s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Nairobi Indriago
Nacionalidad:
Venezuela
E-mail:
sin_firma@hotmail.com
Biografia

Dalí del Exilio (Nairobi Indriago)
Correo: sin_firma@hotmail.com
Nacionalidad: Venezolana

 

TU NOMBRE SERÁ...

Te llamaré Sirio,
como la estrella más brillante
la que marcaba el inicio en Egipto
de las inundaciones del Nilo,
porque ahogan,
pero inician la vida
y el temor se convierte 
en un frío caliente agradable
que va recorriendo el cuerpo 
desde la primera hebra de cabello
hasta la última.

Te llamaré Sirio,
porque aún apagadas todas las luces del cielo
parpadea y destella como quitándose la blusa.

No estoy buscando acertar
es lo que percibo, tu intensidad
o como agarras las sábanas fuerte 
empuñando orgasmos imaginados
o como miras a veces la pared.. porque te acuestas de lado
o como te levantas a veces temprano para salir corriendo.

¡Qué puedo hacer con esta cabeza!
que me da un olfato y una vista
que me hacen oler y mirar
cosas que no debería oler ni mirar,
como ese perfume de flores o de frutas
o el tono interesante del tiempo
que bellamente seduce de la piel
o cosas como el color de tus labiales
o las pijamas que parecen aburridas
cuando no hay manos que las quiten
a cosquillas, a mordiscos, a papeles.

¡Qué puedo hacer con esta cabeza!
que me da un olfato y una vista
que me hacen oler y mirar
cosas que no debería oler ni mirar,
cuando estoy sentado, sólo sentado
y vienen todos estos mundos
que es tu mundo, sólo ese,
mientras debes salir corriendo
y tumbarte en el colchón que envuelve
y parece un león que consume
y traga, y engulle fieramente
los minutos que quedan para respirar
un aire menos frío que el hielo
antes de que llegue el ocaso da la vida.

¡Llámame tu El maldito!
que sin permiso y de premio
ha entrado en tu cabeza
por culpa de esta cabeza
que tiene una nariz y unos ojos
que perciben olores y visiones
que no deberían ver ni oler.

Sirio... te llamaré Sirio.

Dalí del Exilio
110913

 

 

LA CABRONADA DE UNA BOTELLA

Para echarse el perro da vueltas,
la locura se quita con agua fría
mientras uno sufre el otro goza
y aquí, de la nevera me saqué 
una botella de vino templada
la descorché con la punta de un cuchillo
porque con el saca corcho maté a la última.

Y el olor del corcho, exquisito...
ah! mentira! es sólo un corcho
todavía húmedo, pues esta botella 
viene directamente de la nevera de un súper
no la he sacado de la bodega
pues allí ya no puedo entrar
desde que le han puesto cerradura de plata
y un trapo blanco en la entrada,
no les he dicho que ese color me espanta.

A pico me la bebí, 
dejando el fondo como un lente
con el que se ve mejor la vida,
cuando uno está borracho todo se ve curvado
parece que entrara a un mundo paralelo
donde la magnificencia de uno
a otro le es el ridículo más sublime,
así, lo que es para mí placer
para otro es un largo sueño que ronca
y un rascarse las pelotas.

Así también me he bebido los orgasmos de la vida
duran lo mismo que duró esta botella
que ahora, por ser vacía no sirve
y pasando la borrachera no veo las curvas,
termina estrellada en la pared,
y el ruido, que ruido estruendoso a los vecinos,
que chillido de gaviota a mis oídos
tenue, seco, largo, de profundas ondas
y el pico terminando lamido por un gato
que milagrosamente no se cortó la lengua.

Dalí del Exilio
011013

 

 

CABRONADAS Fum-Arte

Fumar todos los besos
hasta tragar la ceniza
y que embriague el tabaco
como emborrachando de ti.

Se dibuja una figura
con cintura de guitarra
tetas redondas,
y del cuello sale el mástil.

Como clavijas la boca
afina el ritmo perfecto
y con la noche cayendo
como piedras sobre el techo
cae denso el humo
empañando los ojos.

Y sabe dulce, 
y sabe amargo
hincha los pulmones
las fosas nasales sangran
haciendo placer en el duelo
haciendo cenizas el viento.

Dalí del Exilio
180613

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s