s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Hector Francisco Lara Tronco
Nacionalidad:
México
E-mail:
junior_5191@msn.com
Biografia

Hector Francisco Lara Tronco

Escritor.  Docente en educación especial. 

“Escribir, una palabra que nunca imaginé vivirla. Me acerqué, la toqué sintiendo placer en los dedos, en los ojos y en el pecho; sentir mis latidos al ritmo de las ideas y descubrí un nuevo mundo”.

Francisco Lara.

A los 14 años de edad, inicié a vivir una experiencia literaria. Mis primeros pasos fueron en la poesía, más tarde el cuento y la novela, finalmente memorias, epístolas, entre otras, conmemorando las ideas hasta palpar las voces perdidas. Así amplié mis horizontes en ese oficio de la escritura. Mi experiencia como escritor, se ha ido definiendo con el paso del tiempo, de modo autodidacta. Amante de la lectura. Hasta ahora he figurado en la poesía y en el relato.

He concursado en género narrativo en la Ciudad de Xalapa, Veracruz, México recibiendo una Mención Honorífica del Gobierno del Estado de Veracruz por el cuento Histórico “El grito de los Laureles”, (2008) y reconocimientos por la Dirección General de Colegio de Bachilleres del Estado de Veracruz, mismo año que, obtuve un premio 3er. lugar y reconocimientos por el cuento infantil “Homero, el pepehua andarín”, (2008).  Posteriormente, publiqué mi primer libro de poesía “La vida oscura”, (2010, Escritores Noveles) en la misma Ciudad.

Actualmente, comparto experiencias del oficio de la escritura, a través de, Letrano de la Juventud en el proyecto de “Escritura creativa: el arte de sentir, imaginar y ser”, enfocado en la construcción de poesía y del relato. Un proyecto cultural que fundé en el año 2013, con el objetivo de compartir experiencias y conocimientos, en las diferentes regiones del Estado.

“Imposible dejar de escribir, pues los placeres no cesan”.

Francisco Lara.

 

       Niña

(La vida oscura, 2010).

  

Verano avanzado y viejo,

añoranza del otoño,

juego de las miradas y,

abandono en su caminar.

 

Sonreía.

 

 Callaba su aprendiz

susurraba cuantas quisiera;

el tiempo retorcía el presente,

ese encuentro.

 

-Niña,

tú, recuerdo conservo,

“mi promesa”

debajo de mi almohada-.

 

Seguirla,

descalzarla con mis ojos,

en mis brazos dormir;

inolvidable.

 

Cuenta las cuántas estrellas,

anhelos de un futuro.

Tocar el brillo de tu alma,

cómo olvidarlo.

 

Tus manos, las mías

no desvanecerán.

Sentados en el mismo minuto.

 

Señal del sol y la luna

un eclipse e inocencia,

lo nuestro en el aire;

uno solo.

 

Niña,

no creció, no existió.

No susurró.

 

Ni ver y ni tocar,

ella en el polvo

blanca margarita,

fragancia en mis venas.

 

Niña,

efecto del exilio.

 

Nuestro Silencio.

(Poeta de los sueños perdidos, Ed. Preliminar).

 

Aquí estoy,

guarda calma

    asienta, haz silencio...

¿me miras?

Aquí sigo,

      entrelaza tus manos,  implora.

¿me escuchas?

    cierra tus ojos,

         el roce de mi hálito,     

                               ahí está...

¿lo sientes?

                      heme aquí,

En el mismo lugar,

      en la hora exacta

¿lo notas?

             respira hondamente,

Frota tu delicada piel, deslízala;

Invierno, otoño, primavera, verano.

Perfumes en el que te he envuelto,

¿hueles?

Ahí,

Al lado tuyo, susurro

           hermosos tus recuerdos,

Ahí, tus manos volando; estoy

          Tu perfume, huelo

                      Acariciando tu aliento

                            tu día, tu silencio -  miro.

    Penetro en tus pupilas,

Ahí estoy,

             Ahí habitamos siempre.

 

Poeta de los sueños perdidos.

(Poeta de los sueños perdidos, Ed. Preliminar).

 

                Eterna dulzura, 

 suaves     siluetas      

              - espléndidas -,

                    perfume penetrante,        entrañable 

guardados en mis deseos.

 

            Sueños                                                 perdidos

                                     - hoja  entonada -,  

        trasfondo      épico    

  tinta en sinfonía,

                        he ahí...     

                        al poeta de los sueños perdidos. 

 

Poète des rêves perdus  
 
          Douceur éternelle,

  Suaves silhouettes,

          –  Formes splendides – 

              Parfum pénétrant, intime,

Vibrant dans le cœur de mes souhaits.

           Rêves perdus

          – Feuille vivifiantes – 

           Fond épique,

   Symphonie d'encre,

           Le voici ...

           Le poète des rêves perdus !

 

          Hector Francisco Lara Tronco

Traducido al francés – Athanase Vantchev de Thracy

http://www.athanase.org

 

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s