s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Edelmis Anoceto Vega
Nacionalidad:
Cuba
E-mail:
anoceto68@gmail.com
Biografia

Edelmis Anoceto Vega

Nació en Santa Clara el 23 de mayo de 1968. Miembro de la AHS desde 1995. Graduado de Licenciatura en Literatura y Lengua Inglesa en la Universidad de La Habana en 1994. Miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba. Su obra se caracteriza por la alternancia de las estrofas clásicas (soneto y décima) y el verso libre, con apropiaciones muy particulares de los temas clásicos latinos, usados como pretextos para abordar asuntos de actualidad de forma alegórica. En sus poemas también son frecuentes los cuestionamientos existenciales del hombre, así como la propia creación poética, la religión y la relación nostálgica del ser con el pasado.

 

MATERIA OSCURA

.
Sospecho de la flor, de la silueta que no se deja esculpir.
El agua trae muertos, movimiento de la naturaleza
para seducirme, hacer de mí un nombre,
un número.
No hay otra cosa en el lugar donde estuvo la flor.
Yo creo en lo vacuo y es esa perfección la que me tienta
a quedarme en el límite del límite,
desguarnecido, al centro de apagadas intemperies.
La luz tiene fronteras que el hombre no atraviesa.
El agua trae muertos virtuales a mis ojos,
deposita sus cuerpos,ojos de mis ojos.
.
.
PELIGROS.
Cansado del tropiezo y de la burla, por ese breve albedrío
que es estar vivo,
muerto de sed y de palabras dulces por decir en oídos extraños,
diamantes, resplandores,
ya no sé cuánto tiempo me separa del destierro,
los hierros oxidados de las horas finales,
sus ruidos en lo remoto se dejan escuchar desde el pasado,
la rosa mirada a través de los remolinos del viento
no sabe la espera en los umbrales de un bosque
cada vez más lejos de casa,siempre menos creíble, inalcanzable.
.
Nada me incita.
Sin rumbo es la marcha cuando no hay espíritu
dentro de los cuerpos
y en las calles de aceras sucias con restos de comida
y periódicos de ayer,
los ritos de la muerte se entremezclan
unos en otros convertidos, como páginas de un mismo libro,
hojeado por quien busca en él su rostro
y solo puede visualizar una pequeña estrella que se apaga
y se aleja sin sentido,
queda únicamente un poco de sosiego, un canto de alabanza para nadie.
.
Dejarse seducir por el aliento de una bestia,
entrar en los laberintos sin muros del olvido,
vida sin nombre, hacia el amanecer de cualquier fugitivo en la noche.
.
Callar es el peligro, sentarse a ver el suicidio de los hijos,
ver los rostros morirse poco a poco,
con el silencio cayendo en las espaldas.
.
Salideros por donde se filtra la demencia
acumulada en recipientes hechos con la arcilla de un osario,
es una trampa de fuego que han puesto en la ventana
para saquear toda la esperanza, incinerar las mariposas
que antes vendrían a bendecirme,
cegar la luz divisada en la mañana. Pequeñas sumisiones,
harán de mí un cuerpo abandonado con desdén en una playa.
Pequeños ocasos,
harán de mí el ocaso definitivo.
.

 

SALTOS
.
Si lo que te conmueve es la piedra,
así pondrás en el diamante tu esperanza
y tendrás el cuerpo exhausto.
.
Si lo que te conmueve es el fuego,
así serás el pico del águila en la víscera del héroe
y tendrás lumbre.
.
.
FÚNEBRE
.
Miserable el temblor en los espejos,
la sorda transparencia del cristal
en los bares donde perdí el amor
por no tener respuestas que poner sobre la mesa.
.
No podré ver la llamita sobre la piel
acercarse al rojo de las paredes
como en cualquier película.
Mejor no desandar ese trayecto
que va desde el festín a los despojos,
mejor quedarse con la vida
gratuitamente
observando el escombro que florece
en el borde donde fuimos dos amantes,
a punto de asumir cualquier mentira,
una extinción que nos dejara todo.
.
Desde ese desfiladero me pregunto
cuán triste es en verdad nuestra estancia
en una geografía devastada por las olas
que regresan de una orilla imaginaria,
traen sus humedades a los puertos
de donde no parte ni siquiera el viento.
.
Nadie es culpable de la fiebre y la náusea
a la salida de un túnel sin amigos.
Nadie es culpable de ser el último en marcharse,
el que cierra la escotilla de mármol
y nos deja encerrados para siempre.
.
.

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s