen de susto la escoria y el ahogo de mis sienes

se desarman

Pero calma, que aún no florecieron los cerezos.

 

 

Ese cuerpo de pétalo

 

No lo encuentras

huiste de él

sin piedad

entonces

él te busca

con otras manos

también de pétalo

Te han sentido

ahora

el sin sabor

se vuelve olor

a tiempo amable

de hoja cayendo de perfil

No alcanza…

Se reunirán las palabras

en gotas frescas

para activar la confianza

en lugar

del dolor de aceptarlo todo

No lo llores

O sí

las lágrimas lo limpian

De esa nostalgia

De lo perfecto

Que todo lo mata.

 

 

Poesía 15

En el viaje solitario

Hallamos la perturbación que acecha

Las muertes no deseadas

El clamor de lo necesario

sin serlo

Los fantasmas siempre acompañados

Asoman

descansan

Traen aquello que no se elige

Hay que estar rígido para no dejarse ir

A veces

armadura fuerte

El delirio encuentra fin

A veces

Fantasma con sendero iluminado

Entrada sigilosa

Alma desprevenida

Exhausta de la marea alta incesante

Cae

Es necesario bañarse de flores que florecen y no mueren cuando ven el sol

Cuando no

Enlutamiento

tristeza de todo gesto

Buscar esas flores es enceguecerse

Resignarse

Morir una y unas cuántas veces más

No vaya a ser que se hallen

Y sus hojas crezcan sin reproches

Y sus flores y colores se vigoricen sin castigarme

Y con solo mirarlas

Llegue  

A esos sitios raros

donde el alma viaja con olor a tibiez

Donde sobra el moho húmedo

Brazo que mece sin más

Que quién lo sostendrá?

Y el viento va en la dirección del viento

las alas brotan con plumas o escamas o pelos, o algo fuerte

volamos

A la altura necesaria

Donde se abre lo estancado

Que enmudece el cuerpo cuando sale

No siempre se logra

Pero después sí

Viene suave marea

Como tibieza de idea resuelta

Para mirar al menos una flor

Sin marchitarla al instante.

 

 

 

 

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s