s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Susana Austin
Nacionalidad:
Argentina
E-mail:
susaesquel@gmail.com
Biografia

Susana Austin

Poeta argentina

 

¿Por qué escribo?

Escribo por no enloquecer Y no morir.

Escribir es la forma de llenar,

Las cárceles del silencio,

A las que me han condenado

Desde que vivo y tengo memoria.

Escribir es el cordón umbilical,

Que me mantiene todavía en la cordura,

Es el hilo plateado que me da la vida.                              

Escribir ha sido la antorcha que encendido

Y alumbrarme en la obscuridad, desde niña,

 en espacio de ostracismo que se me asignaba.

Escribir, ha sido la herramienta que me ha permitido,

Cavar aberturas en las tumbas de anonimato,

Olvido impotencia de no ser y oxigenarme.

Escribir fue, es y será la forma de fugarme,

del sumidero patriarcal, su control dentro y fuera del hogar.

Escribir es la huella vital de mi existencia,

que me permite recordarme cuando me olvido.

Escribir es el acto más grande y certero de Rebeldía

Al que hemos accedido las mujeres,

La palabra como arma de resistencia,

De de refugio y trinchera de nuestra identidad.

Que ha trascendido a ocultismos

Inquisidores, siglos, es la esencia de mi vida.

Escribo con las manos, doy forma con la cabeza,

Y el parir de esa energía de viniente de las entrañas,

Energía libido energía vida

 vida que trasciende, este mi ahora,

y  puja con fuerza por nacer, la voz femenina,

Acallada de desde los principios de los tiempos.

Escribo para grabar y sellar mi existencia,

Y traspasar a los velos fantasmales,

De la hija que obedece, la esposa que sirve,

 la madre que calla, la abuela que se va sin saber quién es,

En que se pierde y se olvida a la mujer, en esencia.

Soy consciente que pertenezco a más de la mitad de la humanidad,

A la Que se le niega la vida o se las condena al abandono

y se las encierra en los guetos culturales machista de la crianza,

Donde se las mutila mental y emocional en occidente

Y  hasta físicamente en oriente, por la marca de su genitalidad.

A las que se las mata, si es necesario para que no Sea.

Escribo para Ser y no vivir, morir como fantasma…

Escribo por mí y por ellas que existen y no son,

Escribo por mí y por ellas, que ya no están.

Escribo por no enloquecer o morir.

Escribo para Ser y afirmarme en mi esencia,

ESCRIBO PARA RECUPERAR MIS PEDAZOS Y SER UNA MUJER COMPLETA.

Susana Austin quien pudiera saltar al vació
y nadar en el cielo azul
hasta el fondo de una noche oscura
repleta de estrellas y de luna

quien pudiera nadar cielo arriba
a brazada remontar expansión
del universo hasta siglo atrás
saliendo nos de las distancias de tiempo
y flotar hacer la plancha
en el silencio absoluto del instante eterno

quien pudiera entregarse confiado
a los agujeros negros y azules
experimentar otras dimensiones realidades
y poder regresar para contarlas

quien pudiera comprender
que cada día a cada instante
tenemos la elección
de salirnos del crepúsculo eterno
de nuestro pensar disociado 

quien pudiera derribar
salirse de la noche muerta
sin magia telúrica
sin estrellas ni luna
la negra noche de la negatividad
y abrirse a la fe del día
que pone sol a los abismos
que nos habla de infiernos repetidos

quien pudiera zambullirse
en la materia blanca del universo
donde no existe el movimiento
solo la quietud de la materia prima
de una creación embrional
que confiada su tiempo espera

quien pudiera traer al planeta azul
materia blanca del universo
y despertar del hechizo de las formas
a la familia humana
con hambre de sueños propios
perdidos en los espejismos del consumo
soñadores desconectados 
que han perdido la memoria
de quienes son
y a los que les han robado el poder de soñar
soñar sus propios sueños SER y crear.



QUIEN PUDIERA RASGAR
TODOS LOS VELOS Y ESCAPAR.

El valle gris de la agonía eterna,

Lucia bajo el cielo plomizo,

mares vacios, árboles secos.

 

Allí una mujer sin lágrimas.

El desierto opaco sembrado en su alma,

Carccelandole, sin ley una pena...

Ella tenía el arco iris en los ojos,

surcándole cielos de infancia.

Se movía a la victoria,

entre seres grises y autistas...

 

Las paredes de su casa, barro resquebrajado,

un desconocido dormía en su lecho.

Una pluma de cisne rosado,

vestigio edénico de vuelos lejanos,

sobre una caja de madera.

Arriba, sin luz, una ventana

solo algunas veces entraba un halo de luz

o dejaba ver un jardín verde bajo el sol.

 

Ella sabía que se había perdido

y que existían los paraísos.

Era densa la atmosfera,

tan densa la soledad,

que hasta la muerte seria alivio.

Los habitantes del valle agónico,

habían perdido las alas de identidad.

El desanimo, les había cristalizado el corazón.

 

En la niebla se erguía,

una y otra vez, su figura femenina.

La fe, anidaba en ella,

la fuerza roja en venas, gritaba.

Silenciosa trepaba montañas de cenizas,

buscando en el horizonte ciego.

Más allà, la cruz del sur, la estrella del norte.

Sin brujulas, en un caos de noches indefinidas...

 

Acosada por las sombras

montada en vehiculos, sin color...

En el circulo de las lagrimas no lloradas,

domaba caballos de arena,

mordía el polvo sobre fisuras de la nada.

Arrastraba el alma por los senderos desolados.

Y de tanto en tanto,

latigazos del miedo, la detenían...

 

Una y otra vez se detenia, guerreaba,

contra predadores de libertad,

demonios succionadores de vida.

Los buitres del pánico,

cavadores de fosas hambrientas.

El cielo conmovido,

materializaba desde el suelo polvoriento,

entre espectros y fantasmas,

algún maestro guía entregaba claves,

simbología de firmamento.

 

Se alimentaba de frutos con gusto nada,

bebía vinos agrios

y la esperanza danzaba en ella.

No decia, callaba, gemia hacia dentro

aunque deseaba llorar agritos...

Un dia, respuesta a sus plegarias,

una virtud dejo un jazmín entre sus manos...

Yacia, lapidada de sueños malos,

respiraba niña exhausta,

en su túnica de carne madura.

 

Aromas de jazmines y rosas,

abrieron sus labios infantiles

y de sus entrañas se levanto,

sonidos de cristales rotos,

un dolor viejo y largo la abandono.

Los ángeles festejaron,

la vida regreso recién parida

Y ELLA INICIO UN VAJE AMANECIDO

 

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s