s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

YOINER DAZ RODRGUEZ
Nacionalidad:
Cuba
E-mail:
yoinerdiaz1983@gmail.com
Biografia

YOINER DÍAZ RODRÍGUEZ

(Báguanos, Holguín, 1983). Poeta, investigador y escritor para niños. Licenciado en Estudios Socioculturales (2007). Máster en Historia y Cultura en Cuba. Es Profesor Asistente de Filosofía en la Universidad de Holguín. Obtuvo los siguientes premios: Segundo Premio Primitivo Arcos (poesía, 2007), Premio Nuevas Voces de la Poesía (décima, 2008),Premio Oro Nuevo  (ensayo, 2010), Premio de la Ciudad (ensayo histórico, 2011), Premio Memoria Nuestra (Investigación, 2011 y 2012) y Premio Regino Botti (ensayo histórico, 2012). Tiene publicado los libros ¿Qué será? (Literatura para niños, Ediciones La Luz, 2011) y Del hecho al dicho (Coautor, Ediciones Holguín, 2011), Orquesta Hermanos Avilés: Centenaria y mambisa (Coautor, Ediciones Holguín, 2012), Un proceso cultural cubano: Del determinismo jurídico al derecho antropológico en la República (Coautor, Editorial Académica Española, Alemania, 2012) y Desentrañar el mito: Idealismo filosófico y nacionalismo liberal cubano (Coautor, Editorial Académica Española, Alemania, 2012). Aparece incluido en laAntología de la Décima Tanática Cubana Tomo II, (FAH, 2007). Textos suyos han sido publicados en las revistas Río Hondo (México), Carta Lírica (Estados Unidos) y Azahares (España). Es miembro de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) y de la Sociedad Cultural José Martí (SCJM).  

Palabras

 

Ya nadie graba / en las paredes  / en los troncos…

Mario Benedetti (Il coure)

 

Yo, como todo hombre normal escribo palabras. Puedo herir paredes inocentes. Nacer en el instante en que ensucio la ciudad y no me importa. Soy un hombre. Y como todo hombre normal escribo palabras que dan miedo a unos y alegran a otros…

 

Erótica

 

Para Mary, ab imo pectore

Irnos a la cama. Hacer el amor. En esa dialéctica donde confluyen los cuerpos más diversos con una exactitud extraordinaria. Hacer el amor hasta quedarnos rendidos, tendidos a piernas sueltas sobre la cama mientras nos sobran las sábanas. Retazos del insomnio. Ya no concibo las noches sin esa dialéctica bendita mientras espero despojado de todo que lances tus últimas fuerzas sobre mí. Carne sobre carne. En el justo momento donde el placer comienza a emerger con una fuerza descontrolada, el hombre abandona su forma y la vida pierde su complejo modo de existencia. Un calambre se apodera de todo mi cuerpo.  Algo en mi interior se precipita. Arrugas en la piel. Lo menos fuego. Algo que ya no es mi cuerpo se precipita a la mar de tu cuerpo. Ambos desfallecemos. Se ha vertido la esencia milagrosa.

 

Una taza de café

 

Una taza de café no puede alejar mi idea fija…

Virgilio Piñera: La isla en peso

Hablamos del abuelo. De la manera en que siempre retornaba después de cada faena, con pasos disminuidos, en silencio y el cansancio del trabajo para deshacerse del polvo. Su cuerpo era la imagen donde el tiempo se retrata, de aquel tiempo, de su viejo uniforme proletario. Su sonrisa ya no es la misma. No conserva la frescura del pasado. ¿Qué trajo la metamorfosis? Ya no lo vemos caminar, meditabundo, como quien repasa su universo, inventariando carencias. Tampoco aparecer en la profundidad de la tarde, con pasos disminuidos, en silencio y el cansancio del trabajo para deshacerse del polvo y de su viejo uniforme proletario. Hablamos de Rimbaud, Eliot, Rilke y otros poetas del silencio. Hablamos de Marx, de su pasión por Jhenny. Y Luzbel a nuestras espaldas, pendiente al diálogo, clasificando las palabras. Una tarde de mucho calor. Pudimos tomar limonada, pero preferimos  café.

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s