s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Isska Coranit
Nacionalidad:
Chile
E-mail:
ritavioleta2002@yahoo.com
Biografia

Isska Coranit

Mi seudónimo es Isska Coranit, he publicado mi primer libro de poesía en 2014, con el título “Delirios y Melodías”, libro que ha sido presentado en Chile y en Costa Rica para el encuentro Mesoamericano de literatura y escritura en el año 2014. Nací en el Valle de Catemu, soy la mayor de cinco hermanos.   Vivo en Viña del Mar desde hace varios años, pero amo el campo, la montaña y la palabra y mucho más la palabra poética, me hace muy feliz sentir una palabra multiplicada. 

 

Cántaro de Greda

 

“Cántaro de greda, moreno como mi mejilla,

¡tan fácil que eres a mi sed!

Mejor que tú el labio de la fuente,

abierto allá abajo, en la quebrada, pero está lejos

y en esta noche de otoño no puedo descender hacia ella”. (Mistral)

 

Criatura silenciosa,

acostumbraba a dialogar con las estrellas,

ojos que navegaban el cielo nocturno de la montaña,

sin más brújula que la intuición.

 

De lado a lado atravesaba la vía láctea;

más hijos que estrellas en el cielo,

dijo Dios al patriarca.

Encontraba su nombre en las multitudes

lo dibujaba con los dedos en el aire

y el aire le golpeaba las mejillas

calando entre los huesos

estremecía su enjuto esqueleto…

 

Los pequeños pasos presurosos,

avanzaban cerro arriba,

capeando el frío de las noches invernales,

la imagen vívida del cielo en los ojos,

la dibujaba en el rojo de las zepas cerranas

a la hora de la cena…

 

La oscuridad nunca atemorizó

su morena timidez,

nunca como lo hicieran las voces extrañas

o, el desprecio del amigo,

o, la rudeza de la corrección inoportuna.

 

No tenía pretensiones mundanales,

más que escuchar historias nocturnas

en la voz pausada de la abuela Humberta,

comer naranjas y pan con palta,

observar sigilosamente la enredadera,

aspirar el aroma de las plantas y

la tierra mojada en el atardecer….

 

Contarse historias una y mil veces,

todas con finales indefinidos,

soñar cada día con un mañana mejor,

esperar que la madrugada fuera cálida y no fría…

 

A los cuatro años, ya se ataba los zapatos,

a los dos años articulaba perfectamente el español de su madre,

y sentía nostalgia adelantada del futuro

que estaba por venir,

Su mirada siempre, siempre se le escapaba

más allá,

mucho más allá 

de la frontera terrestre de la montaña…

 

 

Si acaso…

 

¿En tu camino cansado

se cierne sobre tu rostro

otra fuente

que acercara a tus labios

elixir más dulce que mi manantial?

 

¿Si otras manos quisieran llenar

el espacio

que dejaron mis manos en tu piel,

y quisieran

colmarte de blandas y nuevas caricias?

 

¿Si otros cántaros ofrecieran

saciar tu sed en el tránsito

aletargado de los días?

 

Si otras latitudes

embriagaran de belleza tu mirada.

Si otros paisajes, otros relieves,

otros aromas envolvieran

con su manto de seducción…

 

Olvidaríais

que hay un cántaro de greda

que se vertió por completo para ti,

que de la arcilla de configuró

para saciar tu sed?

 

Dejaríais

que se marchitara la ilusión

con que se forjaron los sueños

en tu pecho blando?

 

Andaríais esos otros senderos,

bajo el embrujo de sus encantos?

 

¿O, guardaríais

las horas, el amor y la ilusión

para seguir 

venerando con devoción

la entrega de este cántaro

que se forjó sólo para ti,

para colmarte las ansias

que la vida te forjó?

 

¿Que de la ardiente materia,

pulió sus formas con doliente resignación,

y no ofreció resistencia,

para ser de ti

el único y más preciado,

cántaro de greda?

 

Peregrinación de una Paria

 

Transitando por caminos pedregosos,

lejos de la costumbre y el acomodo habitual,

se gana el pan con sudor y lágrimas,

pan de pobres le llaman los que saben.

 

Tiene en la mirada ese atisbo de tristeza,

que irreverente le roba la belleza a sus ojos redondos.

El traje de oficina no le queda bien al color de su piel.

Se le escapa por los poros el deseo de libertad,

y algo de soledad,

pero en sus ojos está toda la verdad,

dicen algo, 

que yo no puedo descifrar.

 

Es tal vez, el peso de la historia que carga sobre su espalda,

o, las mañanas sin sol,

o, estas latitudes que recargan sus ansias de lejanías.

 

Puede ser el signo de las minorías,

que se acentúa en su macilento caminar.

Cuántos dolores guardados bajo el aroma de su piel,

Cuántos sueños no soñados,

cuántas lágrimas que nunca nadie enjugó...

Cuántos sollozos de madrugada,

como un junco doblada al borde de su cama.

Cuántos ruegos y súplicas 

desbordaron el cáliz de la esperanza...

 

¿A dónde ira?

¿cómo será su acento?

¿a dónde vivirá?

¿Llorará por las tardes,

cuando el cansancio se agolpe sobre sus hombros

y no halla más que soledad y vacío?

 

¿Alguien le habrá dicho

lo bella que es?

¿Por qué lloran tanto?

¿por qué lloran tanto?

estas niñas morenas

que nacieron bajo el sol

y crecieron bajo la cuchilla del calor,

¿Por qué lloran tanto?

y, ¿por qué nadie escucha su clamor?

 

La multitud ensordecida,

deambula en el tiempo,

buscando otra víctima para la crucifixión...

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s