s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Gloria Mercedes Ortiz
Nacionalidad:
Colombia
E-mail:
gloriamor2@gmail.com
Biografia

Gloria Mercedes Ortiz

Gloria Mercedes Ortiz Romero, nacida en Bogotá, Colombia, hace 62 años y he dedicado mis días y mis noches a  sentir la vida, propia y ajena, en sus expresivos detalles de color, sonido, intensidad, levedad, arco iris de sueños, realidades y mucho amor. Soy maestra desde hace  41 años y he padecido en dicha y dolor, muchos de los  momentos de la vida de mis estudiantes. Parte importante de mi poesía es un sentimiento de solidaridad, amor y esperanza, con las múltiples violencias que viven jóvenes, niños, hombres y mujeres.

Comparto tres de mis poemas, testigos en grafías, de algunas experiencias de dolor de jóvenes de los sectores marginales de Cali-Colombia.

*

¿QUIENES SON ELLAS?

 

Mil formas de morir

Una, diez, cien  veces.

Truncados ya sus cuerpos

Cerrados ya sus ojos

Sólo mantos de olvido

Como única mortaja

Serán   sus días venideros.

Olvido de cantos,  risas, juegos,

Olvido del destello de sus ojos

Que avizoraban días

Cuando al crecer danzaran.

Olvido de sus sueños

Venidos  de confines de frescura.

Olvido de  placeres

Presentidos en sus pieles.

Olvido del olvido de los otros,

 Tejidos de esperanza.

Olvido  etéreo

 Truncado ya el suspiro.

 

Olvido de las fauces

Que   desgarraron   sus almas

Olvidos de presencias

 Deambulantes

Aún en las pizarras del canto

 Y de la vida.

 

CUANDO ESOS CUERPOS LA ARRASARON

 

Ella en  fragmentos

Intenta adherirse

Entre ramalazos

 De culpas ancestrales.

Se sobrecoge el cuerpo entre sus brazos

Y no encuentra el lugar donde repose el nombre.

Sólo espaldas

Encuentra en su diatriba

Sólo rostros

Sin ojos le responden

Sólo gestos

Sin alma le contestan.

Fue atravesada

Y fulminada por rayo en bosque

Fue  zaherida

Dividida por daga en  la madera

Fue tan vaciada,

 Cántara derramada en su faena.

Sin embargo,

¡Oye un grito!

Se levanta en tensión

Entre la vida y la muerte

Y se yergue incólume y serena.

 

PARCE DE MI BARRIO

 

Mil voces lidian tu destino.

De prisa se suceden

Una a una tus presencias,

 No hallas

Raíz húmeda y firme

Y te envuelves en torbellinos

De sordidez, indiferencia, caos.

 

Niño instalado

En la levedad

Que te condena y te salva,

Niño sensible y duro

Niño adulto

Padre del padre,

Te amordazaron

La  mirada.

 Un dolor premonitorio

Anticipa  tu mañana

Y prefieres  agotar

El  vestigio vital

Que te circunda.

Niño

Que te asomas al abismo

Del para qué crecer

Sin un mañana,

Sin un presente de horizontes,

Sin un pasado

Que en arrullos

Te iniciara.

 

Niño

De promesas lentas

Y rápidos olvidos

Exhorta al cóndor

Que habita en tus entrañas

Y elévate a los Andes

Circunda los mil soles,

 Vuelve a beber las fuentes siderales,

¡RENACE!

 

 

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s