s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Mara Amelia Diaz
Nacionalidad:
Argentina
E-mail:
mariaameliadiaz@hotmail.com
Biografia

María Amelia Diaz

Argentina Docente Bibliotecóloga . Ha publicado en poesía "Cien metros más allá del asfalto", "Para abrir el paraíso", "Las formas secretas" "La dama de noche y otras sombras" "Para justificar a Caín” y, “Diario de la lluvia”y “Historias de mujeres desaforadas (cuento). Integra antologías nacionales e internacionales. Fue traducida al italiano y al catalán. Participa de la redacción de periódicos y revistas. Editó de la revista cultural “Sofós”y coeditó las antologías de ensayo “Poetas sobre poetas” I y II Se desempeña como jurado literario. Está incluida en el "Diccionario de autores" del Ministerio de Cultura Bs. As. y en el Museo de Poesía de la provincia de San Luis. Fue vicepresidenta (2003-2006) y presidenta (2006-2009) de S.A.D.E.(Sociedad Argentina de Escritores) regional Oeste. Ha dado charlas y conferencias sobre temas literarios en distintos puntos del país. Publica en forma permanente ensayos literarios en distintos medios nacionales. Coordinadora de los Cafés Literarios “Casa del Poeta (1998-2005)“ y “Extranjera a la Intemperie”(2011 a la fecha).Fue miembro de la Comisión Organizadora del Encuentro de Escritores del Municipio de Morón. En 2010 organizó junto a otros poetas el “Gran Salón de Poesía del Bicentenario” en el Centro Cultural San Martín y “Marcha poética-Poesía en imagen” en el Salón Dorado del Ministerio de de Cultura ambos en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. 

Es distinguida por la Secretaría de Políticas Culturales de los Municipios de Morón e Ituzaingó por su aporte a la cultura. Premio Ensayo de la Asociación Gente de Letras. Premio Reconocimiento a la trayectoria de ASOLAPO.(Asociación Latinoamericana de poesía). Premio Santa Rosa de Ituzaingó auspiciado por la Secretaría de Cultura de la Nación, Mención de Honor Premio Municipal Ciudad de Buenos Aires.

 

IMPRESIONES 

(de “La dama de noche y otras sombras”, Ed.El mono Armado, Buenos Aires, 2008)

 

Estoy sentada como un lento remolino blanco

y sólo soy una muela,

el resto de mi cuerpo

yace como un perfume olvidado sobre el sillón de la dentista.

 

Todavía hay que separar el alma.

 

Cierro los ojos,

el voltaje alto de la lámpara

pasa como un velo entre los párpados

y ahora es verano rojo,

verano de sol alto, sol de  siesta,

y corro la risa entre los pastos amarillos del verano,

gorro de visera, piernas menudas,

y la risa, mitad grillo y mitad pájaro.

La bicicleta gira sus rayos de caleidoscopio,

rueda las calles donde está el otoño

mientras pasa y traspasa la hojarasca, mientras crezco

mi cuerpo rebelde contra el aire.

El termo con la leche, antes de entrar al catecismo,

los árboles de roble desaliñando sus ramas,

casi primavera, casi bellotas suaves,

frío en los bancos de la plaza

y la forma de sus manos que están tibias;

ahora padre compra garrapiñadas en la puerta de la escuela

que huele a chocolate, el celofán cruje,

hay un viejito gris todo sombrero que prefigura una foto de Pessoa

y un canasto azul descascarado

y ahora llueve

y hay una revolución libertadora con insignias y con lágrimas

y nadie puede retirarse de la escuela si no vienen a buscarlo:

son los exasperados rostros de la infancia.

 

Vuelve el alma al cuerpo

vuelve la luz, duende desde su velo,

los ojos ven de nuevo hacia la lámpara,

se ausenta la mirada en el límite impreciso

                                donde las estaciones claudicaron.

Salivo rojo sobre blanco

y una parte de mí se aleja para siempre.   

 

 

LUCIFER

(de “Para justificar a Caín”, Ed. La Luna que, Buenos Aires, 2011)

 

Había compartido la inocencia

en un tiempo sin tiempo desplegó sus alas de ángel

                                 /entre vértigos y espejismos,

porque estaba hecho con la sustancia de lo eterno,

con la luz de la luz fueron tejidas sus sombras.

 

Estaba

en un tiempo sin tiempo

    -era inocente-

y ensayaba ciertas travesías,

travesuras en la niebla con apariencia de sueño.

 

Entre todos los ángeles fue El Elegido

para ser uncido a los fuegos del Infierno.

Debió apremiar las sombras y ensayar hogueras,

aprehender el incierto oficio de maldades.

 

Estaba

en un tiempo sin tiempo

    -y era inocente-

Y desertó de Él para acatar su mandato.

 

Ahora lo nombran Lucifer,

el que nos ofrece el pecado.

Su Infierno, es el Infierno de dios.

 

 

LLUEVE

(de “Diario de la lluvia”, Ed. Vinciguerra, Buenos Aires, 2015)

 

La luz se volvió gris frente a los vidrios que nos empañan de adiós la lejanía,

                          llueve,

y a través de las serpentinas del agua la calle sisea debajo de las 

                                                                                  /ruedas.

El trueno estalla en la región del miedo, nos suspende la tarde desde 

                                                                          /su próximo grito.

Ahora es Universo en sordina,

un silencio más allá de esta lluvia de edificios,

silencio de cielo que se prolonga en horizonte,

inmensidad inmensa, mutismo de Universo.

Y acá, detrás de la ventana, la lluvia gris, lluvia de tango,

garúa, sudestada, orvalla, canta, llovizna, chaparrón;

dibujo infantil de lluvia en el cuaderno de clase.

En nuestra ventana simplemente llueve,

y eso es todo.

 

 

 


 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s