s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Cesar Adolfo Alva Lescano
Nacionalidad:
Perú
E-mail:
alvavallejiano@gmail.com
Biografia

César Adolfo Alva Lescano

Cónsul de Poetas del Mundo - Trujillo/Perú

Poeta y Profesor
Nacido en Cascas, el 12 de octubre de 1918. Es considerado como otro de los pioneros de las letras liberteñas. Ya en 1948 se le ve desempeñando como auxiliar de Práctica Profesional en la especialidad de Castellano y Literatura de la Universidad de Trujillo cargo de lo desempeña hasta el 1° de julio de 1959 en el que se le nombra como Profesor del curso de Castellano de la sección preparatoria a Estudios Superiores de la misma Universidad. En 1960 se le nombra como profesor de Castellano Teórico y Práctico hasta que cesa en la Docencia Universitaria en 1983 pasando a servir en la Universidad Antenor Orrego de Trujillo, desde su Fundación.

Su labor la ha desplegado tanto en la actividad educativa como en la cultural y social. Es Doctor en Educación y fue Primer Presidente de la Asociación Nacional de Escritores y Artistas del Perú, Filial Trujillo. También ha sido profesor y luego Director del Colegio Nacional San Juan de Trujillo.

Como escritor, sacó a luz su primera obra en verso titulada “Romancero” (1944) donde él mismo dice que con demasiada demora se propuso publicar los versos que contiene el libro, versos que estuvieron silenciados y guardados en el relicario de los recuerdos.

Alva Lescano, siempre se le reconoció su valía en el campo de las letras. Allí destacó nítidamente pero no logró publicar algo propio, algo que le diera partida de nacimiento en este espinoso y bello campo. Hasta que se animó y es así como nos regaló su primer libro “Romancero” llamado así por usar en los versos la métrica octosílaba en su estructura formal con variantes contextuales, que es una de las características de los amantes de la poesía que descubrieron la manera de inmortalizar sus sentimientos. Es uno de los pocos escritores que han dado a su poesía la métrica tan dejada de lado para dar paso al verso libre, sin embargo, Alva Lescano, nos interioriza con sus creaciones a un mundo lleno de confesiones humanas.

Su amistad con otros vates como Horacio Alva Herrera, Wilfredo Torres Ortega, Carlos Humberto Berríos y muchos más, le incitan recordarlos con suprema generosidad. Los romances dedicados para ellos, amén de su Romance de la Muerte y el otro Romance de la Pena, elevan a Alva en el pináculo de la admiración. En ellos hay belleza, cultura, afecto. Alva se descubre ante sus amigos, ante la muerte, ante el dolor; y tomando de todo el libro sólo algunos poemas, sentimos que su creación se torna cariñosa, apegada, veraz y canta en estos poemas romances elevados, sobrehumanos mostrándose como un excelente innovador.

Sus distinciones en el campo educativo del Perú son: “ORDEN DE LAS PALMAS MAGISTERIALES” “DOCTOR EN EDUCACIÓN” “PROFESOR EMÉRITO”

En el año 2011 asume el compromiso personal y de su Institución vallejiana junto a Alfred Asís, Luis Sánchez Rivas y la Asociación de ex alumnos Sanjuanistas de Trujillo y Poetas del mundo, para generar la obra mundial “Mil poemas a César Vallejo” la cual es presentada en el año 2012 en una travesía que abarca todo el territorio peruano hasta las alturas de Machupicchu y en diferentes escenarios mundiales.

Reconocido mundialmente en la obra que le realizó el poeta chileno Alfred Asís, junto a Poetas del mundo en un libro que fue editado en Isla Negra, Chile y llevado a Trujillo para sus presentaciones en diferentes escenarios de la Nación peruana en conjunto con el Instituto de Estudios vallejianos de la “Universidad Brighan Young” de  Utah EEUU y “Capulí en tierras de Vallejo”

Este año 2015 es nombrado para la promoción del emblemático Colegio San Juan de Trujillo, un merecido homenaje a la trayectoria de tan ilustre poeta y Profesor, que ya cumple sus 96 años y sigue al frente del Instituto de Estudios Vallejianos de Trujillo rodeado de los vallejianos del Perú y el mundo.

 

(De “Mil poemas a César Vallejo”)

A César Vallejo:

Polvo y llanto en el sepulcro

El tiempo musita silencio y recibe con tristeza

los hados milenarios que se inclinan

al caer sobre la pena.

Destila llanto la alborada

y termina su dolor en el poniente.

Qué aflicción consume el alma buena

que se rompe en pedazos de congoja interminable.

Sufre sin medida sobre el polvo del sepulcro,

deteniendo la onda del silencio y la mirada.

César murió, y descansa su tormento

en la oquedad sepulcral de la tierra amorosa,

donde el frío nunca acaba y pervive al infinito, al sufrimiento.

Caudal de recuerdos dolorosos y hermanados,

rondan el ara de perpetua amargura, silente, inolvidable.

César fue, vivió y murió de vida y no de tiempo

anhelos tempraneros, abismados, sin fondo;

llevando consigo sus días, sus dolores, sus caminos, sus calvarios de

/tormento, sin cansancio, sin salida;

convertidos en clamor de las edades.

El corazón sensible, entristecido, padece

inconsolable;

Mantiene la imagen del poeta, permanentemente, lo aclama, lo venera

/e inmortaliza.

César, de la noche sensación humanizada

viaja sus senderos, lleva sus delirios, sus triunfos, sin desmayos, sin

/reproches, olvidos, negaciones;

va sobre el surco de la gleba fecundante de la tierra,

sobre el genio que conquista eternidades,

sobre el orto que ilumina los caminos,

la ferviente oración que se pronuncia en el verbo,

la quimera, el ensueño llevados por el viento

César vuelve y vuelve en el plinto de la fama,

con su carga de nostalgia, con el ritmo de su verso,

con la fe sin desmayo, abrazando al Hombre, en cuya fuente, siembra

/sentimientos y eternidades;

descubre su amante corazón enardecido por la gloria sin saberla;

que se agita en la agonía, que se quiebra en el silencio, que se queda

/temblorosa en la tierra,

en la vida y el viento.

César Vallejo ¡Vuelve!Y hallarás las multitudes que te aclaman, sin

/abandono, sin negaciones, ni soledad, ni castigos;

contemplarás tu mundo lleno de triunfos, de tus bondades, de tu genio,

/enarbolando los pendones de tus sueños y tus glorias.

***

 

“Homenaje a José María Arguedas”

Rasga el cóndor la onda de los cielos

en su vuelo por montes, pajonales y quebradas

Lleva en sus alas y vigilantes miradas

la triste vida de la raza que espera consuelo.

 

José María, fecundo escritor peruano

moraste alegre en el corazón indígena

escuchaste el yaraví de la dulce quena

y escribiste tus novelas con amor de hermano.

 

Las páginas de tus obras son semillas

de la eterna esperanza de la raza

que vive al margen de la historia.

 

Sueña ilusiones en su tierra amada

y en los profundos valles de la tierra

esperando alcanzar la esperada victoria.

***

 

“Romance de unos ojos”

(De “Romancero”)

Fulgores de las auroras
vibraron entre las sombras,
y mundo de tierna paz
se iluminaron a sola.
Y en medio de este silencio
de suaves noches luneras,
brillaron entre las sombras
dos amorosas estrellas.
Se diría que luceros
se rompieron en su seno
y dejaron escaparse
el misterio de los cielos;
y apenadas las regiones
de silenciosos arcanos
entre las sombras quedaron
como espectro de los astro.
Cortejo de luces mustias
entre celajes perdidos
acompañó los misterios
de tus dos ojos esquivos;
que reflejaron silentes
luces de amantes luceros
un día de gran ternura
de amor, de gracia y de cielo.
Hubo de ser en las sombras
el pacto de los luceros,
reflejando con amor
la obra de Dios eterno;
por eso tus bellos ojos
son consecuencia y misterio
que han llegado entre alboradas
de los arcanos del cielo.

***

 

“Panorama Lírico”

Al pie del cerro de Cabras
descansa Trujillo hermosa
al calor de sus ensueños
y envuelta en plácida aroma;
de sus calles y sus plazas,
iglesias de la oración
donde se elevan a Dios
las plegarías del amor.
Sus casonas solariegas
llenas de gracia y candor
que dejara un día Hispania
clavado en el corazón.
Su histórica plaza de armas
con su grande monumento
pregonado ¡Libertad!
a todos los cuatro vientos.
Allá distante y silente
la opulenta Chan-Chan
cargada de rica historia
y de espíritu inmortal;
y su pregón de esperanza
llegada en alas del tiempo
resuena en el infinito
con caracteres de eterno.
Todo circunda su suelo,
y arrullada por el mar
la ciudad finge nostalgia
de su espíritu ancestral;
y al conjuro cristalino
de su ámbito vesperal
se aduerme en sus esperanzas
de tener la Libertad.

***

 

“Instituto vallejiano”

 

Sembrado de ilustres

En tu caudal vamos avanzando Vallejo amado

Cada fruto de tus letras

que hemos sembrado

se endulza con la voz de vallejianos.

 

Esta oficina, quizás silenciosa y sombría

es fuente de luz inagotable de tu obra

que renace y renace en Trujillo y el mundo entero

una y otra vez anunciando el compromiso leal

por una mejor humanidad.

 

Es tu palabra, César de mil noches y días

de inviernos fríos y sufridos

que llevamos en el alma por siempre

en poemas y suspiros

grabados en la mente.

 


 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s