s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Ignacio Araya Dinamarca
Nacionalidad:
Chile
E-mail:
iead2002@hotmail.com
Biografia

Ignacio Araya Dinamarca

Ignacio Araya Dinamarca, nace en la ciudad de La Serena, en Chile, un día 12 de Febrero de 1974. Es en La Serena donde desarrolla sus labores de escritor, acompañado siempre de los paisajes de su amado Valle de Elqui, cuna de la poetisa Gabriela Mistral. Su veta artística está dada principalmente en la poesía, donde desarrolla la mayor parte de sus trabajos, empezando a escribir según sus propias palabras, tardíamente, su primer poema data de finales del año 2007, con 33 años.

Escritor que fundamentalmente ha hecho su carrera en foros literarios de Internet, llegando a ser administrador del Foro Literario Letras y Algo Más.

“Laberintos” es el primer libro que publica, mostrándonos justamente esos intrincados laberintos que tiene su propia vida, tanto en el amor, como en su  mirada al entorno social que lo rodea y vive como propia y que pretende ser sólo un comienzo, el principio de una larga carrera en lo que es el arte y la poesía.

 

Amor Eterno


Recuerdas esos besos infinitos, alienados,

las caricias desnudadas, escondidas,

la aventura juvenil de vivo encanto,

esa magia de miradas  titilantes, decididas.

 

Y estos años que han pasado como rayos,

nuestros cuerpos ya cansados, silenciosos,

la vejez invitó a la soledad inesperada, deprimida,

los sufridos resplandores de la inercia, de la nada…

 

(Dame tu mano,

como antes, colegiales,

deambulemos por las calles,

en silencio, intocables,

frescos bríos me contagian,

renovados, pasionales,

juntos, siempre juntos,

conmovidos, delirantes)

 

Recuerdas las promesas que unidos invocamos,

el amor eternamente nos juramos, lo sellamos,

aquel árbol es testigo de aquel lazo impenetrable,

corazones dibujados diminutos, celestiales.

 

Que nos queda, vida mía, que nos queda.

Ya los hijos han partido, emulando nuestra historia,

hemos cumplido, con barreras, con martirios,

nuestros sueños, esperanzas, los destinos de la vida...

 

(Dame un beso,

amada mía, como antaño,

somos viejos, pero sólo de los años,

te amo, como un loco

por siempre y para siempre,

inmortales, jubilosos,

amor que no fallece,

sigue vivo, sigue intacto)

 

Recuerdas las pasiones cohibidas, estelares…

¡Juventud, has regresado, al final de nuestros años¡

 

Carroza

 

 

Carroza que va en cortejo,
de muerte, pasión y salmos,
banderas visten caminos
con lágrimas de veredas
sudor y pudor de cobre,
madera negra de sangre
va serpenteando a la vida
su séquito de cobardes.

El hambre cubre las calles,
batallas de un vagabundo,
daga homicida del rico
que roba su pan al mendigo
saqueando las esperanzas
de niños arrodillados,
con basura alimentados
y diarios como cobijas.

Carroza que va indolente
por páramos destruidos.
la muerte llora su muerte
la vida implora su ruido
y por más que la parca llore
arrepentida del daño
el poderoso le anima
al golpe de un genocidio.

 

Plaza de bancos dormidos
oxígeno envejecido,
océanos sin soldados
que nutran los arrecifes,
la voz del que yace a diario
en las aceras manchadas,
caretas de hipocresía
puños de insidia y farsa..

Carroza frágil, cansada
silencio de abismo puro.
Un ataúd de monedas,
un ataúd de vergüenzas,
un ataúd de indecencias,
que llevas un mundo terco
que ya se hastió de sus duelos
y feneció sin quererlo…

  

A lo lejos

 

Ocaso de destellos ambarinos, balas de luces,
la vena impulsa la sangre de las doradas hogueras,
rojizas blancas en fuga, manos del prado celeste
y de la túnica pacífica, puños de verde azulado.
Juerga de peces y algas, corales y de sales,
cortejo de los cirros, paseos de gaviotas,
espíritu de bosques y vuelos del albatros,
viajeros del misterio y del silencio piedra,
momentos esmaltados de un áureo atardecer…

El Rey, resiste la premura de la oscuridad
con la sutil alquimia del encanto de algodones,
la trémula quietud de remolinos de antorchas,
vientos de un instante eterno, céfiro de ángel,
breve y profundo grito de un Dios desfallecido,
que clava cuchillos de fuego a este pedazo de tiempo,
a ese navío de furia, a esa impaciencia de auroras…

A lo lejos, donde el océano comienza para los amantes,
donde la casta arena se humedece con el beso
de los labios de espuma, orgasmo de olas
y el refugio de las novas se vislumbra imposible;
allí, a lo lejos, sobre esa roca
- testigo de arcanos y crepúsculos de siglos -
dos almas funden sus miradas en el horizonte
sublime y amarillo, etéreo y cristalino,
pupilas que veneran el hechizo de fuego,
agua, tierra, aire: Génesis de vida,
universo sin confines, sin fronteras,
ni cadenas: ¡Infinito!.


Allí, donde se engendran las leyendas,
suspiros del astro que calla su destino,
delirio de huracanes que aclaman la grandeza
de la soberbia Diosa, ¡Colosal Selene¡
leyendas concebidas por la cópula de luces,
historias de fantasmas,
de cangrejos y de estrellas,
de hipocampos y tortugas,
de cantos de sirenas…


…y de dos cuerpos desnudos
sedientos de la noche…

 

Ignacio Araya Dinamarca

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s