s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Mary Giraldo Snchez
Nacionalidad:
Colombia
E-mail:
megisa@outlook.es
Biografia

Mary Giraldo Sánchez

Nació en san Carlos (Antioquia) en 1964 donde vivió hasta los 12 años, luego se radicó en Medellín. Forma hogar con Pedro Nel Echeverry, con quien tuvo tres hijos. Realizó la secundaria en el colombo venezolano donde participo en los coros del colegio y recibió clases magistrales de piano. Desde su niñez se destacó por el amor al arte y el diseño. Profesora de arte francés, craquelado, porcelanicrom, country, foamy y bisutería. Ha ganado diversos concursos de arte y diseño. Destacada por sus disertaciones en relaciones humanas y espiritualidad. Poeta y compositora mi padre me quitó la inocencia es su primer libro.

 

RELINCHO DE LLUVIAS

 

Aquí te espero… corcel alado                                                   

henchido de fuego y misterio,                                                           

bajo el jadeo voluptuoso del silente lucero.                                                        

Haremos cósmica la noche…

¡no te apresures, detén tu vuelo! 

Que el relámpago y el trueno                                              

 no quiebren las alas ni dañen tus pasos,                                  

antagónico guerrero.

Escucho un ruido lejano, salvaje e indomable                                  

en el apacible cielo. Melodía de herraduras,                                                

relincho de lloviznas mañaneras, que aproximan                                         

los veloces cascos de tu viaje ligero.

Cabalino aquí te espero… embriágame esta noche                                  

con tu galope de viento.

Trotando y volando va Pegaso corcel alado,                                           

henchido de fuego y misterio.

                                                                    

 

LLANTO DEL POETA

 

No es el llanto de las musas lo que me aqueja,                                        

ni la antorcha de sus ojos en vela.

No es el gemir del somnoliento arroyo,                                        

ni del agua que se queja                                                                       

en la ribera.

No es el musitar del ebrio lucero,                                                         

ni la lluvia lánguida que                                                                         

brota del cielo.

No es el murmullo de la ninfa                                                    

que replica en la alameda, ni el aliento de mi voz                                   

que se extingue como vela.

Es el llanto del poeta,                                                                                             

que en alas de la muerte… recita y                                                              

lamenta sus querellas. 

 

 

¡AHÍ ESTAS!

 

Sinuoso reptil, seductor maligno.                                                                        

¡Ahí estás! Esperando desgastar                                                                        

mi último aliento…Y yo… como silueta                                                                   

sin identidad esperando                                                                           

dar aire a mis sentidos, por no ver mis                                            

cabellos yacer en el vacío.

 

¡Ahí estás! Solemne en la hierba,                                                  

delineando sueños vividos… soldado                                                         

de infortunio tan capcioso… como hipnótico                                                   

tan famélico… como sigiloso,                                                                      

tan insolente… como lastimero                                                                 

pero ¡ahí estás!

 

 

MIRADA DE REPTIL

 

¡Detente! Sombra del hechizo,                                                               

funesta ave que gorjea voces                                                               

regresivas de espanto.

Mirada de reptil que                                                             

destila tempestades, sonidos                                                                       

que estallan de la nada.

Lagrimas que jamás se lloran,                                                                    

pero ahogan la garganta.

Silente sonrisa que oculta carcajadas.

Nadie percibe tu llegada,                                                                                           

pero muchos, tiemblan bajo tus                                                                                 

 gélidas manos prendadas de tu aliento                                                             

que embriaga y mata lento.

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s