s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Mariela Jose Fina Lugo Garcia
Nacionalidad:
Venezuela
E-mail:
diocema@hotmail.com
Biografia

Mariela Jose Fina Lugo Garcia

Profesora egresada de la Universidad Pedagógica  de Barquisimeto  mención castelllano y literatura. 40 años de experiencia  docente.

Conferenciaste en diversas instituciones  educativas  en  el  área de la literatura y formación  de valores. Presidenta de asociación de poetas y escritores de Yaritagua estado Yaracuy. Participante de la programación literaria de la biblioteca “Oswaldo Méndez” de Yaritagua estado Yaracuy.

Galardonada  con reconocimientos a nivel municipal, estatal por trabajo docente cumplido en el estado.

 

 

El trasluz tenue de las nubes de Junio dibuja silbidos de distancias.

bruma y quietud envolvieron la rigidez de tu ser,

cuando la mañana se llevó tu voz,

y  pronunciabas la postrera palabra de las horas quietas…¡Mi  hija..!

Se ocultó el sonido de la herencia,

tu mano  soltó el balancín que aguantaba el columpio  de mis sueños.

¡Sé que no estás!

¿Fue acaso la luna llanera la que hizo tu viaje?

¿O fue la faena la que ahogó tu respirar?.

Te veo venir presuroso, sofocado de horas,

la brisa incansable mueve el lino, aferrado a tu corbata,

el brillo del anillo de la patria confunde su estructura,

con la cuarta  campanada azul del día

que agoniza lentamente con el último rayo de sol.

¿Quién soy sin ti?

Las voces lejanas murmuran  respuesta de aromas sin flores,

un oso azul de pelambre suave vuelve a mirarme con sus ojos redondos,

mi mano pequeña busca en la penumbra la huella guardada en la soledad

del último suspiro de tu fatiga.

La herencia ha transcurrido, los ideales fueron sepultados

El blanco de lucha y prisión  solo enjugó lágrimas de miedo y triunfo

¡Sé que no estás!

Te encuentro en alguna carrera truncada,

en un ave enjaulada en espera de combate,

en tu mano alzada con la bendición  de cada ahijado

en la piel áspera de tu diestra del último compadre,

en la silla corroída que guarda gritos d dolor,

en el amor que me hace falta en las horas de reposo silente,

en  la  esperanzas  de devolverte los recuerdos cuando

tu memoria se perdió entre momentos,

Aun te busco en la silla negra  del silencio,

en los hermanos inexistentes para llorar tu ausencia dura.

¡Sé que no estas ¡

La luna llanera guardó tus palabras

Las llevó a la vereda  donde me esperas,

Allí me darás la mano, ayudarás mi tránsito

Y no volveré a tropezar,  porque estarás conmigo.

¡Sé que no estás!

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s