s
s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Jairo Enrique Guerra Cabrera
Nacionalidad:
Colombia
E-mail:
jairoguer@gmail.com
Biografia

Jairo Enrique Guerra Cabrera

Nace en Bogotá república de Colombia el 03 de octubre de 1957, Dramaturgo, poeta, ensayista, narrador, guionista, investigador pedagógico y cultural, Químico puro de la Universidad Nacional de Colombia, especialista en docencia universitaria y Magister en la enseñanza de las ciencias. Actor y director del grupo teatral ESCENA LIBRE, Integrante del Consejo Nacional de la Artes y la cultura durante 8 años, Coordinador de los procesos de recuperación étnica, lingüística y cultural de las 73 comunidades nativas de Colombia, Director de las revistas Materi Leri Lero y Yaghé, Director y orientador del Museo Luís Alberto Acuña de la ciudad de Villa de Leyva, Catedrático universitario en varias universidades de Colombia, fundador y orientador de la sociedad de La Metáfora (Grupo literario), director educativo e integrante del Comité de dramaturgia infantil y el Encuentro Mundial de Teatro Infantil y Juvenil, Proponente del modelo educativo y pedagógico de la ESCUELA INVESTIGATIVA. Entre sus publicaciones se encuentran RITOS DE AMOR Y MUERTE (Poesía), JUGUEMOS AL TEATRO (Dramaturgia), PARADOJAS DEL RETORNO (Poesía), TEATRO EN ESCENA (Dramaturgia), EL SEÑOR DE LOS SUEÑOS (Ensayo pedagógico), LOS CUENTOS DE JAÉN (Narrativa), MENDROS Y FRACTALES (Poesía), LA ESCUELA INVESTIGATIVA (Pedagogía). Actualmente dirige el movimiento APOSTOLES DE LA POESÍA y el ENCUENTRO POETAS DE LOS ANDES.

 

1. Del poemario Ritos de Amor y Muerte

 

Yaghé

 

Si deseas conocer los límites del mundo

acércate a los confines del universo

y cuando te halles

próxima al hueco negro del final

allí donde comienza la Nada,

preciso donde se acaba lo que existe

coloca enfrente un espejo cóncavo

y sigue andando en su reflejo.

 

                                             Bogotá 1989

 

2. Del poemario “Paradojas del retorno”


Bitácora de Vuelo    

 

Un cántaro de quimeras

de a gotas entra en reboso

unas vienen en galope

desde las cuevas ventrales

cuando el fuego era oculto

otras, adelante, viajan en destino

buscando las tinajas

colmadas de pectorales áureos.

Pies descalzos moliendo la hojarasca

y aleteos de tucanes

presagiando los jaguares

y la larga anaconda.

 

Cadenciosas gotas de dedos

repican en el piano antaño clavecín,

pequeños suspiros

ventean en la quena,

antaño el fémur de mis ancestros

y el fuego se enciende

para acompañar las bocas

abiertas al canto.

 

Ocarina de animales secos,

adorno ancestral del olvido,

gritadora de lamentos,

imitadora de pájaros en celo,

entra a mi alcoba

y rompe las paredes,

los duros espejos

tráeme la laguna más alta,

la del cielo.

A borbotones sólo las sombras

oscurecen solas,

las siluetas desaparecen

entre los claros del bosque,

cuando las astillas de Sol

calientan los volcanes

y el peregrino huye

hacia el vientre de la tierra.

 

La muerte a destiempo

agota los nervios,

entonces

para qué los partos ?

entonces

para qué nosotros ?

 

La muerte a destiempo

paraliza los motivos

entonces,

para qué los astros ?

entonces

para qué el planeta ?

 

La muerte a destiempo

mata los amores,

entonces

para qué tú,

frágil crisálida de los vientos ?

 

Entonces

para qué tu vientre

amada,

para qué ?

si sólo nos matamos

a destiempo, cuando tenemos todo el tiempo

para descansar del mundo.

 

Entonces,

entonces,

entonces ?

 

 

Testamento

 

Ahí te dejo la tarde calma y soleada,

colmada de retazos verdes a la intemperie,

herencia de luces y rocío,

testamento de los dioses.

 

Me refugio en los ojos cerrados,

escondite de penumbras y nada.

 

Te dejo la mesa servida,

la sopa hirviendo,

el café sentado.

 

Te dejo recuerdos envueltos

en hojas de tiempo,

memorias de ancestros,

algunas leyendas,

el ritual cotidiano

y otros pormenores

heredados a los hijos.

 

Guárdame las lunas,

las más enteras.

Sigue contando estrellas

y en el mar las arenas.

 

Te ofrendo la humedad,

el frío y los sudores

y el cigarrillo humeando

desde el cenicero.

 

Te encargo del celoso cuidado de los pétalos,

de las mariposas y las filas de hormigas,

de los alces alados y rinocerontes con pico.

Te recomiendo todos los vuelos,

todos los gritos,

todos los pálpitos.

 

Ahí te dejo todos los tiempos,

el futuro hasta el final,

hasta el retorno.

Mis canas dispersas sobre la almohada,

las sábanas colgadas en el patio,

colillas y cenizas regadas en el piso.

 

Junto a las botellas

te dejo el mar y algunas ballenas,

la casa en escombros

y el costurero de la abuela

con la llave en la alacena.

 

Del último cajón del armario,

debajo de todos las calcetines sucios

recoge los escudos,

las patrias

y todas las banderas,

con mi cadáver quémalo todo

ventila las cenizas con la borrasca

y las tormentas del desierto,

mézclalas con ciclones y huracanes,

después,

cuando ya no recuerdes tu destino,

recuéstate hasta el otro amanecer.      

1994

3. Del poemario “Meandros y fractales”

 

I

 

Caminar sólo por los caminos ya caminados,

Buscar la piedra del descanso

Y pensar en detenerse,

Es como seguir andando

Con el mundo que nunca se detiene,

Y con su todo que sigue andando.

 

Quisiera poder detenerme sin andar,

Sin tiempo y sin verbo corporal

Para poder detenerme en algo,

Y tomar otro camino,

Variar el rumbo de lo andado.

 

Pero acaso, ¿existe algo para detenerse y poder detenerme en algo?

El camino se bifurca y los meandros se diluyen.

Tú te puedes detener,

Pero el camino sigue andando.

 

 

VI

 

Comprensiones de la sensación

Fluido instintivo del conocimiento

Caminos sinusoidales

Decisiones sin comprensión

No es el saber, es el aprender

Prenda metafórica colgada de los órganos.

 

No es lo que se comprende

Sin saber para qué se comprende

Y en el abismo de la ignorancia

Las comprensiones no nos comprenden.

 

Las palabras y sus huellas no son saberes

Son  sonidos que intentan entender

Quien comprende no habla ni escribe

Continúa su camino en el abismo

Hasta encontrar su camino

Somos una comprensión de los destinos.

2013

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s