s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Rodolfo Hlousek Astudillo
Nacionalidad:
Chile
E-mail:
verano77@gmail.com
Biografia

Rodolfo Hlousek Astudillo

Rodolfo Hlousek [Astudillo] (Chillán, 1977). Autor de Persistencia del Alba (Ripio  ediciones, Santiago de Chile, 2007), 0 (orden) (Bajo el aura del sauce, Buenos Aires-  Argentina, 2010), Cancionero (Jinete azul y Taller casa azul, Chillán de Chile, 2011), entreotros libros en diversos formatos.

Ha publicado ensayos de literatura: Chillán: poe - ética de la década del 90 (Facultad de  filosofía y humanidades de la Universidad de Chile, 2010). Panorama de la poesía de  la región de la Araucanía (Facultad de Letras, Pontificia Universidad Católica de Chile,  2010) y una aproximación política a la obra de Nicanor Parra, titulado: Alza del pan provoca otra alza del pan (ganador del concurso de ensayo de la carrera de pedagogía en  Castellano, Facultad de Humanidades de la Universidad de La Frontera, Temuco, 2010).

Ha escrito diversos géneros periodísticos: crónicas, entrevistas, reseñas a libros, para  diversos medios, entre ellos diario La Discusión de Chillán, diario la Estrella (Chiloé) y  en el Suplemento de arte de la Biblioteca municipal Volodia Teiteilboim, Chillán y, en el  sitio web letras.s5.com y escribió el prólogo para el libro De Contrabando, de Erik Varas (editorial Lar, Concepción, 2013).

Ha trabajado en video-poemas, con el artista visual de Valdivia: Patricio Curihual. También  ha sido investigador y guionista del documental “Eluwün: el sentido de la muerte en la  cultura Mapuche”.

Fue creador del festival de poesía Chillán Poesía, también ha participado en jornadas de  literatura y lingüística en esferas académicas. Actualmente es © a magíster en Lingüística  de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Músico emergente en ejecución del bajo.

  

Sol de Rarinco

 

Donde los caballos

Son los chicos malos

Y las moscas copulan en la mesa,

Las abejas se sacrifican por endulzar tus ojos

Reflejados en los árboles que tiene nombre.

La paciencia y la ternura son como el pan;

Las estrellas similares a la leche

Hirviente en tu cuerpo,

Mas no dejan de adornar

Tu cabello que se posa

En los manteles policromáticos

Que te envuelven, la miel

De sus senos

Maduros como el tren de las 6 p.m..

En Sol de Rarinco, musicaliza el Colihuacho,

Los Sauces y Cipreses

Te hablan de sus sombras

En las ventanas rotas de rito,

Cuando el sol ilumina la sabia presencia de resina

Multiplicada por la fe

Y el coloquio de hora de once.

Los niños crecen como hierba azul

Prendidas

En formas de espinas

En las manos que tienen pozos

Y recogen los huevos amarillos de las una.

En Sol de oro

Los caminos tienen memoria

De los cuatreros y las armónicas

Que se alzan en caminos

“Donde todos los caminos llegan a la mesa”.

Ni la técnica, ni la ingeniería

Hacen fecundar el trigo

Sino la lluvia de los hombres

El padre y las hijas

La fé y la frágil existencia

De las burbujas que se soplan

Con flautas de Cicuta.

Los perros expresan su necesidad

Cuando aparece la madre con su sabiduría

De andén de mimbre.

En Sol de Rarinco las flores

Atisban colores en tus manos abiertas, muchacha

Es plena la altura de no exigirse

Más allá del viento

Como los choclos ágiles de granos circulares

Y no abunda el terror bajo los parrones.

Sí hay algo que sana, es el azufre

Y la ternura despierta como campana

De pueblo.

 

 

Carahue

 

Castillos, pirámides, fuentes Europeas,

pero de todo, nada.

Lo único natural

Es la reacción de los niños jugando en la plaza,

Los estudiantes en las bancas,

El hombre descansando su memoria,

El vendedor de helados

De chupalla macilenta,

Los amantes en los prados repartiéndose sus alas,

Las casas de rostros desarreglados,

Orgullosas mujeres de sus experiencias.

“Esso”, “Banco del Estado”

Frente a las feriantes con las manos llenas de tierra,

El teatro orando a dioses extranjeros,

Mientras los árboles sangran sus ramas.

Qué sucedió con las palomas

Quizás se encerraron

En los templos

Llenas de vergüenza y miedo.

La madre de Carahue

Es mi madre

Fuertes sus brazos y sus senos

Como el vuelo de los gorriones,

Las que esperan

Con la pérgola en los vestidos

Repartir su pan y su mesa

Al hombre que sueña en las cantinas

Con sus ponchos ya amarillo

De tanto día.

Es así Carahue

Por un lado Jack Londón,

Por otro Carlos Gardel,

Su cielo cubierto en plástico de feria

Y el viento como niños

Jugando en mis orejas.

 

El Natre

 

"Los muertos han venido y está moviendo las coronas, cantando suavemente a través de los papeles"

Pa\' Que Coman Las Almas; La Muerte En El Alto Loa                

Claudio Mercado

 

Cerca de la vía férrea

pasan mapuches en bicicleta.

Yo te aseguro haber "despertado el ave de mi corazón"

¿Y tú?, te diviertes dándole cáscaras a un chanchito de naranja.

Atrás, el cementerio y sus cromáticas coronas de papel sujetas a las cruces de madera.

En el cielo reposan

las nubes

y se dibujan las aves

de atardecer.

 

 

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s