s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Hilda Augusta Schiavoni
Nacionalidad:
Argentina
E-mail:
hildaaugustaschiavoni@nodosud.com.ar
Biografia

Hilda Augusta Schiavoni

Publicó libros de poesías y cuentos como “Flores Tardías” y “Globos de Colores”; de historia “Inriville en el Rincón de los Recuerdos” – seis tomos y “Los Surgentes, Parroquia San Carlos Borromeo”.  Organizó la antología Quipucamayocs. Posee libros inéditos  como “Navegantes imbuidos entre realidades y delirios”, "Leño del  Poeta",    "Azabache y Coral", La Catedral Verde" y " Los Inmolados”.

Participó en 63 antologías. Obtuvo 56 premios literarios, asistió a  96 encuentros de escritores. Organizó tres en su localidad  concretando dos concursos internacionales de revistas literarias. Se hizo presente en 29 encuentros de historiadores y  dio lugar a uno en su localidad. 

Docente, creadora del Taller de Escritura Quipucamayocs; fue generadora de la revista literaria del mismo nombre. Corresponsal de diarios y revistas del exterior y del país. Ex Presidenta de SALAC –filial Inriville; En 1991 fue nombrada  “Acadé­mica Benemérita ad Honorem del Centro Cultural, Literario y Artístico de la Gazeta de   Felgueiras de Portugal” la cual la dotó con el título honorífico de Doctora en Literatura. 1997: le fue concedido por la “World Academy of Moderm Literature”, el título honoris causa de Doctor of Literature  -  California - E.E.U.U.. En 1999 la Comissione di Lettura Internacionales   della Edizioni Universum di Trento - Italia la propuso como   “Autore dell  Anno”  y en el 2000, la American Biographical Institute,  como   “Woman of de Year - 2000" -  Norte de Carolina  (EEUU).

*2.001: ASLA desde  Palermo (Italia) la consideró Socia Honoraria y la gratificó con el “Diploma D`Honore Di Benemérito Della Cultura”. En el 2013 se la nombró Presidenta Regional – Nacional de SIPEA (Sociedad Iberoamericana de Poetas, Escritores y Artistas Filial Argentina de SIPEA Méjico) y, en Cartagenas de Indias, Colombia, se le otorgó la credencial de Cónsul Honoraria del Parlamento Nacional de Escritores de Colombia en la República Argentina, pasó a ser Miembro Honorario de IFLAC Foro Internacional de Literatura y Cultura de la Paz. IFLAC (Pavimenta la Paz en Sudamérica)- Foro Internacional de Literatura y Cultura de la Paz del Grupo de Colombia poesiacanto de Grupo de Google del Consejo Principal de la HUE  (Unión Hispanomundial de Escritores) de Grupo de Gogle;  del Grupo Demócrata Social Cristiano, la Red más grande de Perú y  de REMES  Red Mundial de Escritores en Español).

2013: La Commissione di lectura internazionale della casa Editrice Edizioni Universum con sede en Trento, Italia in virtú delle qualitá artístiche le conferisce a “Master in Internacional Poetry” por el empeño, el arte, el ingenio, la passione, l` amore per la poesía. L`elevata liricitá delle odi, nonché gli argomenti di cui sonno composte.

2014: pasó en ese año a ser el primer miembro de UNILETRAS.

 

Brumas del ayer

Las palabras muertas

son ríos de cenizas

que horadan

alguna pena vieja.

Las baladas lúgubres

son poemas

tronchados por la Parca

que se disuelven en ondas

de infinita claridad.

Mi voz cansada,

cargada de brumas del ayer,

es un torrente

que ama a las honduras

de soles trasnochados

y la sinfonía contenida

en un canto de amor.

 

Renacer

En uno de esos días

en que el dolor

no tiene nombre,

en esas horas

en que se siente

que el futuro de apaga

y se divisa

en el horizonte

el frío de la nada,

la luz de Dios desciende

sobre nuestra alma

y nos lleva

 a la senda

por Él preparadaLUCES Y SOMBRAS

No mires en estas páginas ingenuas

el dolor de un cuerpo que se disgrega.

Más vale observa los pájaros alocados

que se quieren prender de las estrellas.

 

No mires las querellas de los hombres

como aberraciones

que a nosotros no nos ciegan

 

Más vale reconoce

que es nuestra lúgubre cadencia,

la de enterrar torpemente las lumbreras.

 

No desatiendas al que gime en el quebranto

porque es una situación

que a todos nos llega.

 

No seas indiferente

a las lágrimas del camposanto

porque es un telón que cada día

una marioneta nos cercena.

 

Tiempo Interior

Las angustias son años

de espacios chirriantes

que aúllan desmantelados

en subterráneas gargantas

de hombres devorados

por el existir.

Las guerras son horas

de persianas acristaladas

que congelan las lágrimas

en las duras laderas

con los aullidos tajantes

del destemplado fusil.

La muerte es un minuto

de ruidos metálicos, oxidados,

que policroman el empinado camino

donde una pétrea cruz

es el hito

sobre el túmulo del olvido.

Los segundos de alegría

son flautas de durazneros floridos

que se espejan en lagos azules;

primaveras que bordan con colores

sobre gorjeos ardidos de luz

las gotas melíferas

que se esparcen sobre orugas

pintadas por el sol.

 

 

Lágrimas Cuadradas

Arcos de una Iglesia.

Rectitud cuadrangular

de edificios cuadrados

como la ciudad.

Omnibus rectangulares,

visión romboide de un lugar

donde cada ángulo

aguza

y no permite descansar.

Rectángulos de pavimento;

bocas de buzón;

vidrieras cuadradas

que recuadran

para mostrar.

Paralelos los cables

escuadran el cielo,

paralelos los cables

sujetan la ciudad

que en cada momento

en partículas simétricas

parece querer estallar.

Rectángulos de veredas

para hombres rectos

que no ven al pasar

que la forma cuadrada

no les da paz.

 

.

 

Arcas y Desencantos

Tumba sepulcral de color grisáceo,

no sólo eres silencio plomizo,

sino polvo odioso,

destino de zinc plateado.

Contienes telarañas

de encajes nublados

y lo que es peor,

nos contendrás a nosotros,

de cenizas enlutados,

hasta que nos amalgamemos

y seamos también

oscuros silencios opacos.

No eres un momento pesaroso,

Sino el lugar eterno

donde también seremos,

por simple contagio,

polvo de un invierno no añorado.

                    

La Poesía y el  poeta

una presencia  intermitente

Cuando muere un bardo,

enmudecen los arpegios

y un fuego se aquieta

ante la barca de Caronte.

La llama retrocede

y se ubica

en las antípoda de la Estigia

donde poco a poco

se expande,

se hace grande,

se contrae en la inmensidad

hasta encontrar el oído

de un poeta recién nacido.

Entonces, el fulgor se electriza,

se entuba,

se troca en melodía,

penetra en su esencia

y escribe los poemas,

todos los poemas

que silenció la Parca

en un punto estremecido.

 

Reino de Pájaros

¡ Qué suerte

poseer este árbol

tan lozano y tan magnánimo.

No lo conoció Pirro

ni Alejandro.

No abrigó a Darío

ni a Carlomagno.

Trepó al cielo,

se articuló sobre mi espacio

para ser lo fresco,

lo vasto,

un Edén en cada verano

que no gozó

ningún rey magno

pero creció

para que yo sea

soberana en algo

y ser él

mi reinado.

 

Destino de los Buenos

- No sé cuántos años

vivirá un árbol

pero en avanzada edad

yo te planto

para que cuando yazga

en la tumba

tú seas canto

y en oropel de luces

tus flores cabalguen

en cielo perfumado.

 

El hombre envejeció

y después que la muerte

lo llevó a su antro

alguien taló el pequeño tallo

y truncó los sueños

de cometa enraizado.

Los leños fueron llamas

y dieron calor.

Tuvo el mismo destino

que quien lo plantó

ya que no brilló en luces

pero dio mucho amor.

 

La Cigarra

La cigarra es un trino

que transita

por el espacio y flota

como un manto de sonidos

por el aire embelesado.

La cigarra es un grillo

adormecedor

de tardes perfumadas

y canta cuando está

cargada de sopores

tarareados por los sapos.

La cigarra

es el clarín

que viene del infinito,

es la vibración sideral

que palpita sin cansancio,

pero, cuando se entona

sobre los campos

es la paz, el silencio,

la quietud

que traduce

la magia sencilla

de las noches de verano.

 

Renacer

Poemas nuevos

salgo a buscar

cuando abate el vendaval

sobre las tiernas gemas

que de raíces profundas

llegan a brotar.

Aparto las lágrimas

devastando

restos de sal.

Buceo con mis yemas.

El marrón perenne

me moja

con su humedad

y cual milagro silente,

camino en la tempestad.

 

Plenitud

La tarde detenida,

asentada sobre los pastizales

calla majestuosa y sencilla.

Un eucaliptos mudo,

plomada perfecta

entre coraza y coraza,

parece el trompo inmóvil

que orada cenit y tierra.

Un insecto hace espirales

mientras revolotea

y una araña se adormece

en su geométrica celda.

El canto de los pájaros

se agiganta ante la quietud plena

donde el cielo celeste pálido

se transparenta.

Habría paz en el mundo

si los armamentistas

ésto vieran.

 

Recodo

Trabajosamente sube la luna

por el techo de la Iglesia

y luego, lenta

a la torre trepa

para borrarse

entre los árboles de la plaza,

quieta.

¡ Oh luna,

haces en el cenit

la misma curva

que el Hombre en la tierra!

 

Remolinos de Fulgores

Hoja, tú,

que como el hombre

corres por la vida

detrás

de un falso destello

o circulas engañada

sin punto valedero;

mira,

que detrás del verano,

realmente

llega el invierno.

 

Ensueño

El sol se ha dormido

entre las hojas de los árboles.

Éstas se doran

con el fuego del otoño

y se agrietan en ocres

ante el rayo incorpóreo.

Un silencio profundo

inunda la tarde

y la quietud

señorea por el valle.

Trinos entrecortados

arrullan el paisaje

y la paz se expande

entre los pastizales.

El hombre

se alborota en las ciudades

y aquí, el Paraíso

se arrebola y esparce.

Lluvia de estrellas

Las habladurías

son como las olas del mar.

Golpean

los costados de las naves,

luego, con el viento

se levantan a gran altura

y franquean la borda

cual encabritados corceles.

Allí se precipitan

sobre sus víctimas.

Esos enriscados embates

de los vientos

con la espuma

rugiendo en derredor,

siguen la estela,

borran las sendas

abrillantadas de estrellas

y hacen tiritar al velamen,

gaviota diáfana

que se pierde en el mar.

 

GOLONDRINAS

Y pensar

que desde el principio

de los tiempos,

las golondrinas

tejieron

rosarios en el cielo.

Y saber

que desde siempre

sus alas

pintaron la libertad;

sus juegos

proclamaron la unión

y su llegada,

preludio  de la primavera,

la renovación infinita

de una sinfonía de amor.

 

ENSUEÑO

El sol se ha dormido

entre las hojas de los árboles.

Éstas se doran

con el fuego del otoño

y se agrietan en ocres

ante el rayo incorpóreo.

Un silencio profundo

inunda la tarde

y la quietud

señorea por el valle.

Trinos entrecortados

arrullan el paisaje

y la paz se espande

entre los pastizales.

El hombre

se alborota en las ciudades

y aquí, el Paraíso

se arrebola y se esparce.

 

RECODO

Trabajosamente sube la luna

por el techo de la Iglesia

y luego, lenta

a la torre trepa

para borrarse

entre los árboles de la plaza,

quieta.

¡ Oh luna,

haces en el cenit

la misma curva

que el Hombre en la tierra!

 

PLEGARIA VEGETAL

Principios de invierno.

Algunas hojas

se mantienen estáticas

como barriletes mudos.

Contra el cielo claro,

las ramas

al igual que esqueletos

de paraguas semicerrados

se abren como flores.

Los edificios

encuadran el espacio

en simétrico marco.

¡ Día diáfano

semejante a la vejez

que llega iluminada

por el calor

de los soles del pasado!

Yo lo contemplo

desde el centro

del arcano

que devora la vida

y me lleva al ocaso.

 

ATARDECER

El cielo

es una fiesta de fulgores.

Las palomas

aletean sus alburas,

planean precisas

sobre la claridad.

Las ramas desnudas

vibran ante su roce

y el sol se tornasola

detrás del monte.

Las familias

cierran los postigones

y encienden la lumbre

que los cautiva

con sus miles de arreboles.

 

       
     
 
   

 

RUEGO

Amor

que haces vericuetos

por los caminos

de la vida,

Amor,

que te enlazas

 con los sueños

más bellos,

ensortíjate

en mis cabellos,

baila

sobre mis pestañas,

hazme

cosquillas en la boca

y canta

por mis venas cansadas.

Circunda

los días de mis soles,

enróllate en mis pestañas,

gira, baila,

pero

no te duermas nunca

sobre mi esperanza.

 

Competencia

Picoteo de acero,

salitre de las cavernas,

grieta de peñascos,

yermo desierto de amor

son tus dedos ávidos.

Me abrumas sin menguar

con tus soplos agrisados

¿Por qué me acorralas?

Crees en mi estulticia

y quieres dejarme

cual reina aletargada

¿ No ves que agreste y milenaria

me elevo por encima de tu escarcha,

libre de mordazas?

Mis jardines no son negros,

mis campanas tañen claras.

Una planilla, una circular,

no valen nada.

¡No te espantes!

Tengo metros de cielos,

años de angustias,

muchos desvelos.

No eches sales

a mi suelo.

Al tuyo nunca herí.

Déjame libre.

Lo que tú blasonas

no vale para mí.

 

8888888888888888888

 

Me detuve como el Dante

en el borde del camino

y contemplé

la vida que corre.

Vi que existen otros ríos

debajo de los caminos,

otros rostros

detrás de las caras.

Vi como miran la existencia

los caminantes ciegos

y sonámbulos

que transitan hacia la muerte

evadiendo

la cárcel del pensamiento.

Durmientes en las Vías

No quiero que mi vida

sea como el ferrocarril:

un vagón detrás de otro,

todos grises,

de la misma forma rectangular,

opuesta al arco vital,

sol redondo

que hace girar, bailar, soñar...

Es extraño

este aliento que se extingue.

La vida es una brisa,

un viento que se va,

se va y deja la nada

tras la acritud de la soledad.

Huida Sideral

Escribir versos

en la madrugada.

Dejar

el alma calma

y nadar

la inmensurable claridad.

Confundir

el cielo y el agua.

Ser pájaro, sirena,

cóndor inalcanzable

en la inmensidad.

Ascender etérea,

dejar la tierra

y su mezquindad.

 

Sin Alternativas.

Yo que fui liquen, agua,

burbuja, musgo,

microcosmo del estanque,

partícula de luciérnagas

dispersa en el mar,

ahora tengo que ser hombre

y me siento muy mal.

Si al menos fuera albatros

para volar sobre el mar;

si al menos aún fuera niño

para poder soñar...

pero siendo hombre...

(pobre hombre)

No hay por donde escapar.

V i v i r

Bucear,

empujar las burbujas.

Ver pasar el sueño azul,

ése que no nos quiere tocar.

Y bucear,

avanzar en la vida,

ver pasar el amor

cual suave pompa

que de las manos

se viene a despegar.

Bucear,

y mirar al paso

cada una de las cosas

que debemos por siempre dejar,

llenar de escamas, réplica de mil soles,

aurífera corona de noble metal,

la piel cuarteada

que señale los quilates

a la hora

de la partida final.

 

Manriqueño

La vida es una calle,

un río, un tirabuzón

donde se enroscan los sueños

y aparece el amor.

La vida es una mochila

que se deja al llegar

a las puertas secretas

donde todos

hemos de terminar.

La cantó Manrique

y quien en ella

llegó a transitar.

Todos miraron el camino

y dudaron del final.

Cuando la Vida es Música

Hay notas que cuando suenan

titilan en el alma

y la refrescan

cual una verde rama.

Hay noches que vibran

de puro estrelladas,

le hacen guiños a los sueños

y pincelan la mirada.

Hay amores

que reverdecen esperanzas

y devuelven la vida

cual dulce magia.

Borrachera

Tomar por un segundo

el mundo con mis manos,

pasear a tu lado

y electrizar las venas

junto a tu paso calmo.

Girar y girar

loca de contenta

y palparte

con la punta de mis manos.

Reír, reír,

aspirar todo el aire,

llenar los pulmones

y prender en mis pestañas

una corona de soles

para brindar por mi felicidad.

Pellizcar mis labios

para saber si eres real

y correr a tu lado

buscando el mar.

 

PALACIO MÁGICO

Escondido en los vericuetos

de mi inconsciencia,

un bosque azul

afloraba de mis entrañas.

Sus zonas grises y brillantes

se conjugaban

formando un castillo portentoso

de cúpulas inmaculadas.

Entre las aristas de las agujas

de sus torres pétreas y calvas

yo limaba cada aspereza

y la trocaba en albas.

 

888888888888888888888

 

Burbujas insomnes

de un lago de misterios

danzaban

murmurando requiebros

a una luna de cenizas

devoradora de sueños .

Una constelación de anhelos

planeaba

sobre las varillas de cristal

y descendía con el humo de la tarde

para convertir su pena

en estatua inmortal.

 

LOCURAS DE POETAS

Escribir versos

en una hora cualquiera.

Escribir versos

en cualquier lugar.

Esperar un sueño

en la vuelta de una esquina.

Dejar correr la vida

como a un carretel sin final.

Escribir versos

sin que importe el tema

velando un recuerdo

que fluye al pasar.

 

8888888888888888888888888

 

No hay nada más lindo

que ver caer

un pétalo de rosa

en una tarde soleada,

frondosa de perfume

mientras abril se despereza

entre las hojas

y el invierno asoma

tras el ramaje leñoso

que con asombro evoca

los verdores

y se entrega al reposo.

 

88888888888888888888888

Suena la campana

con el mismo tañido

que regocijó mi infancia.

Es igual al alborozo

de mantillas y alas

que escuchó mi abuela,

la de mirada clara.

Es la que anunció los azahares

en una noche magna,

en que toda de blanco,

mi madre se casaba.

Repiscaste

en las jornadas albas

y en cada amanecer

de alas nubladas.

! Ay campana tañedora

anunciadora rojigualda,

también cantarás

cuando se vaya mi alma!

 

La poesía brota

cuando

las campanas del sentimiento

emergen

de los lagos del alma.

COSECHAS

No te preocupe

lo que mediten los malvados

porque la luz

que se apaga en el horizonte

produce tinieblas

en los senderos

de los que hieren sin tino.

No revuelvas en tu pecho

malas acciones

porque el sol desampara

en lo largo del camino

a los que con sus garras

arrojan entre los cierzos

a los hombres deshechos.

No escuches

las veleidosas quimeras

porque el viento

hace ronca la voz del desatino

y produce desencantos

al que no acepta su destino

 

VOCABLOS REPTANTES

Voluble

es la lengua de los Hombres

y en su destino

parecido a la noche,

suelta

por la reja de los dientes

palabras por las que

no tendrá jamás

la dulce entrega

que le hacía reposar.

A partir de entonces,

brotan,

en tropel que se desbarranca

el canto triste

que angustia el corazón.

DANTESCO

 

En las antípodas,

los verdugos celebran

los triunfos efímeros

que de apoco se desvanecen

diluyendo risas y llantos;

esfumando plañidos

que, al fin, se apagan.

Un tremor del cielo

marca un espacio de tregua

en la oscura noche de la muerte.

Los campos enmudecen arrollados,

florece sobre las ciénagas

la paz del olvido

y las esperanzas se renuevan.

Las espantosas aristas iracundas

miran

el devenir de las generaciones.

Lentamente regulan las cuchillas

y se precipitan

sobre los brotes nuevos

borrando

la memoria, la impotencia,

barrenadoras de las aspiraciones

de otros hombres

que se perdieron

en la historia de los tiempos.

Nuevamente los desalmados

Acribillan a la humanidad

con una letanía

que parece no tener final.

 

El amor, ese sentimiento que encandila los sueños de la primera juventud, lleva a tanta gente a triunfar o a perderse en mares ignotos donde la nada se viste de colores para disimular las carencias.

El amor atraviesa toda la vida; a veces  sabe a miel y otras...a lodo.

La paz,

música del alma,

cóndor añil que el cielo regala,

anida en las crestas de las olas albas

y en la espuma nevada

de las cumbres más empinadas.

Es inmaculada y silente

en la quietud de los campos,

en el rebozo de la madre

que amamanta blancuras

y en la nívea ancianidad intacta

que acaricia retoños de esperanzas.

La paz es vehemente

en la pujante juventud

buceadora de soles

y una bandera augusta

sujeta

en los guardapolvos blancos

que deletrean espacios

donde la vida es la reina

y el amor el estrado.

La paz

es un tañido de cristal

que suena  en el campanario

y se derrama sobre las palomas

revoloteando sueños azules

que a veces,

el hombre rompe

como el espejo de un lago.

SUEÑO AZUL

Una abeja azul

              azul

            azul

              azul

                    azul

                 azul

           lancé al espacio.

         La destiné al cielo.

Tal vez

    el zumbido

       zumbador

              no zumbó

             tal vez

       se disgregó

 con el color etéreo,

pues,

      no llegó

           a prenderse

                en el azul

                       y

                 por el firmamento

            se  extravió.

      Tal vezzzzzzzzzzz

            zzzz

              zz

              se

          durmió

              el dios

                ss

                 s

                  s

                   s

                 y

          expiró. 

 

CLAMORES DEL AMOR CULPABLE

¡ Ay del amor que golpea tarde

en las puertas

donde todo se congela!

¡Ay del amor que llega

para cubrir de sales

a la mejilla que ya no es tersa!

¡Ay del amor          

que se acerca a la puerta

ya ocupadas por otra presencia,

si muestra

lo infinito y puro de su esencia

develando lo que se perdió

irreversiblemente de su pradera!

¡Ay ante ese amor,

del que no se resigna

a abandonar sus perlas,

porque sufrirá los horrores,

embates y treguas de cualquier guerra!

¡Ay del que se aleja

de esa plenitud intensa,

porque vivirá soñando

en la fuente

que no sació su senda!

¡Ay del que sublima

esa pasión interna

porque quedará temblando

en electrizado suspenso

como una flor herida

que nunca cierra!

¡Ay del que lo consume

porque será condenado

cual paria en tierra extranjera!         

 

ESQUIRLAS

Una vara larga como el silencio

atraviesa mi soledad

y encada segundo se estrella

en la roca

que asoma en esa vastedad.

Una nube de ceniza

como la muerte

bosqueja tu alejamiento

y con la vara larga de la duda

pinta de gris mi pensamiento.

Una vara larga como la ausencia

entre mi mar y tu mar,

donde no navegan barcos

para poderse encontrar,

preludian

la tormenta torrencial

de las lágrimas que firman

el nunca más.

HUÍDA

Espectros silenciosos

de un adiós incomprensible

devoran interrogantes

de respuestas inaudibles.

Golpes desesperados

se amortiguan

tras el pecho insensible.

Un martilleo le pregunta

a cada recuerdo,

pero,

no hay quien responda

sobre los sueños deshechos.

 

GREDA CANDENTE

Como una cosa insólita,

el viejo sueño aletargado

planeaba, descendía

y me rozaba con sus alas.

Mostrando el sarcasmo y la tesitura

de lo que no se rescata,

fluctuó largamente

en la sala,

para luego retirarse

callado,

dejando el paso a otros soles,

que caldearán

las zonas herrumbradas

por el pasado.

 

VIOLINES MÁGICOS

Si yo supiera música,

hoy escribiría una para violines.

Sería de tal modo

que nadie podría dejar de escucharla.

Sería aguda,

tendría sonoridades de clarines,

profundidad de elegía,

un algo de requien

y un festejo de  esencias.

Si  supiera música,

hoy escribiría  para violines,

una que propagara energía

y festejara

el encuentro con el Creador.

y su íntima  substancia

para cantarle a la vida.

 

PALACIO MÁGICO

Escondido

en los vericuetos de mi inconsciencia

un bosque azul

afloraba de mis entrañas.

Sus zonas grises y brillantes

se conjugaban

formando un castillo portentoso

de cúpulas inmaculadas.

Entre las aristas de las agujas

de sus torres pétreas y calvas

yo limaba cada aspereza

y la trocaba en albas.

 

Burbujas insomnes

de un lago de misterios

danzaban

murmurando requiebros

a una luna de cenizas

devoradora de sueños .

Una constelación de anhelos

planeaba

sobre las varillas de cristal

y descendía con el humo de la tarde

para convertir su pena

en estatua inmortal.

 

ALMA CANTARINA

 

Suena la campana

con el mismo tañido

que regocijó mi infancia.

Es igual al alborozo

de mantillas y alas

que escuchó mi abuela,

la de mirada clara.

Es la que anunció los azahares

en una noche magna,

en que toda de blanco,

mi madre se casaba.

Repiscaste

en las jornadas albas

y en cada amanecer

de alas nubladas.

! Ay campana tañedora

anunciadora rojigualda,

también cantarás

cuando se vaya mi alma!

 

 

 

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s