s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Jaime Velez Ramirez
Nacionalidad:
Colombia
E-mail:
marjave88@gmail.com
Biografia

Jaime Vélez Ramírez  

Aparezco como ser viviente , al caer de la tarde del año 1936 en la segunda ciudad más importante de un país de América Latina.

En el año 1955 finalizo el bachillerato en la Universidad de Antioquia de la ciudad de Medellín y en 1961 recibo el grado de médico cirujano en la misma  Universidad .

Después de trabajar un tiempo como médico general, viajo a Bélgica  y me especializo  en Geriatría en la Universidad Libre de Bruselas – Hospital Brugmann - ; me  vinculo  con la Federación Internacional de Asociaciones para la Vejez  (F.I.A. P.A ) con sede en París y represento a la América Latina en el comité  científico ,  durante  varios años .  Luego soy profesor de geriatría y gerontología  en la facultad de medicina  de la Universidad Pontificia Bolivariana  y  de geriatría en la facultad  de medicina  del C.E.S . , ambas  de la ciudad de Medellín ;   el ejercicio médico particular  , lo ejerzo en la Clínica las Vegas de la misma ciudad.

Ahora estoy retirado de la profesión médica y dedicado a  escribir ; son de mi autoría , dos libros de mi especialidad “ Saludable envejecer “ y otro para prevenir las enfermedades en la tercera edad , aún sin título . Como hacedor de poemas , tengo tres libros ,” Pensamientos, sueños y nostalgias  “ –Poemas para meditar – que ya fue editado físicamente en papel  y que también figura en internet ; un segundo libro, titulado ,  “ Mundo de los sueños poéticos “ –Otros poemas para meditar – y un tercer libro “ Los primeros poemas del último poeta sin tino “ donde figuran los poemas que hice en mis primeros años . Todas estas producciones, estoy en proceso de editarlas en Amazon , como E-book  .

Por lo demás gasto mi tiempo dedicado a mi esposa Martha Ligia Londoño , a leer poesía , historia , literatura y astrofísica , mis gustos de toda la vida , mientras llega el momento de decir ADIÓS y retirarme a dormir eternamente.

 

A MUCHOS NIÑOS LES PASA

 

A veces no hubo error, ni nada malo,

pero golpes y maltratos sí hubo;

siempre  la rodilla hincada,

la mirada vacía y añoranzas en vano.

 

Tal la niñez de muchos niños,

de padres malos que no saben dar cariños

pero sí humillación y malos tratos;

y después se lamentan de los hijos ingratos.

 

Consejos y palabras amorosas no existieron,

nunca se recostó al niño contra el pecho

para decirle que era lindo, inteligente,

que lo querían más que a la demás gente.

 

Cuando ese niño sea viejo,

cuando tenga arrugas y cansancio en el alma,

al recordar en sus momentos de calma,

verá con dolor, lágrimas al mirarse al espejo.

 

Jaime Vélez Ramírez.

Mayo 25 de 2007.

 

 

CUMPLI SETENTA AÑOS

 

Lo que hice o no hice ya es pasado,

fue mi bagaje al terminar la vida,

si pude haber hecho más no me arrepiento,

desde el fondo de mi ser es lo que siento.

 

Amé a los míos con amor inmenso,

a la sociedad como médico-geriatra, entregué lo que sabía,

atendí enfermos, ayudé a los pobres

yo di de mí, lo que tenía.

 

En verso expresé angustias y temores,

a solas lloré y sentí decepciones,

me identifiqué con poetas y escritores

tuve días mejores, tuve sueños, tuve amores.

 

Amigos me quisieron, no sé cuanto,

personas no me amaron, las perdono,

las ingratitudes me dolieron;

es grave la traición porque hace daño.

 

Escribí poemas que salieron del alma

con llanto, con dolor, que mataron la calma;

escuché tantas veces concierto de Aranjuez

cuando el sol se escondía y la luna aparecía.

 

 Tal vez no hice mucho, o casi nada;

pero era eso lo que yo podía,

escribí lo que en mi corazón había,

hubo pesares, lamentos y alguna alegría.

 

En la academia transmití el conocimiento;

la universidad, el libro, fueron razón de rebeldía

donde aprendí a no creer en tantas cosas

y así dar claridad y libertad al pensamiento.

 

Mis semejantes con hambre en la calle me marcaron,

sentí su frío, su enfermedad, su angustia,

hice mía su resignación y su sonrisa mustia,

hice mío el calor que no tuvieron.

 

Ahora renuevo el amor por mi familia,

los que están presentes y los que se han ido;

los que están aquí, aquí estoy con ellos,

a los muertos, pronto les diré que son muy bellos.

 

Jaime Vélez Ramírez.

Noviembre 19 de 2006.

 

 

AL MIRAR DESDE LO ALTO

 

Cuando se llega

al barrio alto y oscuro

de la tercera edad,

se ve lejos la planicie, lejos el ascenso

donde un día empezó el peregrinar.

 

La niñez sin el encanto de una voz amiga,

las madrugadas, el sueño y la fatiga,

la noción de las primeras letras,

fue el comienzo del duro batallar.

 

Llega la juventud y la esperanza,

nos vemos ambiciosos, triunfadores;

se hace un esfuerzo grande en la carrera

y llega la carrera, pero no la quimera.

 

La edad adulta y el trabajo

pocas satisfacciones nos depara;

de incomprensiones muchas, muchas,

llantos a veces, lágrimas en vano.

 

En la vejez la enfermedad encima,

ya sin deseos de nada en la existencia,

con angustias en el fondo del alma

y el dolor y amargura que dejó la experiencia.

 

Cuando al fin arribamos a la cima

y vemos de este lado la subida,

mejor es mirar a otro costado

y ver y disfrutar la otra vida.

 

Jaime Velez Ramírez

Julio 22 de2007

 

 

AU FIL DES ANS

 

À chaque gare de la vie

l’homme toujours attend,

mais, qu’est-ce qu’il attend ?

nous ne le savons pas.

 

Nous naissons sans permission

il n’y a aucune raison ;

et le contrat ? il n’existe pas,

alors qui a donné l’ordre d’être ?

 

Nous n’avons pas la liberté de le faire

la liberté de choisir

la liberté d’exister, de rire,

ouverts comme la forêt, comme l’air.

 

Nous voudrions à l’heure de mourir

sans crainte et sans rien, partir

avec les vents, les vagues et la mer

pour être heureux et pouvoir chanter enfin.

 

( 10 Mars 2002)

  

 

JE N’AI RIEN COMPRIS

 

Je suis atterré par le comportement humain

de toutes ces choses je ne comprends rien,

je ne sais pas ce que tout cela est devenu,

de tout cela je n’a rien compris.

 

Je pense, et les efforts et les fatigues,

où vont-ils , que sont-ils, ils sont jetés à la poubelle ?

les personnes que tu as aimées

ne sont pas avec toi ; et la tristesse est arrivée.

 

Un jour, tu ne seras plus ici,

et moi non plus, nous serons mieux, nous serons libres,

il n’y aura pas de mélancolie, ni de solitude,

l n’y aura plus d’ingratitude.

 

(Lundi 6 décembre 2004)

 

MI PAPA

 

Supe que después de muerto

andaba cultivando rosas,

sembrando flores y frondosas ceibas,

cabalgando en corceles aladinos,

jugando con estrellas y con niños.

 

Me contaron también

las cosas que habla con mi abuela,

que sus nietos crecieron,

que fue feliz con su esposa Fidelina,

y que formaron las inmensas raíces familiares.

 

Le habla de su hijo, el más viejo,

el que espera estar pronto en su presencia,

aquél que dejó cuando era joven,

está hoy encanecido y con sus hijos grandes

y ya cansado de vivir tan largo.

 

Le habla de los nietos todos,

ninguno todavía ha muerto;

unos solteros y otros con familia,

todos luchan por la vida misma

dispuestos a emprender el viaje.

 

Supe también que allá en el cielo

al viejo lo querían y Dios lo miraba complacido,

lo mimaban las nubes de arreboles,

le cantaban los pájaros que sueñan

y hubo alegría cuando llegó cargado de virtudes.

 

 

Jaime Vélez Ramírez.

Julio29 de 1992.

 

MAMA

 

Aprendí a escribir versos

porque tú me enseñaste,

aprendí a soñar despierto

como tú me dijiste.

 

Aprendí de música

a través de tu oído;

aprendí a contar estrellas

como tú las contabas.

 

Mamá, tú me hablaste de las caracolas,

los paisajes, los mares y los viajes,

las alegrías, las tristezas.

Mamá, tú abriste mi camino.

 

Jaime Vélez Ramírez.

Agosto 30 de 1994.

 

 

MI ESPOSA MARTHA LIGIA

 

Su cabello se confunde con la noche,

sus ojos se confunden con el día,

su voz una dulce melodía,

su paso al andar, su dulzura al mirar.

 

Su alma de niña,

su razón al pensar,

su inmensa ternura,

su calor para amar.

 

Es el cielo en la tierra,

es la lluvia en el mar,

es la luz en el alma

y el consuelo al llorar.

 

Jaime Vélez Ramírez.

Mayo 24 de 1988.

 

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s