s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Ramiro Seplveda Zapata
Nacionalidad:
Colombia
E-mail:
Biografia

Ramiro Sepúlveda Zapata

Puerto Berrío, Colombia, 1943). Poeta. Tiene publicado los libros: Poemas del Grupo Puerto (coautoría con Carlos Ossa, Ed. Difusión, 1980); Territorio Imaginado (Eds. La gota amarga, 2010). Ganador del concurso de Poesía Joven Universidad de Antioquia 1969. Poemas suyos han sido publicados en suplementos literarios del país. Reside en Medellín.

 

EN HOMENAJE AL CHÉ

 

En el camino,

el chasquido de hojas secas

bajo la firme pisada de las botas

y el zas del pantalón contra la yerba.

¡Vedlo caminar, es el Ché!

En la cima de la colina más alta,

oteando desde allí al terrateniente

que trata duramente a sus labriegos

como si ellos fueran los culpables

de las feroces lluvias que ahogan sus cosechas,

se estremece y tiembla.

Tiembla porque el campesino boliviano de hambre muere,

porque al obrero se le obliga a no engendrar más hijos

como si esa fuera la causa real

del hambre de nuestros pueblos.

Tiembla porque un niño en el Perú

anda desnudo por las calles.

Porque una madre uruguaya amamanta su hijo

junto a la puerta esmerilada de la casa de un rico.

Tiembla porque un anciano chileno

estira implorante sus manos

y no recibe ni huesos,

–y sin embargo, espera… –

Tiembla porque el presidente argentino

actúa como un nuevo Pilatos

en los asuntos de huelgas.

Tiembla porque el estudiante en Colombia

no puede reclamar sus derechos,

en pago a lo legalmente exigido

una bala estatal entre la espada y el pecho.

Tiembla porque en el Brasil

un lustrabotas perdió el betún

y no aprendió a trabajar gran cosa.

Tiembla porque en Venezuela

dizque se acabó el carbón

y el petróleo, a grandes manos,

lo sacan gentes de afuera.

Tiembla porque en el Ecuador

los yanquis se apoderaron del caucho

de los indios y sus parcelas.

Tiembla porque los presidentes de nuestra América

son como marionetas tristes que se dejan manejar

por el imperialismo de Norteamérica

y porque son pocos los que de esta verdad se escapan:

del espejismo del dólar,

del delirio por las máquinas

y de los crímenes perpetrados en masa.

 

Tanto caminar,

tanto ir de un lugar a otro,

buscando siempre al campesino,

al obrero, en fin,

a todo aquel que figurara

en el renglón de los explotados para estrecharles la mano,

solidarizarse con su angustia

y enseñarles sus premisas,

por las que se tiene que luchar hasta la muerte

para que la justicia se haga cierta

para que la revolución se haga cierta

a todo lo largo y a todo lo ancho de la latitud de nuestros pueblos.

 

Y fue en Bolivia

en las intrincadas montañas de Iripití

en los azarosos fondos de Vado el Yeso,

en las pedregosas pendientes de Camirí

en donde el Ché,

batiéndose pecho a pecho,

fuego a fuego,

sangre a sangre con el enemigo

se dignaba a entregar su vida

a cambio de justicia e igualdad en ese pueblo.

 

Metralla en mano,

erguida la frente y fija la mirada;

firme el paso,

el asma rasgándole su pecho

pero no le vence;

superior es lo que él siente

viendo al yanqui y sus lacayos

haciendo esclavos nuestros pueblos.

 

¡Vedlo caminar!

¡Miradlo cómo avanza, es el Ché!

 

¡Vedlo caminar!

¡Oídle gritar Patria o muerte, es el Ché!

¡Sigámosle…!

¡Adelante!, compañeros…

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s