s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Matas Andrs Cepeda Monsalvo
Nacionalidad:
Argentina
E-mail:
mcepeda10@yahoo.com.ar
Biografia

Matías Andrés Cepeda Monsalvo

Soy Matías Andrés Cepeda Monsalvo,  nací el  8 de Abril de 1995 en la ciudad de Villa Angela, provincia del Chaco, República Argentina. Soy una persona con muchas dificultades en su cuerpo, puedo hacer “solo” muy pocas cosas, no tengo voz propia y no puedo escribir como todos.

Viví hasta los 12 años en un silencio no elegido por mí, fue entonces que encontré la “Comunicación Facilitada. Con la ayuda de un Facilitador marco letra por letra en una tabla que contiene el abecedario, el Facilitador las une y así nace mi voz.

En el año 2012 escribí mi primer libro: EL SILENCIO QUE GRITA. Allí cuento cómo fue vivir en el silencio y cómo encontré mi voz. http://www.altaalegremia.com.ar/contenidos/silencio_que_grita.html

En pocos días publicaré mi segundo libro, EVOLUCIONANDO.

El tiempo que pasé en el silencio y ser como soy, me permite sentir la vida desde otro lugar y desde allí nacen mis escritos.

 

 

TIEMPO PARA SENTIR,  TIEMPO PARA SER

     En estos días, el tiempo tiene fama, fama de ser poco, de pasar rápido, de ser quien decide lo que hacemos.

     En estos días, el tiempo tiene vida propia y nosotros caminamos en él sin decidir cómo. Caminamos, corremos, estamos, sólo vamos.

     En estos días, el tiempo tiene fama, es el dueño de nuestros actos, es el dueño de nuestras decisiones.

     En este dominio del tiempo, en algún momento puede suceder que tu día ya no sea tan lindo día o que ya no te regale la misma alegría.  En algún momento puede suceder que tu cuerpo te avise que algo no está bien.

     Este es el momento de decidir cómo quiero seguir. Cambiar es posible, el tiempo es porque nosotros somos.

     Es aquí cuando parar es necesario, mirar a tu alrededor y comenzar a hacer silencio.

     En el silencio descubrimos que se puede mirar diferente, que existe un mundo más allá del nuestro que hay que saber escuchar y que existe un mundo propio que hay que saber descubrir.

     Desde nuestro interior nacen todas las respuestas, cada pregunta encontrará  su respuesta si aprendemos a escuchar.

     Sentir nuestro interior es un ejercicio, nada es magia, todo es un desafío, un ejercicio diario con lentos avances.

    El silencio te permite comenzar a sentir, sentir permite entender tu existir, existir permite descubrir quién soy yo.

     ¿Quién soy yo?  ¿Soy quien quiero ser o sólo existo? ¿Existo sin querer ser quién soy?     La respuesta está en tu interior.

Mirta Sánchez -  Neuquén, Argentina

 

 

ESPERAR

 

Sandra Isabel Payan – Colombia

 

Muchas veces al día repetimos la palabra esperar…

Esperamos el tiempo de salir, el tiempo de comer, el tiempo de dormir.

Esperamos la llegada de un amigo, un mensaje, una carta.

Esperamos el comienzo del  programa preferido, el tiempo para leer.

Esperamos el trabajo que soñamos.

Esperamos  recuperar la salud…

 

¿Cómo espero mientras espero?

 

No es fácil la espera,  nace la bronca, la angustia, la tristeza, el enojo.

Esperar  da ansiedad, la calma se pierde y el equilibrio se rompe.

 

Es necesario ir al silencio, contemplar desde allí  aquello que espero. Buscar la paciencia en la espera  y recuperar la calma.

 

Salir del silencio  con la paz de estar en espera del tiempo de nuestro tiempo.

 

 

El día que el Silencio salió de su silencio

 

Hubo una vez un día que el Silencio salió de su silencio,

las voces no se escucharon,

no hubo música ni sonidos de celular,

no hubo charlas ni televisión.

Ese día todo calló y entonces habló el Silencio.

 

El Silencio  contó aventuras de conquistas ganadas

en silencios perdidos entre voces gritando,

vientos de cambios sin voces sonando

y de tesoros encontrados en un mundo sin silencio.

 

El Silencio dijo aquí estoy  y su charla fue intensa.

Un mundo diferente salía del Silencio,

mostraba con alegría la profundidad que en su silencio encontraba.

Contaba que allí solía reunirse con la calma y la paz.

 

La tarde pasó, las voces volvieron,

pero el día quedó con los sonidos del Silencio.

 

 

 


 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s