s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Jacqueline Paz Berdichewky
Nacionalidad:
Chile
E-mail:
hannazafrani@gmail.com
Biografia

Jacqueline Paz Berdichewky 

Soy hija de la dictadura de la generación del ochenta naci el día de la independencia de Chile en tierras extranjeras / Soy hija de emigrantes sobrevivientes de las guerras mundiales / Soy hija de padres exiliados en búsqueda de libertad de expresión y de pertenencia /Soy ciudadana del mundo/ Soy artista mujer madre amante de las letras y artes / Soy libre autentica buscadora de infinitos / Soy puente entre este y otros mundos. 

Actriz, Profesora de Hatha Yoga, Diplomada en Psicología Gestalt. Publicaciones El Tao de La Loba. Lanzamiento Libro en la Feria del Libro Viña del Mar, Quilpué, Villa Alemana. Participación en El Grito de Mujer Chile, en Valparaíso. Programa Radial Mujeres Lobas en radio casa abierta Con Con.

 

“¿Hay algo más humano que  amar y ser amado?”

 

¿Y que fue del amor?

 me preguntara en las puertas doradas de Florencia Altísimo,

mientras mi padre tocara un violín que llora                                                    

y me encaminara hacia la eternidad…

¿El amor; aquel sentimiento tan intenso, apasionado, bello y con sabor a inmortalidad?

“Le preguntaste al viento”…hija mía;

 ¿Al roció, a la brisa, a la tierra húmeda, fría, grácil, leve?“

quizás se lo llevo la tierra seca del norte

o se lo trago rio abajo la corriente de piedras”,

“¿Si acaso le pregunte por mi amor?”

…pues confieso que si

luego camine descalza sobre hojas secas tantas veces como horas agonice;

a cada paso con el sonido de aquellas hojas; el amor huía a toda prisa;

yo escuchaba una voz, o quizás era un ruido extraño, algún presagio,

mi madre apareció entre la raíz y me susurro:   

“Volverás Amar”

unas alas de pájaro me cegaron con su plumaje y caí en aquel abismo celeste

el amor, aquel amor,  me dejo caer en cámara lenta

 y se burlo de mi caída, mientras una opera tarareaba mi abuela en mi fantasía de niña

“¿Dónde está aquel amor?”

Reclamo a los cielos:

                                         

“Alguien me hablo de amor”

¿Fue real, o fue sólo espejismo?;

¿Cuál fue el límite real o imaginario?

               

¿Donde están las cartas que me escribió entre la montaña y el mar?

¿Donde se ha marchado la esencia amorosa?

“En qué lugar se abandonan las caricias, las miradas, los besos”;

                                               

¿En qué baúl del cuerpo se guarda

 la sensación de estar viva?

                                               

¿Donde se oculta el silencio de la partida de aquel           

sentimiento sagrado?;

¿En qué espacio de nuestro cuerpo se sostiene aquel pozo de angustias y contradicciones, complejas conexiones,

 y en que otro pozo náufraga aquella alma en su alma

 

“¿Hay algo más humano que  amar y ser amado?”

 

Ilusión óptica

 

  ella se llevara sus oleos y pinceles

 telas quedaran rezagadas en los espacios de aquella habitación

 se llevara sus libros predilectos; tintas y hojas subrayadas con colores

 una valija de cuentos e historias para contarles a los niños del sur

 sin maquillaje; ni aros, ni anillos, nada que le recuerde la nostalgia

volver la mirada atrás so pena de convertirse ella misma en sal marina en cal o estatua

“Solo lo imprescindible”

 aquello que no sea recuerdo; ráfaga de viento, ni espiga;

                                “Dicen que los caballos son los únicos animales salvajes

que no comprenden cuando alguien se va…”

Más… ¿Quién te ha perdonado a ti?

¿Desde qué orilla desterrar los huesos?

  Mar,  agua, rio

                        desde donde cruzar hacia lo infinito

¿cuántas grietas entre mi vientre de madre?

testigos de reencarnaciones vidas y más vidas

cuantos cóndores fijando la mirada sobre su presa

mar adentro existen fragmentos de mi piel rezagadas

en los silencios de mi ser

tú me hablas de sales y arenas milenarias de viajes

 sobre seres mitológicos seres que habitan

entre el limbo, entre este mundo y el otro

apareces en mis sueños como un ser

que viene a impregnar  mi alma

de aquella resina capaz de resistir avatares

pura savia de luz

celeste envuelta en el amarillo rey

de unicornios tejidos con los amarres

que apañan vidas sueños y grandes amores

¿En que instante de frenesí, catártico extravié mis cábalas, mis identidades paralelas, y aquellas verdades iracundas?

¿En qué momento de los ciclos; vida, muerte, renacimiento?

olvide los nombres sagrados del sol y los oráculos de mis maestros;

la sensación de estar viva fue tan fugaz como una estrella de agua

¿Cuál fue el  instante en que hui de mis karmas

 y empecé a parir la de otros seres

para luchar por causas ausentes, sin nombre…?

caída libre y de espaldas en las aguas de los ríos de los océanos del cyan

“Mira mi niña tendrás por tu bien ser niña ante los ojos del mundo

sino aquel universo vendrá a beber sangre piel y huesos”

“Si te atreves a desafiar destinos pintaras  pájaros y unicornios de carmesí

así  serán tuyas la gracia y la ternura

 excesiva de los delfines…”

 

 

El origen de mis miedos

 

Busque a mi madre a la madre de mi madre

a la Mamadre a la tierra madre a la madre luna

a la raíz de Eva y le pregunte por ese miedo;

 ella me dijo quizás es la serpiente que viene a tentar tu razón;

Y luego fui al paraíso y le pregunte al mismo dios

Y él me dijo que no existían los miedos

 el ser humano es un ser liberado

cuando ha comprendido que primero tiene que tener compasión por si mismo

Y luego fui donde mi padre que habita el más allá

Y él me dijo con tristeza:

“El origen de tus miedos están en el amor”

“El amor que da miedo amar; en el amor que recibes y no das”

“En la vergüenza de sentirte vulnerable; en la fragilidad de tu sentir”

“En el silencio del trueno en ese espacio intimo entre el rayo y el relámpago”

“En el temor de un volcán de explotar”

“El origen de tus miedos es atávico”

 entonces fui donde aquel amor quién me abrazo

Y entonces llore;

mis ríos se inundaron de aguasal y piedralunas

entre torres de fuego en tierras lluvias saladas

en el barro naufragué sin más aire que el que había guardado en mis pulmones

                           mientras alguien me llevo al otro lado de la orilla;

 no sé quien fue jamás reconocí aquel rostro

 entonces fui salvada o quizás fue la ola de retorno

me sorprendió de repente y navegue resistiendo la alta marea y

los nudos del viento Nortegrisperla;

entonces comprendí que mi miedo no tenia nombre

solo es una manera de llamar a mi sombra

desde ahora podría decir que me he vuelto a liberar

Mi voz baila en mi cuerpo mientras canto:

“Golondrina fuiste tú a invernar no dejes de volver… Golondrina”

      Tu carta está en la luna: “Capullo de Aleli”

Habitas realidades paralelas: “Mundos Complejos”

Creados por seres celestiales: “Colma tu copa de piedras preciosas”

 

 

“Lavanda lava mi alma agua de lavanda

 “fragancia divina bendice mi alma”

 

¿Por qué ella, aquella mujer de cabello gris cultiva lavanda,  en soledad como su nombre

si tiene tanta bondad en su voz,  como en su alma?

La Sacerdotisa de Luz susurro a sus almas:   “Toi sustace spirituelle et eterelle”

Yo te bendigo hija mía que sigas el camino de la verdad que tu alma siga el camino de la eternidad”

“Lavanda mujer de rio lava mi alma”…  Escucho el rio como fluye como canta;

Dime rio: “¿De qué naturaleza está hecha el amor?”

¿Por qué hay que morir tantas veces y renacer tantas otras?

¿De qué está hecha la pureza, la ternura, la dulzura?

¿De qué sino de naturaleza sutil, bella, femenina?

¿Quién realmente soy? ¿A que he venido?

Hoy planto esta semilla en el rio de mi alma, planto una flor y un árbol, un bosque un vergel

ahora esperar y no perder esperanza:   “Mi mayor Dolor sea mi mayor Don”

 a las mujeres mariposas, luciérnagas, hadas, luminosas, etéreas, creadoras

  Vuelen al infinito sin olvidar sus raíces, fuentes,  ríos, conscientes de la vida a las mujeres que están en proceso de amarse, reconocerse, realizarse.

¿Cuántas de nosotras llevamos una existencia silenciosa?

¿Cuántas vidas para llegar a esta vida y darme cuenta de quién soy?

¿Cuántas criamos y creamos en nuestros ríos?

¿Cuántas de nosotras nos sentimos amadas y cuantas nos sentimos no amadas?

¿Cuántas queridas, escuchadas; cuantas olvidadas, abandonadas?

¿Cuántas brillamos con luz propia como luciérnagas azules?

¿Cuántas reparamos en plegarias, rezos, con velas e incienso?

¿Cuántas luchamos contra las injusticias?

¿Cuántas tenemos que trabajar el desapego, el dejar ir, el soltar?

 ¿Cuántas de nosotras somos lobas y protegemos nuestro territorio, nuestras crías amadas, de los depredadores?

¿Cuántas por dignidad, orgullo resistimos las más altas humillaciones?

¿Cuántas tentaciones, trampas, acertijos, encrucijadas?   ¿Cuántas a la orilla del camino; al borde del abismo?  ¿Cuánta agonía, cuanta fantasía, cuanta duda? ¿Cuánta idealización, cuanta carencia, cuanta búsqueda?   ¿Cuánta palabra, gesto, acción?    ¿Cuánta sensibilidad, fragilidad, sentimiento?

“La Vida es feroz como el Arte”

Mujer, hermana, niña:

“Pinta, teje, canta, baila, sueña, juega, toma el pincel, el lápiz, dibuja, medita,

( aun que a veces vengan sentimientos encontrados de dolor, soledad, tristeza)

“Sigue creando, sigue criando, creyendo, amando”

“No te congeles, no te quedes varada en el camino, enrollada, entrampada,

no te juzgues, limites: “No digas aquí me quedo no puedo más”

“La vida es misteriosa y mágica”

habita tu cuerpo como habitas tu ser, esencia, verdad

habita tu dolor, tu alegría, tu luz, tu obscuridad,

habita la muerte y  la vida como las diosas madres lunas tierra Pachamama

 

 

 

 

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s