s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Itzela Sosa-Snchez
Nacionalidad:
México
E-mail:
itzelasosa17@yahoo.com.mx
Biografia

Itzela Sosa-Sánchez

Itzela Sosa-Sánchez. Nació en Cuernavaca Morelos, México. Poeta, ensayista, traductora e investigadora social. Poemas suyos han aparecido en revistas, antologías y periódicos culturales y de literatura nacionales y en el extranjero (México, Argentina, Colombia, Perú, España, Ecuador, Francia, Canadá y Estados Unidos). Poemas suyos han sido publicados, antologados y traducidos al inglés, francés, portugués y catalán. Ha colaborado con diversas revistas literarias del estado de Morelos y ha sido miembro del consejo editorial de la revista literaria, Mala vida y de los periódicos culturales-literarios el Ojo, Correo postal y el papel cultural. Cuenta con dos poemarios publicados y una plaquette en francés: Memorias de Intemperie (2008), Estancias (2010), Tonale pour une nuit blanche (2009). Actualmente su tercer poemario Tonada para una noche esta en prensa.

contacto: itzelasosa17@yahoo.com.mx

 

 

I

La vida

es el sonido de Dios

atravesando el blanco y sus misterios 

 

 

La vida

es la escritura de la  luz

su dispersión

en esta aurora herida

un destello de pájaros

llanura    abierta

astro que crepita

  

 

II

 

 

Para Arié Quallenberg

Decir tu nombre

ciudad

es saber que febrero llega a ti

para tejer tus hijos

              sus colores

para saber que tu presencia de coral

             nunca abandona

y no deja de ser

esta promesa

de augurios de azul y caracolas

 

 

Acercarse a tu nombre ciudad

es el asombro ante los pasos de tu luz

el tiempo de tus calzadas distraídas

 

Ciudad

guiño de Dios  

palabra abierta 

entre tus muros de agua y profecías

 

Habana          

guerrera multiforme

vaivén de mujer indestructible 

rostro de cristales numerosos

 

Y cuando digo mar         

te digo       ciudad

vuelvo a tu nombre

a tu tibieza de fruto que se entrega siempre

a tu rumor de pez           

                        a tus orishas

a la sed de tus ceibas                      

                             a tu fuego

al tambor insurrecto de tus días

tocando el corazón de tus palmeras

 

Y cuando digo mar         

              ciudad       

Habana mía

vuelvo a tu vientre de sal     

           a tu infinito               

a tu galope ciudad

                    a tu infinito

 

Acercarse a tu nombre  

             ciudad

es siempre ir al mar para besarlo

 

 

 

de Tonada para una noche blanca (en prensa)

 

 

Tres años que miran a los cielos

A mi madre Magdalena y a mi abuela Lorenza Durán

En los mangos es siempre primavera

es siempre la luz jugosa de esos meses

en que uno se columpia

siempre por primera vez

y en los brazos

la extensión del ixtle se transforma

en un par de alas que galopan y galopan

 

Amarillo es el olor de aquella casa

del guayabo interminable del pasillo

donde el canto de los gallos

en una marcha roja puntualmente florecía

subía por los balcones

hasta alcanzar el pecho

                       el aliento   y  las cortinas

 

En esa casa     el maíz

crecía como una piel que nos cubría el vacío

el frío  del  hambre que rondaba

en los surcos abiertos de las calles

eran los granos del maíz que nos nombraban

amasaban la sed

                     y las palabras tendidas en la mesa

 

En esa casa

eran  las manos de mujer

las que en su alquimia

hacían danzar el viento y la humareda

las que tejían el pan

                                     los juramentos

                         las marcas en los ojos

los milagros

 

En esa casa profunda de olores amarillos

la luz entraba sigilosa de costado

           para decir adiós

para alumbrar el asombro en los espejos

la furia de los dioses

la savia blanca de sus hijas

y el sagrado corazón que atardecía

 

Esa casa

sonaja de sonidos primigenios

vientre mixteco que alimentaba

el andar de aquellos peregrinos

la trasnoche siempre abierta de sus pasos

la sierra húmeda que temblaba en sus pupilas

como la noche que los miro partir

dejar el pueblo

la infancia y la ternura en el sendero

 

Es en la sierra

donde el tecolote dice la suerte de los hombres

que vuelven del silencio a las alturas

como el polvo

 

Es en el canto donde la vida se perpetua

abre la puerta  para decir 

              ¡Ahora es siempre¡

todavía hay palomas en el cuerpo

peregrinos que buscan

que caminan

 

el conjuro es siempre musical

es un réquiem de raíces que germina

 

Es el canto el que nos porta nuevamente

al barro

                       a la semilla

al sueño siempre tibio de  Tonantzin

 

En esa casa               nota musical

                       ES

                  este olor

interminable y amarillo

un torbellino que crece

                                       nos mira

e irremediablemente           nos sacude

                       y  nos habita

                     ES

este olor                     profundo

                  interminable

        infante 

                  y  amarillo

 

 

 

De : Memorias de intemperie , ICM-La hogaza, 2009.

 

 

 

 

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s