s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Mario Lpez Martnez
Nacionalidad:
Chile
E-mail:
premar21ag@gmail.com
Biografia

Mario López Martínez

Curicó- Chile

60 años; Encargado de Biblioteca de una Institución de educación superior, contador, terapeuta en Biomagnetismo; principalmente poeta, cuentista, desde los 20 años, con participación de grupos literarios de la zona; con un libro inédito, ispiracional y motivacional para todas las personas que necesiten un halito de aire fresco en sus días más aciagos, está en maqueta aún no publicado, en espera del siempre esquivo financiamiento: “palabras para sanar el alma”, prologado por Erik Polhammer.

 POESÍA

 

LA SEMILLA Y EL VIENTO: UN ANTIGUO PACTO

 

Mis hermanos delincuentes, no saben

que cuando la semilla fue fecundada,

la olvidó el viento y el agua;

la gran voz de los hombres

derrama sus múltiples quejas,

sus razones, sus verdades, sus leyes.

¿Que ingrediente fue olvidado?

¿Qué, de tanto que aprendemos y nada sirve?

¿Qué, de tanto vivir se nos va muriendo?

Revolquemos la harina y el agua

y encontremos la sal enterrada en el fuego;

la lágrima en el primer primate que sintió compasión,

la primera historia de amor sobre la tierra.

Es que nos hemos alejado tanto de la piedra y el agua

nos hemos internado tanto en el sueño.

Desandemos el camino y hablemos,

bajemos a la fuente primaria de todo

y hagamos un pacto;

Tu y yo nada sabemos

Tu y yo nos necesitamos desesperadamente;

es que necesitamos tanto sentir,

sentirnos vivos, sentirnos unos a otros  y a los otros

sentirnos adentro, reunidos como la primera vez

que nos  fue dada la vida:

Fresca, primaria, única y apreciada;

con esa admiración suprema ante el primer aliento

después del sueño eterno;

mis hermanos delincuentes no lo saben,

pero  a ellos también les amamos;

y nunca debimos ocultarlo

 

 

M A L V A   M A R I N A

 

(A la Hija de Pablo Neruda)

 

Ave transmigratoria que vuela de iceberg a trópico,

como un útero insondable,

Como un derecho adquirido

A fuerza de tocar tantas guitarras,

En nuestra inmensidad de torpes no oímos tu gemido,

nos encandilaba la luz.

Fuiste un bergantín insomne

Vendido a los traficantes malditos

Y no escuchamos tus gemidos,

Estábamos ebrios de  tantas  palabras

Y nos dormíamos en el edén solapadamente.

Hasta que enviaste tus emisarios a recoger caracolas

A las playas de Holanda,

Por ellos supimos que nada pedías,

Fuimos nosotros los que te pedimos oídos.

Arrastramos el cofre desvaído del perdón tardío,

Para besar la hosca desidia.

Deja Malva Marina que llegue un verso a buscarte,

Que cruce el océano,

y en delfines lánguidos de amor

cabalgue por los acantilados,

buscando tus ojos que nunca lloraron,

 y tu pequeña mano que dibujó

las mañanas inertes de Madrid.

Nunca vinieron las caracolas a salvarte,

y los mascarones de proa dormían sus sueños de mares

Sin verte siquiera,

Como un ave menor,  en el alto mástil

Saludando la noche,

Sin prisas, sin traumas.    

 

 

ODA A LAS BACTERIAS DE TUS PESTAÑAS

 

 

 Entre las
sinuosidades de tu cintura

Anda distraída la primavera.

Desde la languidez azul de tu cuello

Me descuelgo hasta tu minúscula cintura de bonsái.

 

¿Crees que la línea del horizonte nos separa o nos junta?

¿Sabes que la indiferencia se reencarna en amor

 y las luciérnagas en estrellas?

 

Nada es casualidad, si me ignoras hoy,

un día me amarás,

y entonces,
entonces…

haré una fiesta en tu espalda de ave silvestre,

me reuniré con las ondinas de tu vientre y cantaremos

loas al viento que te despeina y te modela,

como el pan humeante del horno de mi pecho

que te acoge sin morbos y con inmensa humanidad.

 

Ah, no te
había dicho:

¡Amo hasta
las bacterias de tus pestañas!

                                 

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s