s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Marcos Morán Perera
Nacionalidad:
Cuba
E-mail:
marmorper04@gmail.com
Biografia

 Marcos Morán Perera

Nace Marcos Morán Perera  (1) en un pequeño poblado de la provincia oriental de Cuba, en las cercanías de la Sierra Maestra de la Isla.  Luego de cursar allí sus estudios primarios, sus padres lo envían a la ciudad  para el inicio de sus estudios secundarios.

Pero antes de esto, y siendo un adolescente todavía (casi un niño), uno de los profesores más queridos de Marcos (poeta y literato) descubre la sensibilidad artística de su alumno, y el paciente maestro, desde entonces, se propone encaminar a su estudiante en el conocimiento de la métrica española, le obsequia libros, le anima, le corrige, le aplaude, y, con inusitado entusiasmo, le guía en todo.

Realiza Marcos sus estudios secundarios en el área de las finanzas y el comercio, graduándose a los 22 años en contabilidad y administración, profesión a la que luego ha de dedicarse exitosamente.

A la par de su inclinación literaria, y desde muy joven, se fue desarrollando en Marcos, con paralela pasión, un marcado gusto por la música, especialmente por el canto (aunque también incursionaría más tarde en la composición), y ya desde muy temprana edad realiza Marcos estudios pertinentes a la educación de su voz de tenor, y a los de la teoría musical.

En 1967,  ya casado, y con una hija,  Marcos  emigra a los Estados Unidos; y en tanto logra casi de inmediato abrirse paso en su profesión, realiza estudios superiores en el vecino país, obteniendo un bachillerato universitario en la carrera comercial (St. Thomas University, Miami, 1975), una maestría en estudios religiosos (Barry University, Miami, 1988), y, finalmente, un doctorado en Ministerio Pastoral (Graduate Theological Foundation, Indiana, 2002).

 

UNA NOCHE DE INSOMNIO

 

Una noche de insomnio, entristecido,

le habló mi corazón a mi conciencia;

murmuraba ─le oí─ sobre la ausencia

de algo valioso que se le ha perdido.

 

─Mis amores de ayer, ¿adónde han ido?,

¿adónde mi placer, mi complacencia?,

si el olvido merezco por sentencia,

al menos di por qué lo he merecido.

 

Y mi conciencia replicole airada:

─Acaso has dado tú lo que reclamas

sin el asomo vil del egoísmo?

 

Dar el amor es darlo sin que nada

a cambio exijas del amor que inflamas,

en olvido espontáneo de sí mismo.

 

 

AL COMENZAR EL AÑ0

 

Desde hace tiempo, al comenzar el año,

miro hacia atrás, como a pasar revista,

y en una larga y minuciosa lista

que con el tiempo aumenta de tamaño,

 

marcando voy, sin miedo y sin engaño,

lo que a juzgar por un perfeccionista

puede haber sido un logro, una conquista,

o haber sido un revés burdo y extraño.

 

Me premio o me castigo justamente

por todo lo alcanzado o lo fallido

durante el año que acabó ligero.

 

Vuelvo a listar entonces lo pendiente

─aquello de la lista no cumplido─

hasta que vuelve a sorprenderme enero.

 

 

REGRESARÍA

 

No puede mi nostálgica existencia

de sí encontrar razón sin la esperanza,

su término entender sin la mudanza,

ni el alma concebir sin trascendencia.

 

Yo siento el gran vacío de la ausencia

de un bien que yo percibo en lontananza,

y un raro sentimiento de añoranza

que llega hasta el umbral de nuestra esencia.

 

Y en esa reflexión esperanzada

estoy como el que espera una llamada

que nunca de esperarla dejaría.

 

Presiento el devenir como el regreso

al seno del hogar al que, confieso,

sin miedo ni pesar regresaría.


 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s