s
s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Jos Ernesto Delgado Hernndez
Nacionalidad:
Puerto Rico
E-mail:
jedelgado@dbetances.com
Biografia

José Ernesto Delgado Hernández,

Poeta puertorriqueño autor del poemario Bajo la sombra de las palabras por Casa de los Poetas editores. Ha publicado en varias revistas literarias como En la orilla, Cinosargo y letralia entre otras. Ha participado en antologías poeticas tales como Los mejores poemas de amor (Casa de los poetas) y Letras de babel V (movimiento aBrace) Fue invitado a la  Celebración de las artes 2012 en Montevideo Uruguay por el Movimiento aBrace. Actualmente trabaja en su 2do poemario Tatuajes: del amor a la piel.

La piel... 
esta que me lleva 
la que guarda en sus poros
todas las carcicias, cenizas de amores.
ésta que es página, lienzo, pared, tela,
que urge siempre un nuevo dolor 
el ardor de la fuga,
la masacre de agujas clavándose 
dejando en rutas transitadas 
la imagen de algún padecer.
La piel... 
la que besa sin labios
que abraza sin brazos
que atrapa sin manos
que muerde sin boca ni dientes
es un pequeño mundo de gatos curiosos
arañando las alfombras de los ojos 
hambrientos, contaminados 
por la sed libidinosa
así... la piel reclama fuegos 
uñas enterradas en el pecho
gemidos acuartelados 
en la prisión que hay entre el hueso y la carne
ésta… la piel... mi casa...
Sean bienvenidos.

***

 

Soñé tu abrazo

de plumas

tu abrazo

lleno de constelaciones

que me enseñabas

vi las palabras brillar

desde tus labios

y un beso junto a una mariposa

que transitaban el aire

tomados de un ala

soñé que tus dedos

hurgaban mi cabeza

buscándo libélulas

y me dormías en tus manos

arropándome con tu vida

te soñé y eras la reencarnación

de una gaviota en tu risa

eras la luz suave

de tu último sueño

te soñé ahora

caminando por los pasillos

de la memoria

nombrándome con tu voz

a hoja fresca.

*** 

 

Todos los días llueve
desde la ausencia
del lado donde dormía
la costilla que fuiste
tú la imprecisa
que a deshoras
venías y raptabas luces
y dejabas sombras
sobre la piel que calentaste
tú la furtiva
cola de lagarto en las venas
huella plomiza en la sangre
aquí está la herencia
de tus pasos
deshaciéndose
polvo en los ojos
gota de sal
en la llaga que eres
en el pecho sangrante
en el verso que te quema
hasta la última hebra del recuerdo...

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s