s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Rafael Jos Espinosa Ortega
Nacionalidad:
Colombia
E-mail:
respin@hotmail.com
Biografia

Rafael José Espinosa Ortega

Rafael José Espinosa Ortega, nacido en Barrancabermeja, Santander, Colombia, el 03 de septiembre de 1960. Abogado de profesión activa y, desde temprana edad, amante de la fotografía y la literatura, sus queridas actividades de perenne placer. Actualmente, en Bogotá, D.C., cima de los Andes colombianos, es donde  reside.

 

Las tumbas son crucifixión

          B. Cappó

 

En la cripta de barrotes

y eslabones de yerros,

fluye el temor, entre ansiedades.

 

Si se abre la tumba

con agobio y congoja,

es celda de esperanzas

cruz de anhelos y sueños.

 

Revivir el porvenir

con fantasmas de culpa

y elfos de contrición,

fina el resucitado.

 

Un futuro, libre de amargo candar,

es el tiempo para oxidar martirios.

Sepulcros abiertos, redimen horizontes.

 

Glorifica los nuevos linderos del manumiso,

y tumbarás la crucifixión, tumba tumbada.

 

 

Poema sin flores

 

Desadaptado poema,

con regusto a piedra

y soberbia, tufo a orgullo

vencido, pústula del desamor.

 

No teje tropos ni finuras

sólo palabras a contra verso,

huérfanas de sensatez.

Nace para decir: El miedo

tiene aspas y desatado el huracán

sólo se escuchan cantos de sirena.

 

Curado de temores ajenos, juro

que soy tu talla y horma,

tú, mi sexo justo, el opuesto preciso.

 

Si sólo te convences

con el rumor de la voz florida

vana gloria vendrá, vano poema será.

 

 

Heráclita

 

Los fieles de la barbarie,

oran adversos:

¡A la bala alábala!   

¡Arre y zapa la paz, yerra!

 

Clones de la repetición

palíndromos de la crueldad.

Camuflan paz con guerra

inocencia con enemistad.

Al elegante madero en cruz,

lo visten como mazo de hereje.

Al equilibrado lazo de unión,

lo ascienden a yugo de horca.

Ante el espiral de metrallas

la gracia del soldado de plomo

torna en desgracia hacia la lid.

 

Y aunque el agua pase y no repita

ondas, lo mismo vuelve y lo mismo es.

 

El infiel de la barbarie clama:

¡Za!. Para  mí: Si la mano tira

bala, barítona, malísima, rapaz.

 

 

 

    

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s