s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Maria Ines Cantera
Nacionalidad:
Argentina
E-mail:
maragatamic@yahoo.com.ar
Biografia

María Inés Cantera

Nació en Carmen de Patagones. Escribe desde hace más de veinte años. En 2009 publicó su primer libro de poesía  El lugar guardado, en un trabajo colectivo que agrupa la obra de cinco poetas, editado por “El Camarote”. “Luz de invierno” es su primer libro en formato individual. Su trabajo  ha sido siempre la docencia. Es Profesora en Letras. La poesía le habla a través de los animales, el cine, la voz de los otros, la luz de cada paisaje que late adentro y afuera,  la marejada de silencio que se llega hasta su casa cada vez que se sienta a escribir.

 

Tantas veces

                       vi perros muertos al costado del camino

                       o en el medio de la ruta

                       un instante en que el vuelo

                       se detiene

                       y el mundo es otro

 

                       una vez

                       vi una paloma gris

                       estrellada en el asfalto

                       le temblaban las plumas con el viento

                      

                       vi también

                       un gato siamés con  collar rojo

               

                                        no podía oír el llamado de la mujer

                                        que esperaba a un gato siamés

                                        como si fuera el amante

                                        como si fuera el mundo entero.

 

                       Vi perros durante días y días

                       despellejarse, consumirse cadáveres

                       sin tener un pedazo de amor que los entierre.

 

                       Vi liebres encandiladas

                       en el sueño de la luna y el pasto tierno

 

                       No hay vuelta atrás cuando la luz te ciega.

                       No hay vuelta.

 

                       Por eso anoche íbamos mansamente

                       el R9 y yo respirándole secretos al silencio.

 

                       Y anoche mismo vi un cachorro muerto

                                                        con los ojos abiertos

                                                        con los ojos fijos

                                                        mirando el camino que ya no era.

                                                             

                       como puñales

                       le brillaban los ojos

                                                  al cachorro           

                        

                       él mismo sorprendido

                       de su propia muerte.

 

                       Pensé en tantas veces de

                       cuerpos al costado de la ruta

                       o en el medio

 

                       pero nunca me habían puesto

                       ese torrente de luna vivo en cada ojo

                       ese brillo lunar en el camino.

 

                       Pensé en Atahualpa Martínez*

                       en el grito sagrado de su madre

 

                       y me aferré al volante

                       por abrazarme a algo

                                                 no más

                       y no caerme en la noche.

 

                       y me dije sin voz

                       como quien reza aguas adentro

                                                  de sus ojos

 

                       que estaba bien

                       que le escribiéramos poemas

                                                          fueguitos sagrados

                                                          al costado del camino

                       aunque no alcance.

 

                       Aunque no alcance.

 

                                                                                          María Inés Cantera 

*Atahualpa Martinez, joven asesinado en Viedma, cuya muerte no ha sido esclarecida.

 

**********

 

 Si alguien pudiera mirar desde afuera, desde algún rincón oscuro

 del patio, vería proyectarse una vida distinta a la que ella percibe.

 Ay, si pudiera verse a sí misma, en la ventana recién abierta

 en la pared, el resplandor del fuego sobre los vidrios, en esta

 noche de invierno en la que el último verso resbala de sus ojos,

verse así, abstraída del mundo, las luces color ámbar de la casa

 arropándola dulcemente, mientras el viento afuera enloquecido

 pelea contra sí mismo

 

y las palabras

 en su gesto derramado

 piden

 no morir sobre la mesa

 

 

************

Luz mora en el ventanal.  En penumbrada.  Mates fríos como tendales a la nada.

Muerde viento esa letra ahora mismo se está cayendo la casa de  palabras.

En donde mora  una luz habita Raúl.  Autor de la casa que no escribe. De la pared que un domingo fue ventana. 

 Hablo para que no se (me) olvide tu imagen Raúl Cañumil  midiendo la vida   navegando penumbras     acomodando tirantes

parte  mía vuelve a océano   cabalga con renglones  que sobrevuelan   de pronto se levanta bruma

esa luz mora   deseo de tormenta   dedo índice torcido recorre la palabra alba el color añil  alumbra en silencio gracias por esta casa por la de otros

 y se hace luz cocina que no escribe azul casi final casi revelación dice esta casa

 

 mi papá Salvador                            antes que nada fue albañil                  fue constructor

 

                                                                 y hay como un viento  

 

que cruza                                                la ventana, Raúl                             y anida por ahora en esta casa    

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s