s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Karla Linco Acua
Nacionalidad:
Chile
E-mail:
karlitalinco@gmail.com
Biografia

Karla Linco Acuña

BIOGRAFIA ELABORADA POR UN RECONOCIDO PERIODISTA DEL SUR DE CHILE: Dennys Salazar Ñirril.

La poesía de Karla Linco Acuña camina desde las faldas del Volcan Osorno. Allí, en un pequeño pueblo llamado Cascadas creció junto al lago llanquihue y bosques milenarios, en 1983.

Karla mantiene intacta en su memoria el devenir de su familia, que como muchas vivió el desarraigo producido por la migración campo ciudad, consecuencia inmediata de los procesos de usurpación territorial que desde fines del siglo XIX viviera la sociedad Mapuche(pueblo indigena de Chile). Mantiene intacto en su memoria su “tuwun”,  arraigado a la zona de Tacamó, a 5 kilometros de Osorno; mantiene intacta también la historia de su abuelo, que aprendió de su madre las labores de partero de la comunidad y quien a los 30 años debió abandonar su lof (familia) para redicarse en la ciudad. Allí tuvo cuatro hijos, que crecieron sin tierra, sin kimun, sin rakizuam,  y según cuenta, avergonzados de su apellido. De ellos el único varón  fue Samuel Linco, su padre, quien junto a Alicia Acuña la trajeron al mundo, ahí, en Cascadas, donde su poesía comienza a caminar.

Estudió en un Colegio Católico en Río Bueno; fue allí donde comenzó a sentir atracción por la rebeldía, por la reflexión, el pensamiento político y la acción social. Sentimiento fomentado en su familia, donde reconoce, siempre fue motivada y jamás se le negó la posibilidad de expresar su pensar, pese a que muchas veces iba en contra de lo que otros decía. Lo Mapuche también vino en ese época, en esa zona, con amplia impronta alemana, otra de las consecuancias de la usurpación de tierras mapuche.

Ya cuando le tocó definir su futuro laboral fue el Trabajo Social lo que la llamó, etapa en la cual continúo cultivando el pensamiento y acción política, sin militar en partido alguno.

Ahora bien, en el año 2006 se inicia un proceso de recuperación de tierras en la ciudad de Osorno, ciudad donde finalmente se estableció.  Proceso en el que participó activamente durante un año, desafortunadamente sin resultados positivos.

Sin embargo, la experiencia ganada, así como la convicción de que tales acciones son necesarias de realizar para el Pueblo Mapuche fue la mejor lección.

Los pasajes anteriores son parte de lo que impulsa a caminar a la poesía de Karla Linco Acuña. “Yo escribo seudo poesía”, dice sin tapujos, argumentado que debido a no poseer estudios en la materia no ouede decir que efectivamente la escribe.

Pese a ello, la pluma  de Karla Linco Acuña remarca y fustiga la injusticia, el sentimiento del oprimido, la simbología mapùche, la bohemia, los estados animicos y el amor en todas sus expresiones : el de compañeros, de madre, de hija, de hermana, de caminante y una largo etcétera, como el que espera seguir  caminando la poesía de esta poeta nacida a los pies del Volcán Osorno.”

 

 

LA AUSENCIA DONDE HABITO

 

Aún disponiéndome a tu ausencia
y a las mañanas sudadas de mirarte y no hallarte
entendiendo que el simulacro de la muerte 
es el punto de partida para lanzarme a buscarte 

y aún más, 

muriendo dos veces por día,

con la memoria en blanco 
vacía como este papel antes de ser escrito 
habiéndome necesitado 
habiéndote necesitado

intentando cerrar los ojos para dibujarte 
soplando las manchas del carboncillo para alcanzar tu imagen

custodiando mis puertas por dentro y más adentro de la piel 
escapando del reloj y el oro para no distraerme de tu rostro
apagando las luces que me lleven de tus ojos 
coordinando el funeral para todas las alarmas y notificaciones de mensajes
suspendiendo las partículas que componen tus manos 
juntando los nudillos con la que es mi mano

envidiando el silbido que le haces a tus pájaros 
los besos a tus perros y las caricias que repartes en casa

para luego volver la mente al blanco...

Muero y vuelvo tantas mañanas
camino y sueño avanzando hacia ti 
para que me silbes como tus pájaros 
me beses como a tus perros 
y disfrute coleccionando las caricias como las que das en casa 

y entonces, 

aún muriendo y volviendo dos veces por día,
disponiéndome a encontrar el epicentro de tu ausencia 
o escarbando todavía los sueños que tengo contigo 
aún así se siente el vacío, un enorme vacío
Y la mente redunda en el blanco 
y las paredes no registran huella 
y la muerte en simulacro no ha llegado por este día 
y los dedos tampoco han tomado lápiz 

entonces, es muy probable que esta hoja jamás haya sido escrita

y tu ausencia no sea más dolorosa que la caída libre por haberme necesitado 

después de haberte necesitado

y las manchas de mis manos sean los nuevos golpes de tus nudillos compactos

aplastándose en la idea de mi mano

y tal vez tu imagen que almaceno por las mañanas ya desvanezca 

y al abrir las pupilas no logre formar más que puntos luminosos en el techo blanco 

donde desaparecen también tus cejas 

y un verde fosforescente tape todo el espectáculo que nos sostiene 

porque aun disponiéndome a tu ausencia, quizás solo puntos 
y una mancha verde ahora habiten permanente desde el techo 
hasta las paredes solitarias de esta casa...

 

 

A ESOS QUE LUCHAN


Te quiero compañero,

te quiero con tu soltura

te quiero con tu locura

que en los labios desenvuelvas

te quiero caminando 

por calles abiertas

con la Juana sonriente, 

con el vaso de chicha 

con la cara llena de risa 

y por las mañanas respirando profundo

aguardando la calma 

para encontrarle la maña a este mundo

sin pretender someterse a la prisa

te quiero como pizarrón a la tiza

por que como tú no hay ninguno

que a esta falsa realidad le gane por paliza...

Te quiero entrañable amigo

porque tienes sangre caldúa

porque disipas toda duda

cuando la niebla se nos cruza

te quiero porque eres "pelusa"

que encara a los que se creen jerarcas

y tu tan sabio remarcas 

el daño que nos han hecho

amenazando que estas al acecho

y que si otra vez nos joden 

¡a la mierda los mandas derecho!...

Te quiero hermano mío

porque a cada esquina le pintas tu huella

porque vas dejando en ella

la fuerza que te caracteriza

porque no te has muerto en el intento

ni nunca dado por vencido

por que tus brazos se llenan de colorido

cuando tus manos aprietan la tierra

que tu canto no se duerma 

cuando baje la luna

y que se llene de espuma

tu boca de rabia eterna...

 

¿QUE SUCEDERÍA?

¿Qué pasaría si existiese
el inquietante momento en que un día de estos, 
caminando por la calle,
sin ritmo constante y con la mirada altiva,
vea pasar de pronto, por mi lado de la vereda,
a una idéntica a mí?,
a una con los mismos ojos, con la misma cara,
alguien que también soy yo, pero no igual,
una que recorre el camino de ida, con la vista en el suelo,
pensando quizás que en algún lugar del mundo
o acaso en otro tiempo, hay otra como ella, tan o más igual a ella,
recorriendo el mismo camino, pero de vuelta,
con la mirada altiva y el paso arrítmico,
pensando, de igual manera, que en algún lugar del mundo
y tal vez, en ese preciso instante, hay otra persona como ella,
probablemente escribiendo sobre la vida propia
y sus posibles alternativas,
donde todas ellas, aún con la cabeza hacia el suelo
o el caminar sin ritmo,
confluyen en similares características,
como la viciosa manía de enfrentar recorridos que duren
exactamente un track completo,
ni un segundo más ni un segundo menos,
o simplemente, sumergen con pena la cabeza bajo el agua
o bien se suspenden sobre esta,
como el día en que lloraron sobre un lago mientras llovía…
Si todo esto sucediera realmente, entonces,
¿qué pasaría...?

 

 

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s