s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Nelson Nataniel Cornejo Jones
Nacionalidad:
Perú
E-mail:
inminentejusticia@hotmail.com
Biografia

Nelson Nataniel Cornejo Jones

Nelson Nataniel Cornejo Jones nació el 25 de enero de 1,961 en Bellavista, Calao, Lima-Perú. Desde niño y adolescente tuvo inclinación por los cuentos y novelas. Durante 25 años(1,988-2,013) ha ejercido la docencia escolar, preuniversitaria y superior. En el 2,004 se tituló en la Universidad Marcelino Champagnat como Licenciado en Educación en las especialidades de Ciencias Sociales y Ciencias Religiosas. Defendió el ideal cultoeducativo de "Salvemos las humanidades en la educación peruana" mediante una bibliografía donde los profesores y alumnos se relacionan con hechos históricos y culturales. Entre sus obras_que responden a este ideal_tenemos las novelas históricas "El Último Pisco Sour", "El Amor de los Conquistadores", "Un Cruzado en la Ciudad de los Reyes", "Los Huacos del Vikingo", el poemario "El Canto del Juglar" y el ensayo educativo "El Profesor Aprista".En el 2,014 formuló ocho peticiones educativas a la comisión de educación del Congreso de la República, observadas por el ministerio de educación.

 

DIOS  SALOMÓNICO

 

Gran homenaje a mi Dios salomónico

que me inspiró a componer estos versos

impregnados de historia, amor y sabiduría.

 

Creo en ese Dios misterioso

que acompañó a cristianos medioevales

en estas tierras santas de cruzados feudales.

 

Creo en ese Dios emblemático

que mediante vírgenes y ángeles

se apareció a los santos

en las épocas fascinantes de la Iglesia.

 

Me postro ante el Dios de Abrahám,

Moisés, Sansón, David y Salomón

para recibir la fe de tus mandamientos

plasmada con la fuerza de tu sabia aventura.   

 

  

                                 A MI  PADRE  JORGE

 

                             Entre seres que compartimos

                             con nuestras imaginaciones

                             nos alejamos para siempre.

                             Tú te fuiste a gozar de la morada eterna,

                              Y yo me quedé en la tierra prometida,

                              sintiendo telúricamente en mi corazón

                              el recuerdo de tu longeva agonía.

                              Tu ceguera homérica

                              llenó de fantasía mi pensamiento

                             al ver la luz de tu sabiduría,

                             impregnada en la pluma de mi inspiración

                             y en el pincel de mis alegorías.

                             Tu heroico coraje

                             resistió el dolor de los dragones

                             que sentiste en tu magno cuerpo

                             para coronarte de Augusto como tu nombre.    

  

  

                                       A  ELLA

                                      (VIAJANDO)

 

                                  Con un San Valentín melancólico

                                  dejé de verte aquel verano.

                                  Y cruzando tú el océano

                                   te llevaste mi linaje británico

                                   y mi corazón americano.

  

                                 Fue tu viaje insular

                                   el que se idealizó entre el cielo y el mar.

                                   Mi fantasía medioeval

                                   de sentirme rey europeo

                                   que pone a merced de su corazón

                                   la espada de la pasión,

                                   que conquista sentimientos

                                   y siembra pensamientos.

  

                                 Aún percibo tu fragancia zíngara

                                   que emana el oleaje de tus cabellos

                                   y tu mirada sosegada.

                                   Aspirando profundamente tu recuerdo

                                   te traeré a mi tierra afrodisiaca

                         

  

                                            P E R Ú     H I S T Ó R I C O

 

                                            De las cavernas del Pacaicasa

                                            salió aquel hombre

                                            que modeló su historia

                                            con los huacos de sus antepasados.

  

                                          Luego ennobleció su pensamiento

                                            con el plumaje imperial incaico,

                                            para después envanecerse

                                            con la coraza conquistadora

                                            y con el sombrero virreynal

   

                                           Al darse cuenta que era libre

                                             Voló con las alas de las aves rojiblancas,

                                              Y con la luz de sus pupilas

                                               quemó las cadenas de los oprimidos.

                                              

                                             En cálidos combates y batallas

                                               defendió sus tierras codiciadas.

                                               Y cuando despertó con el canto de los héroes

                                                vibró en su corazón la voz de Perú.

  

  

                                           I N S U L A N D O

  

                                        Insulando por el Atlántico

                                         llegué a tu isla.

                                         Y explorando tu dulce naturaleza

                                         cabalgué por tus protuberancias.

                                          Luego saborié tu recóndito néctar

                                          para descubrir la humedad de la ribera

                                          que unió tu barca y la mía.  

                                          

                                         Izando la vela

                                           volví a explorar la selva de tu isla.

                                          

                                         Y al tratar de subir la montaña

                                         

                                          me deslizé por las siluetas de las pendientes.

                                            No sé como  llegué a ese bosque.

                                            No sé como me perdí en esa caverna.

                                            Pero si sé que disfruté de sus manjares

                                             y  que me abrigué con la piel de su corteza.

                                            

                                           Han pasado ya unos días.

                                             Han pasado soles y lunas.

       .

                                           Pero aún veo en el horizonte estrellado

                     

                                           La ínsula de mis pasiones,

                        

                                           donde mi remo 

                                             desfloró sus ostras marinas y virginales.

  

  

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s