s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Chema Gmez Hontoria
Nacionalidad:
España
E-mail:
chemagohon@gmail.com
Biografia

Chema Gómez Hontoria

Chema Gómez Hontoria, nacido en San Lorenzo de El Escorial en junio de 1970. Dicen los que le conocen que desde pequeño tenía una gran afición por la literatura y que pronto empezó a escribir poemas. A él le gusta decir que una noche se le apareció el espíritu de Arquíloco de Paros que huía de alguna batalla ya sin escudo y sin lanza. Arquíloco obligó a Chema a ser poeta y Chema obedece este mandato solo de vez en cuando. De joven ganó varios concursos literarios, más de prosa que de poesía debido a que Chema obedece más al espíritu de Gómez de la Serna, mucho más moderno y simpático que Arquíloco sin duda. Aun así en 2013 publicó su primer poemario (Vértigo Idóneo), participó en alguna que otra antología, como la publicada por Baterbly Ediciones En legítima defensa. Poetas en tiempos de crisis . Hay textos suyos en varias revistas como  Acantilados de Papel, Oriflama. Aunque no le guste mucho participa en varios recitales. También es coordinador del taller de Creación Literaria del Ateneo Escurialense desde 2008 y creador y director de la revista online www.elecodelasierra.com. Podéis conocer más de él en su web www.chemagomez.com e incluso contactar por twitter @gohonchema

 

COMO UN GATO

 

Te observo altivo,

desde lo alto del árbol,

no tengo vértigo,

ni miedo a caerme.

Observo tus juegos,

tu indiferencia fingida,

y me da igual,

yo soy muy feliz

en lo alto del árbol

Pero aunque solo imaginases

que quieres bisbear,

saltaría desde arriba,

sin miedos,

sin vértigos,

moviendo el rabo con alegría,

me recostaría en tu regazo,

de caprichosa indiferente.

 

OMEGA ALFA

 

Quemando barcos no botados,

para no llamarme cobarde

al malvivir sin intentarlo.

Quemar los barcos, inventarlos,

sonreír viendo como arden,

quimeras de un loco enamorado.

Asegurarse de estar sentado

en el lado bueno de la barca,

que de las flechas que llueven

sean enemigas las que te matan.

Y soñar mientras navegas

con Dédalos que enhebran caracolas,

que se esconden de Minos humillados.

Ítacas que esperan a sus reyes

cansadas de absurdos pretendientes.

Sueñan mecidos por el piélago,

con platas y oro del indio ya gastado.

Grandes palacios ,ya solo piedra,

el orgullo de gente que ha huido,

 y ha vuelto triunfante, navegando.

Despertar, ver, sospechar

que ya no se necesiten porqueros,

que no quede nada por descubrir,

ni sirenas cantoras en el mar.

 Y tal vez no saber

si el equilibrio es

lo que no nos respeta

en los días de lluvia,

entre gatos relamidos,

que sueñan con sardinas

brillantes de un mar

que no conocen.

No lo sabemos,

y caminamos,

con los ojos cerrados

pisando cristales,

restos de fiesta arruinada

de amigos perdidos,

despedidas en la puerta

de sucios urinarios

compartidos entre risas.

Tu sonrisa de triunfador

al salir de aquel antro,

que era la misma,

sí, era la misma

que te dibujaron en el tanatorio

el día siguiente.

Son así crueles los años

 de juventud perdida

entre ojos que te miran,

falsas expectativas.

Y  proyectos soñados

entre colillas, holas y ron.

Salir de casa sin saber

si encontrarás alguien,

sin ganas de pasarlo bien,

por no decir soledad.

Buscar sus ojos,

los ojos sin mirada,

entre el humo de cigarrillos,

pitis furtivos,

que nunca eran tuyos.

Resetear el alma,

no resignarse.

Abrir los ojos,

los ojos que nos cerraron.


NO ES PECADO QUERER SER FELIZ

 

La figura sosegada,

como la casa,

impasible de las machotas,

observa

desde su fraile en el pico,

desde su roca final,

el aire que refresca,

que alivia a la santa

que medita,

suspira,

sin ser notada,

sentada,

en la piedra,

liviana.

 

 

 

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s