s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Roco Garca Rey
Nacionalidad:
México
E-mail:
labiosdelagua@yahoo.com.mx
Biografia

Rocío García Rey

Rocío García Rey (1971) es mexicana. Maestra en Estudios Latinoamericanos y Doctora en Letras en la FFyL de la UNAM. Escribe cuento y poesía. Es autora de los libros: La otra mujer zurda, México, Verso Destierro, 2010 y  Mapa del cielo en ruinas, México, Mezcalero Brothers Ediciones, 2014.

Sus textos han sido publicados en “Punto en línea digital”, “La jornada semanal”, “Fem”, Revista digital universitaria, “Revista Política y cultura”, El Buho y “Pacarina del Sur. Revista de pensamiento crítico latinoamericano.”

Es profesora en el Museo Universitario del Chopo, en la Casa del Lago (UNAM) y en la Facultad de Estudios Superiores Acatlán, (UNAM).

Forma parte de la Federación de Mujeres Universitarias (A.C).

 Imparte talleres literarios en el Museo de la  Mujer.

Ha sido ponente de literatura en Congresos efectuados en Chile, Colombia y Costa Rica.

En marzo del 2015, la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla le otorgó el Segundo Lugar en el Concurso de Cuento, “Mujeres en vida”, por su texto “Defección”.

 

OXÍGENO RESQUEBRAJADO

Rocío García Rey

 

 […] por aquel cansancio invencible del final de la noche,

aquella desolación, aquella tristeza sexual

que hace que los ojos lo tengan visto todo del mundo.

 Marguerite  Duras

 

Me refiero a la vida

me refiero a las ausencias.

Toda ausencia deja su coronación

en forma de epitafio de vida

oxígeno resquebrajado

 no sé cómo respirar en medio de mi falta de historicidad.

Quise decirles,

los esperaré en invierno

cuando esté segura que han tenido tiempo de beber el mar.

La sábana de Penélope vuelta jirones

oxígeno resquebrajado.

La espera transformada en texto

                                                Líquidas palabras

 para beber la pócima de los recuerdos.

                                                 Aquellos hombres arrojaron sus anclas al mar.

Naufragio sin combate

sólo dejaron en nuestro nombre

algunos rastros de otoño.

No supe escribir “no quiero que mis ojos lo tengan visto todo”.

II

Me refiero a la vida

me refiero a las ausencias.

Querida Antonieta, no llores más,

en memoria de tu bandera ocre

 estoy rearmando la representación

de lo que han nombrado amor

oxígeno resquebrajado

aun cubierta con el manto de palabras

quisiera reconsiderar mi muerte

Aquí estoy, recordando que mi cuerpo también fue colonizado.

Los busqué en invierno cuando creí que habían tenido tiempo para beber el mar.

Entraron al refugio

todos escogían la mecedora para reposar su miedo.

Me acostumbré a ser percibida

 como un tatuaje de la transgresión

 / la rara/

 /la ambigua /

balanceándose en su noche

Tan faltos de la otra historia

tan faltos de adjetivos para incendiar la piel

Los transformaba en personajes

me bastaba  la narración de la aparente prodiga victoria.

Oxigeno resquebrajado

Sentados en la mecedora

miraban, sin saberlo, los ojos de Kollontai.

III

Aquí estoy Antonieta

componiendo los versos que no aprendiste a descifrar.

Hay más de una muerte con la que podemos viajar

el barco era tuyo pero en el alba

 lo regalaste al tren de la nostalgia.

Oxigeno resquebrajado

en cada luz un filamento

que solemos confundir con

una grieta de soledad

sólo es el tiempo lanzando bocanadas de palabras.

Ellos mecen su tristeza

recuerdos que se hacen voz

Yo también los miro

acaso una sonrisa para que continúen

en esa mecedora arrullando sus recuerdos.

Antonieta, esta noche te quiero complacer

lanzaré a la hoguera tu última lágrima despedazada

al fin y al cabo por ti hallé los fósiles de la amargura.

Ellos hablan

Miran

 más de uno atado también a la amargura

Yo escucho / anoto sus historias en la libreta del pez luna

Desfile de personajes

Amada, no mueras porque alguien no quiso

adherir el mar a ti.

Ellos se marcharán siempre… SIEMPRE…..

Los sabes…

Oxigeno resquebrajado

Creen que sigues esperando el todo/ su todo/

En este invierno, la rara probará sus labios

luego enterrará cualquier 

homónimo de tu tristeza.

Otro cuaderno / otra bitácora de los viajes olvidados

Adrienne Rich no pudo musitarte:

Now let´ s away from prison-

Underground  seizures!

I used to huddle in the grave

I´d dug for you and bite

My tongue for fear it would babble.

                                                Esta noche es el conjuro para tu memoria

 

¿Usted me quiere pero no me ama? Yo le quiero y le amo,  Antonieta.

 

Querida:

Desde hace tres años no quiero volver a copiar tus lágrimas

para ellas cavé la tumba.

La sangre que creímos desteñida

era nuestro verdadero mar.

Now let´ s away from prison-

Underground  seizures!

Palabras heredadas….

Anacrónicos destellos de corazones redimidos/

Lámpara afiebrada

 sólo alumbraste aquello que creíste merecías por caridad.

“Por caridad escriba, Manuel”

 

Este mes terminará la representación

labios cometa para besar la noche

esta ceguera que ilumina

 me ha hecho recuperar tus cartas.

Hiperbolizada pasión hasta volverse lodo

inhumada será esta noche

Oxigeno resquebrajado.

Querida, no te diste cuenta,

sólo se trataba de aprender a respirar los propios laberintos.

 

VIAJEROS

Rocío García Rey

                                

Es tu morada lejos de la memoria / la altura glacial.

Días cerrados para el mundo, / tiempo circular/ invocación…

Elsa Cross

 

En las noches horadadas

 no me atrevía a mirar tu nombre .

Tu nombre

memoria inventada para los ateridos silencios.

Tu cuerpo acaso un ritmo

 para volver a mi danza luego de escapar de la tábida primavera.

Aún no me atrevía a escuchar tu nombre

porque sus letras me conducían al origen de la ausencia….

                                                El novio niño muerto a los nueve años.

Recuerdo en bruto adherido a los silencios.

                                                Grutas desconocidas

                                                para esconder los féretros de la extenuada infancia.

                                                Inesperadas tumbas en medio del abismo

Palabras disecadas florecidas en mi cuerpo

Palabras transformadas en las hojas de algún equivocado otoño.

II

De noche…

De noche caminé en las altas mareas del deseo.

Mis manos/ mi tacto

fulgor entre la opacidad de los sentidos.

El nombre del novio niño

quizá en cada lágrima de los destierros.

El recuerdo del niño novio

como repetición intermitente de la ausencia.

Destierro de mi propia infancia.

III

Escribo como si parpadeara el arisco pezón de la madrugada

Destierro de mi propio nombre…

Dancé durante treinta lunas

dancé con el ritmo del sordo tambor de los espejos.

IV

Estoy a punto de despegar en el avión de los desvelos.

Oigo que el capitán da la bienvenida

vuelo 023

vuelo transeúnte…

En la fila para abordar

se cruzaban las miradas que tenían tonalidades

de música  o de creencia adolescente

de que no mejor lugar para leer Rayuela que en el asiento de un avión.

En mí, el vaivén de palabras.

Soy deudora del poema al novio niño.

En el avión cuyas alas apuntan

al archivo de la ciudades rotas

vuelo cometa

vuelo ausencia.

En el archivo de las ciudades rotas

 tu nombre permanecerá en la lluvia.

V

Viajero N

Puños de ritmos le inventaré a tu imagen.

También he viajado hacia los signos

te busco

te recuerdo

luz que se pronuncia sólo en la penumbra del exilio.

Quise salir ilesa del juego de la memoria

quise salir ilesa luego de quemar mis cartas sin remitente alguno

sin destinatario vivo

sin palabras trazadas.

Quise salir ilesa luego de multiplicar las tumbas

quise dispersar la fragancia de mi cuerpo

en tus pasos…

Un día observé tu rostro y te anhelé como un trozo de fruta

cuyo sabor yo también había inhumado.

 

VI

Aquí estoy

después de resucitar pronunciando el ritmo de la noche.

Aquí estoy

en este viaje he traído un equipaje vacío de epitafios.

Dejemos

que los muertos

por una madrugada sean el ojo cerrado de los tiempos.

 

VII

Viajero N

desde otro país

me miro en el espejo de los vínculos sin geografía

hallo la imagen desplegada de una, dos, tres mujeres

que habitan en mi nombre.

Viajero N

cargas el mismo nombre que el novio niño

en este viaje temo que te integres demasiado pronto

al daguerrotipo de las presencias rotas

Viajero N

en ciudades ajenas y al mismo tiempo propias

escribiré para ti sin documento migratorio.

Mi último ritual para ti y para el novio niño

será compaginar las hojas del aparente otoño

con la penúltima lluvia de mi incendio.

Viajera R

Causas del viaje:

Atreverme a descifrar la traza de la lluvia

creer que soy poseedora de un trozo de la historia

imaginar que una réflex puede captar

el duelo de las ciudades ocres.

Viajera R

En el avión sigo siendo deudora del poema al novio niño

aquel cuya tumba jamás conocí

Sin averiguación de lágrimas.

Novio niño, cuando moriste

mis ojos permanecieron abiertos hasta las cuatro de la madrugada.

La sorpresa hacía que cada cinco minutos me cubriera con la túnica del miedo.

Una veladora me hacia visualizarte.

Fuego inexperto alumbrando mis ocho años.

Novio niño quise olvidar tu muerte pero …

en la madrugada abrí un libro de matemáticas…

Los números se transformaron en tu nombre…

Matemáticas I

Guillermo tiene cinco monedas

Guillermo,

tu nombre insurrecto

tu nombre tatuándose en mi respiración.

Novio niño no pude volver a mirarte

para regalarte la palabra otoño

para adolescente narrarte un trozo de ciudad.

Quizá sombra en forma de misterio

rito no anclado al río de los lamentos.

Novio niño

nueve noches

consignamos tu nombre a los crecientes rezos

Inútil pregón cuando habías desaparecido de repente.

IX

Viajero N

Novio niño

fragmentaré mi incendio

cenizas para la urna de la primavera.

En mi bitácora de viaje estará anotado su verdadero nombre.

En este viaje ya no insistiré en dialogar con sus ausencias.

Las cenizas serán en realidad las cartas enviadas

al continentes del destierro.

 

HOY FUE TU CUMPLEAÑOS

Rocío García Rey 

Hoy fue tu cumpleaños, Jorge y enviaste

desde allende continente

recuerdos aún tibios pero desorbitados.

Hoy fue tu cumpleaños, Jorge

tu voz tenía que haberse esparcido en

en los latidos de este pedazo de ciudad.

Sé que no estás, pero yo te veo en tu silla

que muchos años usaste para trabajar

El conato de lluvia me ubica en las tardes

en que me enseñabas a pulir palabras.

Labrada idea / labrada imagen

horas para desmenuzar ideas

limpiar el moho de las piedras rescatadas.

Desde allende cielo o allende mar

envías los recuerdos y tu voz se desvanece en mi oído.

Dejo que la palabra hijita se acomode en este escrito.

Ya no me contarás historias.

Ahora yo narraré palabras para eso que llaman muerte.

Y trataré de rescatar los versos.

Ciudad a medianoche

Ciudad recuerdo

Camino para recuperar  mi cántaro de sensaciones rotas.

Camino y escucho el eco de tu tierra

a la que le negaron el derecho al mar.

En el sueño me hermané contigo.

Rotas revoluciones quisimos comprender

pero aprendiste que oscuros lienzos

 a veces cubren la respiración

y un oxígeno inservible se desliza en los minutos.

Hoy deberías haber contado aunque sea una mínima porción

de los secretos de la memoria y e l viento.

 Nos mandas los recuerdos.

Nos dejas la palabra.

Son las doce de la noche y no me conformo, Jorge

no conozco los rezos

pero no me preocupa porque tú amas la poesía.

Hubiera querido flanquear alguna madrugada

en que el sueño te abrazaba.

Hoy ha sido tu cumpleaños

yo camino por la calle Héroes

calles fría / muda intemperie

las ratas custodian mi camino

me hundo en el frío, Jorge

Te envío desorbitados versos al amanecer.

Buque historia / Tren palabra

sigue tu viaje, Jorge.

 En esta madrugada

sólo te rezaré los versos.

 

 

 

 

 

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s