s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Camilo Andrs Surez
Nacionalidad:
Colombia
E-mail:
tom1444b@gmail.com
Biografia

Camilo Andrés Suárez

Soy Camilo Andrés Suárez, tengo 25 años, soy un escritor particular para esta sociedad, uno al que nadie llama escritor , pero eso no va al caso, lo que puedo decir de mí que realmente pueda tener algo de validez es que mi expresión es una respuesta a una vida completa entregada a la contemplación y a la búsqueda interminable de un sentido completo, me aturde el hecho de respirar sin respuestas  y he presionado al tiempo y al conocimiento para darme luz ante cada lámpara rota en mis sueños, he estudiado la biología, la filosofía, literatura, las matemáticas, la psicología, la psiquiatría, la física, en general casi todo campo del pensamiento escudriño constantemente en todo campo del pensamiento en busca de certezas plenas que me den algo de tranquilidad.

 

INTERMINABLE CONFESION

I.

Si no confiara esta ilustre escena a mis ojos que se apagan,                                               

no podría estar la luz haciendo fuerza para entrar,                                                                      

sí no proclamara estos momentos que no son míos,                                                                      

no hallaría a ésta contemplación como el suave soplo sin sonrisa que impulsa a mis pies tan cansados como mi mirar.

 

Lo  insoportable de ésta ausencia de mí,                                                                                                

no es más que el recuerdo de la sinfonía de mis tristezas                                                   

eclipsadas por el delirio de mi locura palpitante que pesa,                                                            

 y yo no comparto nada de esto con mi ser ,                                                                                   

yo, no me comparto, no dejo a los haces correr por mi carne,                                          

ni siquiera concibo su sucia intención;                                                                                          

solo me desvanece el tiempo,                                                                                        

inevitable, corrupto e injusto

Injusto!

 

 II.

Enclaustrado en la soledad di vista a los barrotes que me separan del mundo;                  

la rejilla como aquel panal traslucido convenía con mis emociones encerradas,               

entonces divisé un árbol con flores color violeta y suspiré, y pensé,                             

  “estas letras que siguen a mi razón indiscreta dan calma al martillo de la desilusión         

y  yo aquí enajenado por una ruta que no es mía                                                                         

pero que implantó alas a mi espalda, soy culpable”.

 

Divago en mi constante mientras el tiempo se sienta a componerme canciones,                      

divago en el querer ilustrar al basto mundo en mis sesos,                                                       

colmar de conocimiento a estos pasos cansados,                                                                       

cantar mis placeres con la predilección de una tradición que aún no me pertenece.

 

Convengo con la idea de distribuirme en estas paredes,                                                               

 en las voces que claman luz, yo la conozco, sé cómo es,                                                                

   sé la virtud con la que enviste a sus espectadores,                                                                       

  pero no ha habido tiempo en mi pensar,                                                                                   

   para dejarme bañar por sus ojos.

 

 

 

 

Me he hablado varias veces del hedonismo vacío                                                                     

 y siento ahora mi tórax como aquella caja de dulces que revuelcan los infantes,                   

  como aquel árbol atontado por la bruma vil y contagiosa,                                                

     siento tensión en mis manos, tiemblo,                                                                                     

          y a cada movimiento le doy la atención predilecta                                                                           

 para saber de mí, para comprenderme.

 

No puedo ahora mismo proyectarme,                                                                                               

 no puedo siquiera dar un atisbo de lo que era mi perspicaz aliento a la respuesta,                   

  solo me siento y contemplo, camino y susurro,                                                                              

    solo mis pies leales y afectados de la lluvia que mi alma prescribe,                                        

     son testigos de mi duda suscitada,                                                                                                       

    de mi karma que revienta,                                                                                                             

    de mi locura precoz y amurallada,                                                                                                      

         de mi monologo febril,                                                                                                                 

           de mi moral encuadernada.

 

 

 

 

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s