s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Lilia C. Ramrez Carrera
Nacionalidad:
México
E-mail:
lilia.ramdevi@gmail.com
Biografia

Lilia C. Ramírez Carrera

Columnista del diario El Mundo de Orizaba, desde 2010.  Socia de Escritores del Golfo A.C., pilotada por la poeta oaxaqueña Sandra Gallardo. Socia de la Academia Literaria de la Ciudad de México, A. C., pilotada por el escritor José Antonio Durand.

Premios literarios:

En 2016, el 3er lugar en el 3er. Concurso Interno de Poesía entre Miembros de la Academia Literaria de la Ciudad de México, A. C. con el poema: He leído estas palabras.

En 2009, Mención Honorífica del Premio Nacional de Poesía Tuxtepec “Río Papaloapan”, coordinado por el poeta Antonio Ávila Galán, por la obra titulada El alma de la caña.

En 2008, el 3er lugar en los XLIX Juegos Florales Nacionales de Papantla, Ver. con el poemario: Tierra de Sol.

Talleres literarios:

Taller Literario de la Casa de Cultura de Fortín de las Flores, Ver. coordinado por el poeta Raúl Méndez Arzola.

Taller Libre de Creación Literaria Parménides García Saldaña en la ciudad de Orizaba, Ver. dirigido por el poeta Mario Islasáinz.

Taller virtual de poesía Portal del Escritor, Sevilla, España, coordinado por la escritora Diana P. Morales.

Diplomados sobre arte:

Arte Contemporáneo y Actual, por el Centro Nacional de las Artes (CENART).

Narrativa, por el Centro Veracruzano de las Artes Hugo Argüelles en coordinación con el Instituto Nacional de Bellas Artes, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, el Centro Nacional de las Artes y el Instituto Veracruzano para la Cultura.

Creación Literaria, por la Universidad Nacional Autónoma de México y la Universidad Veracruzana.

Preparación académica:

Candidata a Doctora en Innovación del profesorado por la Universidad Autónoma de Madrid.

Maestra en Ciencias en Ingeniería Industrial por el Instituto Tecnológico de Orizaba.

Especialista en Docencia por el Centro Interdisciplinario de Investigación y Docencia en Educación Técnica, Querétaro, Qro.

Licenciada en Ingeniería Química por la Universidad Veracruzana.

Publicaciones individuales:

Voluntades cotidianas (Edición de autor, 2015),

Más allá de las alternativas (libro científico de la Editorial ae, 2014),

El alma de la caña (Edición de autor, 2009),

La mujer que dividió el tiempo (Edición de autor, 2004),

Flores del Cosmos (Letras de pasto Verde, 2003), 

Retratos de Aromas (Letras de pasto verde, 2000).

Cocotte (sin publicar), ha sido puesta en escena por el grupo teatral Entenados de Stanislavsky.

Antologada en múltiples publicaciones en papel, digitales y sitios web, en México, Argentina, España e Italia.

Otras actividades:

Investigación y Desarrollo en General Foods de México, de 1971 a 1981.

Docente en el Instituto Tecnológico de Orizaba, de 1981 a 2006.

He sido juez de diversos concursos literarios en la zona Orizaba-Córdoba.

Mi blog: http://orizabaprofundo.blogspot.mx/

 

¿Quién vive en mí?

 

Contemplo este cuerpo

estas manos

mis ojos... estos ojos

mi boca... esta boca

¿qué extraña habita en mí?

 

¿Soy mi cuerpo?

en ocasiones no recuerdo mi cara

los procesos que ocurren en mí

los desconozco

no los controlo

solo suceden

las células envejecen

la sangre se oxigena

las pupilas se dilatan

el hierro forma moléculas

todo está ahí

pero actúan sin mí.

 

¿Soy mis pensamientos?

a veces pienso lo que no quiero

otras personas

me hacen pensar

lo que nunca hubiera imaginado

recuerdos no vividos

imágenes que toman vida en mi mente

y están ausentes en mi pasado.

 

¿Soy mis emociones?

me enojo

me alegro

me entristezco

reacciono

ante lo que sucede

o hacen otros

sin control.

 

Para mí misma

soy impredecible.

¿Me conocen los demás?

¿Quién me conoce?

¡Auxilio!

¡Alguien dígame quién soy!

 

 

He leído estas palabras

“He leído estas palabras

                             -muchas veces-

sin saber que me nombraban.”

Leonor Mauvecín 

 

 

Ya te ha nombrado

La mordedura

en la garganta

                        y la caída

 

Saber que te nombraron

tus poros penetrados,

mordidos  por el cáncer,

parvada de elefantes

cruzando los cristales

de un hospital ya roto

 

Tu corazón, envuelto

en péndulos de fuego,

generoso, arroja

hormigas en la piel

que rodea tu cuerpo,

tan blanco y desteñido

 

Inmensa muerte tuya

Intensa muerte tuya

En el sudario eterno

de células malditas

Solsticio de verano

A Federico Díaz Granados

Poeta colombiano

 

El verano es un niño colmado de preguntas,

de luminosos barcos en la dársena.

Gracias a él, llené renglones y renglones

con respuestas, ignoro si atinadas,

cuando al leer a Ospina en voz alta,

meditamos cuántas cosas puede ser la luna.

 

Nuestros ancestros ya sabían

que remojar pan y café de olla, hermana tanto,

como nacer juntos, a los versos.

es como expresar con palabras

colores tejidos por manos diferentes

tan iguales al poeta.

 

La pregunta surgió tan armoniosa

como el amanecer de buganvillas

en la encalada pared de un libro de poesía:

 “¿Qué ves por la ventana?”

dotada de pupilas que mudan su color

según instantes y personas

(olivas, cuando hiciste la pregunta)

vi una rosa ardiente a unos metros de nosotros

y entre la ventana y su herrería,

 

me hablaste con lenguaje de poeta

de las torres atacadas

y el paraguas negro dibujado

con bolsillos neoyorquinos

de donde cayeron llaves y monedas al vacío.

Sería la fe en nuestras razones

o el breve consumir de la rosa

sobre mil metros del mar

o el mensajero que todo lo sabe

y muere después del cometido

pero me esforcé por encontrar

en el libro que encalaban tus metáforas

el verdor que fueron los cañaverales

con sus esqueletos de azúcar.

 

Después los ritos de viaje: mi cintura y tus brazos,

labios que atestiguan si las rosas han abierto

en un jardín extraño. Lo acostumbrado.

 

Desconozco si la inmensa luz de junio

que sosiega los encantamientos

de la sierra de Coetzalan

las rosas que calcinan soles

y los que saltan en caída libre

huyendo de un incendio

aumentarán, de hoy en adelante,

la incertidumbre de escuchar

redonda poesía,

mexicano palmoteo,

en la azul tortilla

                          hecha a mano.

 

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s