s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Delia Esther Fernndez Cabo
Nacionalidad:
Uruguay
E-mail:
estercita25.10.41@gmail.com
Biografia

Delia Esther Fernández Cabo

Nació en la República Oriental del Uruguay el 25 de octubre de 1941. Egresó del Instituto Nacional de Docencia como Profesora de Derecho, Sociología y Cultura Cívica. Comenzó a escribir en el año 2005 tras acogerse a la jubilación, adhiriendo a las formas clásicas de la poesía. Participó con éxito en numerosos certámenes literarios nacionales e internacionales. En los últimos años incursionó en la temática ciudadana y lunfarda, sin abandonar las estructuras clásicas

Libros: Sólo Sonetos; Desde el Café de los Yuyos, Corona de Sonetos Lunfardos; Juntos (acompañada por su esposo José Antonio Hernández Milán). Integra varias antologías.

 

LEON FELIPE CAMINO.

 

Romero transeúnte de caminos.

Poeta audaz, imagen taciturna.

Grita potente, cálida, soturna.

Quijote de utopías y molinos.

 

Marinero de mundos peregrinos

bohemio de la plática nocturna.

Libérrima y tenaz pasión diuturna

 te enfrentó a fariseos y asesinos.

 

En tus páginas férvidas habita

la postura del ser cosmopolita

y el vigía avizor que da la alarma.

 

Zamorano rebelde,  “gran blasfemo”

 te alzaste sin temor frente al Supremo,

esgrimiendo tu cántico por arma.

-         - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

 

AMAZONAS, AMANTES Y CENTAUROS.  

 

Atronador rugir del río arisco

 desmelenando espumas hacia el claro.

Rebelde, rumoroso, recio, ronco,

cayendo con furor piedras abajo.

Las chinas llevan leña a los fogones

 de talas y de molles y quebrachos;

y acompañando las huestes patriotas,

son como un hombre más entre sus cuadros.

Las hieren las espinas de la cruz

 pero nada detiene su entusiasmo.

Es la mujer – dragón, la de Acevedo, 

de “greñas recogidas”, rostro aindiado;

chambergo, chiripá, botas de potro,

y de puñal al cinto, siempre a mano.

El monte les ofrece su cobijo…

Mezclados con el trino de los pájaros,

el arrullo del viento silbador

y el arrayán que se abre en frutos blandos,

se encienden los recónditos sentidos

de hembras que palpitan palmo a palmo.

Y cuando la contienda lo permite,

su fiereza se vuelve gesto cálido.

Hasta que el chapoteo de carpinchos

y el graznido de cuervos y caranchos,

el griterío alerta de los teros,

el maullido erizado de los gatos,

el retumbar de cascos en el suelo

 y el relincho avizor de los caballos,

las vuelve a la más cruda realidad

y montan a los potros como machos.

Se deslizan, felinas y bravías,

 por sierras y senderos escarpados.

Y a machete, o puñal, o lanza, o sable,

peleando juntos,  compartiendo tragos,

son un soldado más del escuadrón

y son un bravo más entre los bravos.

Mujeres varoniles y valientes.

Amazonas, amantes y centauros.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

YO SOY EL TANGO

 

Soy esquina de arrabal,

viejita, gavión, susheta,

soy bataclana y pebeta,

soy querendón y sensual.

Soy porteño y oriental

Julio Sosa y la Merelo

facón y tajo en el duelo

en la reja serenata,

en la ochava soy bravata.

Soy finoli y pipistrelo.

 

Soy yotivenco y bulín,

soy malvón y agua florida.

Soy un cacho de la vida,

soy abuelo y chiquilín.

Soy bandoneón y violín,

contrabajo y clarinete,

soy corte y soy firulete:

corrida, sentada y ocho,

la sonrisa del Morocho,

los pingos y el cabarete.

 

Yo soy el humo del faso,

el percal de la obrerita.

Soy Malena y Estercita,

soy Rivero el del gran naso.

Me despabilo al ocaso

y curto la noche al mango.

En la milonga, fandango

y acodao al mostrador,

presumo de gran señor:

¡Me presento, soy el tango!

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s