s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Daniel Prez
Nacionalidad:
Argentina
E-mail:
Biografia

maría es un paisaje

el hombre flaco pensó en los volcanes
maría tenía dos inmensos pechos en actividad
y lunas crecientes sobre las mareas del sexo
lobos marineros adormecidos en las rocas de la pelvis
y en los acantilados de su cabellera
nidificaban gaviotas reidoras entre soles
y racimos de helechos o dudas
y cuando la marea le bajaba se veía brillar
el encarnado axor de los arrecifes de coral
sobre su lecho
o imponentes saltos de agua
y la paleta de dios en el arco iris

el hombre flaco pensó impostando la voz
en los apetitos inferiores de maría
y en sus ojos como dos pueblitos pequeños pero
/hermosos
con callecitas angostas llenas de sauces
y casitas de adobe con techos de paja
y olor a tranquilidad flotando en las babas del viento
entre los senderos de montañas que recordaban
el camino perdido de los antepasados indígenas

el hombre flaco quería regalarle una flor
un ramo de verbenas y rosas o colibríes
pero con sus ahorros compró un terrenito
aromado por orquídeas
entre el mar y los volcanes
y se quedó a vivir para siempre
en el ombligo de maría


los ojos de ella

los ojos de ella
siempre saben igual
saben a aguas
a aguas vivas

huelen a signos
de admiración
y a helechos
y a cigarros disfrazados
de chocolate

los ojos de ella siempre
me miran igual
como de lejos
como ausentes

como dando los pasos


en otra dirección





restos

el carro pasa
dos niños corren tras el carro que pasa
el carro anda
según los designios del señor
del tipo
del tipo que apura el látigo
sobre los despojos de un animal
que alguna vez creyó en esperanzas
y ahora es esclavo del dios del carro
como los niños
que corren tras el carro
y rompen las bolsas con uñas de acero
y hurgan los restos de la sociedad
con el desprecio en los ojos
en las manos
en la lengua que intenta pintarle un sabor al pan
sucio de fideos y gel lubricante

los niños miran el cielo
y no ven nada
los niños tienen un cielo de chapas
con luna de cartón
un carbón orgulloso de creerse chocolate

los niños revisan las bolsas con manos de guerra
con ojos y alma de niños hambrientos
y separan la basura
ponen de un lado la basura
y del otro lado la basura menos basura
y la basura menos basura se trepa al carro
y la basura menos basura se tapa la nariz
y se sumerge en el guiso
y la cuchara vencida la rescata
y la guarda en cofrecitos
la acuna en la cama del estómago
y la sangre desparrama la basura menos basura
por los cuerpecitos de los niños

el carro pasa
dos niños corren tras el carro que pasa
el carro anda
según los designios del señor...
del tipo
del tipo que apura el látigo
sobre los despojos de un animal
que alguna vez
creyó en esperanzas

Biografía:

No mucho que decir.
Nací en 1971, tengo 4 hijos y gané el segundo premio de poesía en el Concurso Felipe Aldana organizado por la municipalidad de Rosario en 2003 con mi libro \'Puerto de los cangrejos\'

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s