s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Emmanuel Clever Cortes Ballesteros
Nacionalidad:
Chile
E-mail:
emmanuelclever@hotmail.com
Biografia

Emmanuel Clever Cortes Ballesteros

Egresado de la carrera de Antropología social (Universidad Academia de Humanismo). Investigador tesista de la carrera de Antropología. Licenciado en Antropología social, y Antropólogo con distinción. Integró el taller de poesía sobre Las Décimas de Violeta Parra, dirigido por la poetisa Dámaris Calderón Campos, premio Altazor de poesía 2014.

Actualmente se encuentra escribiendo su tercer texto de poesía llamado "El Enigmático Sabueso Apocalíptico", y a su vez participa de un proyecto de cátedra enunciado: Critica al neoliberalismo desde una hermenéutica Antropológica Marxista.

 

La cordura impide el tormento

 

Sencillez y densidad de alma durante la estancia,

Y reposando en mi refugio, la cordura que he

Alcanzado.

En el pensar ha pasado ese tormento y ahora alzado,

Disfruto el alivio frente al extraño a la distancia.

 

Yo pensé que no hallaría la prudencia.

¿Quién desarraiga mi suerte ?,¡la muerte!,

Y el bien reflexivo, ¿Quién lo ejercita?,

Ya sé: el que practica conmigo la ciencia

Aunque fluya la tormenta en mi memoria,

Dar alivio, desde mi pensamiento, al oprimido.

 

Con buen celo, corona y sin historia.

Y a lo lejos, extraviado en las tinieblas ,

Quien no habla y sin ciencia,

Repudia oscuramente al que procede sin emblemas.

 

 

 Celo instantáneo

 

Huye mi corazón, de ti labradora, endurecido.

Late frío como mármol duro, y sin palabras,

En mi soledad, mi alma calla ante las estrellas,

Y tú en el instante, frente a mí, no te has enaltecido.

 

Salgo al campo frío, caminando entre tus enamorados ,

Así no me he enajenado, y no perplejo

Frente al espejo, de madrugada, mis ojos reflejo.

No pretendo mirarle las caras a esos desgraciados.

 

No eres mía mientras duermes, ¡oh dulce flor!

Te pregunto: ¿con quién sueñas, mi amada?

Y en mi imaginación, tu sangre detenía mi primor.

 

Duerme amada mía, ¡oh flor de fuego!,

Y en mi ego, mi celo me enciende:

¿Quién ha de helarte mientras me repliego?

 

 

Recuerdo del eterno

 

Efímero es el cantar con timbre sonoro,

Mas el creador, hermoso, no es pasajero.

Triste expresión es el breve te quiero.

Tierra mía, en ti, los que son como el oro.

 

Injertados al buen olivo, aquellos que dejaron de ser

Gentiles.

Éstos en otro tiempo fueron pueblo extraño,

Y ahora, los rescatados, libres del engaño,

Serán arrebatados entre los tristes.

 

Resucitarán recordados por la eterna memoria

Y sin sangre en las manos, el rey de villanos

Acabará el llanto de tus ojos, tu perfecta historia.

 

¡Oh, Cristo de la gloria!, tú sin agonía

Lo vas a recibir, en ese día crucial,

Al que te vendió en apostasía.

 

 

Bestias que piensan

 

El océano reclama el mal trato de quien provoca el daño,

Y en su egoísmo, la ciencia hiere a la tierra.

Esta señora violada se queja discreta del extraño.

Extravagantes no son ajenos a la naturaleza y ella no lesa,

Con su movimiento de sorpresa,  asusta a esos seres

Que se jactan de su inteligencia, provocando todo tipo

de rarezas.

Esta faceta de soberbios que se expresan sin versos,

Con artificios manipulan la creación divina con sus

Oficios.

Así estos intrusos imponen sus ideas con todo tipo de

Esfuerzos.

 

 

Resurrección

 

Se desprenden las hojas y el viento las esparce,

Sobre una tierra húmeda, recuerdo a mi abuela

Carmen.

Mi espíritu de infancia, en ella intenta fugarse,

Y al instante, de mi corazón, una luz que nace.

Es la eternidad que se proyecta desde el frío cielo.

 

Este Reflejo acaba con mi soledad que me estremece.

No resplandezca el oro, en este momento de luto,

Es ella la que se alza en este triste refugio,

Alcanzando el vuelo, se fusiona con el absoluto.

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s