s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Ernesto Lobo
Nacionalidad:
Perú
E-mail:
editorialcielogris@gmail.com
Biografia

Ernesto Lobo

Ha escrito 35 poemarios, es el director del blog Poe3ía y Opinión. Tienes publicadas dos novelas (“Las Ramas del Olvido” y Solsticio de Verano” en Amazon).  Nacido al sur del Perú en la villa de San Pedro de Tacna.


Flores de otoño

                                      En este abrigado lugar

                                   Por las plácidas sombras

                                   De las tardes de abril

                                               Dejaste caer aquellas frutas de otoño

                                   Sólo Dios sabe quién te las dio…

 

                                                           Te recuerdo cual liebre caminar

                                               Por los prados

                                   Entre las sombras húmedas de los almendros

                                   Acariciando el aire

                                   Los pétalos de madreselva

                                   Los latidos del tiempo…

 

                                   Me sorprendió el cesto entre tus manos,

                                   Sus redondas formas

                                   Sus trenzas de estera,

                                   Aquellos olores a frutas de otoño…

 

                                   Recuerdo ver volar de tus manos millares de mariposas

                                   En infinitas chispas de color acerando tu rostro

                                   Con una semilla roja de puro carmín…

 

                                   Es cuando juré seguirte                  amarte

                                   Guiado por los jazmines y las huellas de menta

                                   En el rumbo de la azucena y los gorriones

                                   Seguirte en las cascadas

                                   Detrás de las rocas

                                   Por donde el ciervo rehúye el mundo… 

 

                                   Juré llegar a ti

                                   Con las manos rendidas

                                   Cargado de flores otoño...

Ernesto Lobo en “Espacio Vital”. Febrero 1996.


           Mi valle

                                   Para acceder al valle

                                   Hay un hito en piedras blancas

                                   Lava seca de otra era

                                   En donde los caminantes arrojan flores

                                   Al apartarse hacia el desierto...

 

                                   Piedras de lava donde brilla el sol del mediodía

                                   Por donde muere opaca la tarde

                                   Por donde florece el añil de la noche

                                   Como un cuerpo agazapado tras su presa...

 

                                                                       Las largas varas de caña

                                   Venas secas y botas de aguardiente,

                                   Se llenan de brisas nocturnas

                                   Que agitan sus negras alas

                                                                       Son metales rompiendo el silencio,

                                   Son  cadenas, clavos  y maderos,

                                   Infinitos ruidos taladrando surcos

                                   Tapiando acequias

                                   Derribando troncos,

                                                                       Cabalgando en lenguas de piedra y lodo

                                   Un crujir de las montañas

                                   Que sueltan sus silencios rumbos

                                   Huellas de nada mordisqueadas por insectos al mediodía...

 

                                   Un hito de piedras blancas

                                   Cubiertas de flores secas

                                   Preludian las fronteras de la muerte

                                                                       En el borde mismo de mi valle...

Ernesto Lobo en “Espacio Vital”. Febrero 1996.


Traperos....

                        Frente a las lánguidas                     hirvientes hileras de piedra ígnea

                                   Fósiles vivientes que a veces

                        Con sus córneas ciegas o cansados brazos

                        Húmedos traperos son

Errabundos por las secas riveras

                                               Rompiendo palmos contra

                        Gaviotas, gallinazos,

                        Famélicos perros viviendo en sus huellas...

 

                        Columnas sedentarias son

                        Invadidas a soledades,

                        Invadidas de tiempo y vida

                        Nómades por compasión...

 

                        No hay molinos a sotavento,

                        Ni pausas de caballerías,

                        No hay cabildos ni rejas

                        Sólo un cauce seco

                        De montañas en la sombra

                        Muchas huellas

                        Una interminable hilera

                        De libre camino hacia el ser...

Ernesto Lobo en “Erosión acústica”. Diciembre 1996.


Puentes y templos...

                        Bajo los puentes

                        Se han secado los templos

                        Construyendo senderos de cal…

 

                        Se han levantado criptas a la noche

                        Cubriendo las sombras con mantos

                        O velos o sotanas grises

                        Tal vez grises tal vez negras…

 

                        En las noches de invierno

                        El cielo oculta la luna,

                                   Creando el tiempo de las tinieblas

                        Donde silenciosos gimen

                        Los cauces secos del viento…

 

                        Son los templos de la noche

                        Aquellas piedras rugosas

                        Por donde corren estériles vírgenes

                        Y el olvido,

                        Aquellos viejos robles roídos

                        Atenazados por golpes blancos

                        Deshaciéndose en granos invisibles

                        En el perfil del horizonte…

                       

                        Templos oscuros atenazados

                        Puentes sobre el olvido

                        Tierra ignota y seca

                        Arados, manos crispadas, gruesas,

                        Gruesos vientos y nada...

                        Nada...nada...

                        Un largo vacío en las naves del templo…

 

Ernesto Lobo en “Erosión acústica”. Diciembre 1996.


Juegos de campo... 

                                    

Qué quieto aquel verdor a un palmo de mano

Fácil sumisa grama

Corres entre mis dedos

Corrigiendo sensaciones de siempre,

 

He tenido el húmedo blando de tus congojas cerca, tan cerca de mi rostro,

Que aún percibo ese aliento a hierbas salvajes

A cocimientos, en el timbre de tu voz,

 

Pero extiendo los brazos y palpo las uvas,

Siento el pelaje fino de las almendras maduras, de las brevas

 Inmensos remansos de tierra en la que juntos

Apisonamos nuestros pasos,

 

Cae ahora la noche, sensual, bella,

Orlada de breves guirnaldas de plata,

Cae simplemente,

Cae recostándose entre el viento y la grama

Embriagada de frutas dulces y frescas y tiernas

Horas arrancadas en otoñales días,

Cae, y la veo inclinarse para dormir sobre su propia sombra,

Simplemente junto a los juegos del manantial...

Ernesto Lobo en “Historia a Tierra”. Mayo 2001.


Vientos...

Esta mañana se han marchitado los vientos

Sus pálidos pétalos llevados por los primeros

Deshielos cruzaron las altas laderas, los ajenos

Cerros inéditos,

 

Esta mañana el sauce dejó volar las golondrinas

Y esperó vanamente por el verano,

Aquellas luces fugaces cayendo del sur…

 

Te he esperado al extremo opuesto

De la vida creyendo en tus blancas manos

En el oscuro sabor de tus caricias...

 

Te esperé, también ayer sentado junto a mi nostalgia

Jugando con todas las dulces frases que alguna vez te dije...

 

Ahora pretendo esperar el fin de otra historia

Sin ningún recuerdo entrelazando mis dedos...

 

Quiero creer que este amanecer será blanco

Que al volver gris el día germinarán flores en la vereda contigua...

 

Quiero saber si las últimas voces del otoño

Se irán con mis canciones o con los ecos lejanos de alguna risa...

 

Pero esta impronta mañana

Al caer el viento

Dudé al escoger mis frases

Al buscarte entre la multitud y las calles...

 

Dudé sobre la tierra misma

Sobre el olor a grama fresca

Sentí todos los fríos cruzar

Rumbo al mar…

 

Esta mañana se marchitó el viento...

Ernesto Lobo en “Historia a Tierra”. Mayo 2001.

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s