s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Hiranis Serrano Quijada
Nacionalidad:
Venezuela
E-mail:
hiraserrano@gmail.com
Biografia

Hiranis Serrano Quijada

Nace en Barquisimeto, Venezuela. Es estudiante de Música en la Universidad Centrooccidental Lisandro Alvarado y de Literatura en la Universidad Pedagógica Experimental Libertador Luis Beltrán Prieto Figueroa. Pertenece al Colectivo Cultural Ciudad de Cólera y se desempeña como editora en Ciudad de Cólera Ediciones.

 

Todos nos pasamos el tiempo desviviéndonos por conseguir la edad de oro...

 

Siempre añoraremos lo que esta siendo contado.

El presente es insatisfactorio porque la vida lo es.

¿lo es?

Cuando acercas tu cara a mi cara logramos fluir.

Perdidos en tiempos inestables dejo de serme

De sernos... Es quien soy ahora.

Entre la nada y el derecho pérfido.

Todo ha sufrido cambios inexplicables.

En algún rincón de alguna ciudad estaremos haciendo presente y realidad.

Bajo alguna de tus pieles me cubrí

Y, si es como un infierno, medio zoquetes...

Ah! Pero luego lo cubre y lo vuelve a dibujar.

Como si fuéramos arena y la vida el mar

Como si, el crujir del maíz fuera de caña dulce

Ah si, si no hay congruencia

Ya no nos sirvieron los físicos o los matemáticos

Por un momento te escribo para dejar de entender

Con tu presencia entiendo y el latido de tu corazón lo hace implícito.

 

Un poema mal escrito,

una mujer sin un hombre es como un pez sin bicicleta,

como la sencilla broma pasajera del sonreír de un niño

esa manifestación banal de la ciudad ida desmentida.

A las ocho de la mañana las adelfas comienzan a quemar los cerebros

-consumiendo, vendiendo, manipulando- que caótico.

Murmurando en burla los gusanos recorren los cuerpos,

comiendo cerebros quemados, justificados

en calor banal de un verano eterno

aceptando a cada momento inoculaciones de los conquistadores y “evoluciones”

en un mundo con venda,

en una venda con mundo,

en una fábrica de niños

en unos niños de fábrica, para el comercio,

en felicidades gastadas,

en ciudades de carbón y aceite…

a las doce del mediodía

las ballenas emprenden su vuelo florido hacia los sinuosos

montículos del norte,

deben tomar un descanso de su putrefacto trabajo de conspiración.

Necesitan tomar un respiro de pisotear la grama sur,

corrijo, necesitan esclavitud, vasallaje,

perdón, necesitan sentir estos capitales,

corrijo, necesitan poder,

es decir, necesitan el cosmos este equipo trilateral,

traicionan a su propia casta y ciegan a la mí.

Mis días no pasan de un amanecer

la basura ha contaminado las almas

más de doscientos años de ideas

los gusanos se comen los cuerpos vivos de los latinos vendados

¡No hay nada que hacer!

 

Tus manos de espuma en esos días borrosos y difuminados

son el calor que aparta el frío que quiere apoderarse de mis entrañas.

Tus manos espumosas, silenciosas, cautelosas,

tus manos y tu olor a lluvia, tu olor a cielos despejados,

cielos revueltos, tu olor amable dando vueltas en mi cabeza.

Tú sabor a frailejón, tú sabor a limón.

Tus cabellos en la cara como grama, grama que quieren pisar mis labios

y sentir y vivir en el flujo natural, sin carteles de prohibición.

Tus labios en mis labios como naranjas o mandarinas,

como un gajo que saboreas, que muerdes, que desgastas.

Tú, cielo, tus caricias en mis piernas,

tus miradas tímidas y expresivas,

tus palabras antagónicas,

tu interés por el mundo, por la vida, tú viviendo la vida,

tu cambiando al mundo.

Viviendo en mis entrañas,

revelándote cada vez que llueve en tu inmortalidad.

Eres cómo café, en mis mañanas y mis tardes,

con dos de azúcar, o sin azúcar,

tus ojos son cafés, como ese árbol que me gusta y me observa.

Tu pecho son como hojas,

tú eres un híbrido, eres con manos de espuma,

un cielo ojos café, olor a lluvia,

barba de grama, labios mandarinas.

Tu eres de esos que emprenden un viaje al sur con alas de magnolias.

 

 

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s