s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Alberth Ramrez
Nacionalidad:
Nicaragua
E-mail:
bernece3@gmail.com
Biografia

Alberth Ramírez

Ha publicado el libro de poesía 100 mariposas bajo el sello editorial de la Sociedad nicaragüense de Jóvenes Escritores, joven escritor apasionado de lo surrealista, fanático de la literatura y la poesía, nacido en la ciudad de Bluefields Nicaragua, miembro de la asociación de poetas y escritores costeños “Anthony Campbell”. Participó en la recopilación del libro Antología  Poética de la Costa Atlántica, sus prosemas han sido publicados en revistas locales, tales como Freelnace Magazine, en su edición 5 Surreal, ha participado en entrevistas literarias en canales  y revistas nacionales y. Miembro actual  de la Sociedad Nicaragüense de Jóvenes Escritores, participante de talleres literarios de la Universidad Centroamericana (UCA) ha acompañado a otros artistas en exposiciones del cine Diversex en el centro cultural de España (CCEN) y en el festival internacional de poesía de Granada. Reciénteme ganador de Mención de Honor, en el festival literario “Joaquín Pasos” de la Universidad Centroamericana UCA (Managua)

Híbrido entre lo bueno y lo malo, así se le puede describir a este joven escritor, amante de lo surreal.

 

“Al mejor Postor”


Con la carita mejorada rasgaba los cortos años de su juventud, tú que sin alas le aceptaste y le enseñaste a volar cuando en su boca posaste el silencio y le enredaste en tu red, perjuro, perjuro el peregrino si a risotadas evoca su eterna profesión de seductor al conquistar la mañana.


Si tus labios fuesen el sin fin de palabras que musitadas corren al ritmo de mil volteretas, ha sido atacado el seductor áspid cortad la mano pues el escudo no es defensa y el valiente persa llora hasta morir si a gotas perfectas destella el periostio de sus huesos, el depredador fue cazado por su presa si tirado a la cama no puede imponer su autoridad.


Escaló la muralla el amante con la daga clavada en el pudor cuando al desnudarse por primera vez aquellos ojos le inspirasen confianza y sin tan solo en esa vez buscando la perfección de su cuerpo encontrase un error, escondería su mirada el rey y a ciegas tracio Orfeo fuese dueño, callado esperad el nacimiento del estío, pues el invierno ha prolongado su casa y en el no hay besos para sus horas, ni abrazos para sus días ¿cómo explicarle a un corazón que hoy se va? ¿Cómo ordenarle que solo pueda seguir?
Corred buen mensajero y llevadle el naufragio de una ilusión al mejor postor. Y dile que no permitirá que sus ojos, ni sus oídos, ni su alma, ni sus sentidos olviden que es feliz.

 

  “A forma de rendición”.

Me pediste alas y te di fuerzas, ahora que puedes volar búscame, más allá de la noche agradezco y decido ser yo mismo, puedo ver el descanso de mis venas que tejiendo mi pasado cambia las letanías de mi alma vendida tan solo por amor.

A la puerta estaba decidida,  el corazón no tiene fronteras, la vida coja de errores y miles de llaves abriendo una puerta no coherente, constátenme a forma de rendición te entrego mi lealtad, mi manos no pueden tocarte y mis ojos ya no lloran por ti, guardare reposo en tu mente y las ausencias de mi cuerpo desnudo brindará en tu cama el consuelo de otro.

La esfera gris en espiral nada en el cielo matando mis sueños y de otro color sigo mi camino, colecciones de siluetas y mis razones perdidas te alejan.

Gracias pero ya no…

 

“Evadiéndome”.

El último, me abraza por los pies y el arnés en son de justicia castiga el mancebo en  espera, mis dedos resueltos a placer tocan aromas en la oscuridad, rotos y pedazos cómo un colador mi corazón. Montado en ti jaqueas mi razón, no puedo escapar, atrapado en sed el animal no busca la retirada, el miedo siempre incluye un placer adicional.

Con las ganas evadidas y los primeros premios del sexo puesto disfrazándose a los mil colores, sin sueños en la cama, bosteza el ancla pidiendo una vez más. Mis posturas cansados abriendo lo que ya no es mío lo que me has prohibido cometer, finjo no conocer el camino.

La  atmósfera dolida y mis uñas  rasgando deseo en tu espalda, puedo verme dentro de ti sintiendo el final, sin aclarar mis penas te juro regresar  romperé la distancia, y tu voz cortado me dará una vez más la retirada. Mi pequeño dragón duerme en la acera tendido ya no tiene valor y tus alas perdidas no regresan en la búsqueda de mis últimas lagrimas, omito escucharte, mientras colgando de mi besos, me dices adiós.

 

“Legislación”.

Castigas mis cinturas con tus manos, mis pechos redondos  sudan voces de placer el paso del esclavo gira a tierras blancas, me abrazas por la espalda y te olvidas que soy humano, que me duele, que puedo sufrir. El quilombo agoniza y mi cuerpo como arpa toca la canción elegida por ti. Si puedes alimentarte de mí, muerde mi cuerpo es tuyo, y si tienes sed bebe  de mi sangre que emana mi corazón cansado y herido, a veces  te suelo ver venir  y me asusto, fumo el dolor y las cenizas me escriben en la mente lo que ya no puedo hacer.

Estoy de nuevo sin ti, y no puedo seguir los recuerdos asaltan mi mente y buscando lo perdido me acuesto con la vida, sus cruses  me hacen estación, los caminos náufragos aplastan mi estrella y lejos de ti solo puedo gritar, el tiempo me oferta abrir mis piernas que solo recuerdan tus manos. Estoy llorando nuevamente y no he decido donde puedo ir si la noche me invita y mis ganas perdidas en la nada son lo pueden herir a los pocos amantes que me quedan, todos se han ido, lucho por salir pero la duda de donde estarás me ahoga.

He parido géminos del silencio nuevamente soy el comenta, el viento agresor juzga mis lagrimas y desafía con secarlas mis emociones marchitas revolucionan su color, el escalafón a sus distancia corta mi respiración,  no puedo tomar medidas del peligro  y en mi ventana nuevamente te pierdo.

 

“He muerto ciento de veces”

Aferrada a la última muleta de sus esperanzas no dudo en preguntarle a la vida, los días engendrados por el ocio y las aventuras en escenas opuestas abrían las puertas a las dolidas penas, la desintegración y los pedazos quemados por  la soledad hacen a cualquiera un perdedor. Pobre salvador, si tus alas que no vuelan, si tu vara que no castiga, si tú que no escuchas, ¿Quién eres?

Mis manos de seda pidiendo talismanes, las niñas buenas van al cielo, las putas vamos donde se nos plazca. Con la elegancia de ser tan frágil de destruir asumió la corona de la libertad sus murallas desnudas y las miradas a hurtadillas invocando a los defectos de nuevas heridas.

Retablos de los juegos de la verdad, se han roto las horas, el silencio maullado sugiere adrede la muerte de su amo, y las frases en contrastes de estribillos despuntan en el vacio de su boca. Mi pena recorre en tus venas la estilla de muchas sonrisas esquivadas por respeto, desarmando malos pensamientos los gritos de la noche anuncia los miedos a la oscuridad en el vertedero de los sueños lucidos perdidos, y los episodios no anhelados por el invitado áulico, quitad su lepra demonio, si tu puedes quitarles, y si tu puedes que sea su alma cual recompensa. Acércate pues la niña ha muerto, ¿Quién le defenderá?

                                                     Dedicado a la pintora Mexicana Frida Kahlo.

“Pertenezco a mi dueño”

Listo para asesinar los recuerdos fingió las voces en la cama, un premios ganado y las hebillas agrietadas de la vida que ya no quería, imaginaba con certeza la suerte de las noches anteriores y  los sabores que en su cuerpo dejo el perfumen ajeno, los celos y la nostalgia como recompensa de una aventura, los pliegues del pantalón desabrochado y los mordisco bajo la cintura formaban chupetes  de las horas y las sensaciones al descubierto por primera vez.

A los catorce no es de extrañar pequeños bellos, y la soledad tan solo estimula a la mano seductora, aquellos pequeños ojos penetraron lo majestuoso de lo sabio y las mejillas sonrojadas por la espera, regocijos de primeros líquidos de placer, el juego de las piernas y la pared, un presagio  dio origen a sus manos de santo dentro de su abrigo, lívido susurro, limitación a seguir.

La inauguración de lo prohibido.

 

“Estaré bien.”

Si quieres esperarla móntate en la distancia, solo anhela un plan solo ha perdido su paz. ¿Quieres aún?  Se recordó que la tarde le había robado algo más que las fuerzas y a la espera recordó que su amante ya no podría regresar.

Mi voz se volvió tu salvación mis manos agrietadas por los rastros de tu cuerpo,  fragmentado en huellas el final se esconde, escape de ti, ese mismo día también escape de mí, tu buscando lo que se vivió, el cuerpo de ella denunciando tus agresiones, solitarios sus pasos buscando estar bien, las teclas de su  alma tan solo escriben odio, y mis ojos en son de paz  también te odian, remplazando versos por demonios, odas por penas, los corazones distantes solo pueden destellar sentimientos de temor, profanó lo último de sus sueños buscando la reelección de lo inmortal alzo sus brazos a la creciente libertad, mojo su cabello y sus pechos en huelgan sanaron el hambre de viejos amores, se acerca el destructor creyendo desertar mi sangre, puedo correr por mis instintos y tu mala suerte me ha vuelto a encontrar, estoy de nuevo en la esquina donde él te asesino, perdida , das el primer paso y mueres.

No debo escapar.

 

“Prisionero de mil Errores”.

Acusado, protesta débilmente el bufón de sueños escarlatas, pirata de un barco de papel, yacía su alma lúgubre en el vacío sin fondo de un armario a quien nadie  ve, su  sonido alarde balbucía en la boca del viento siniestro de la octava celda de la noche.

¿Cuán falsa es la luz?

Una mirada peregrina grita a la oscuridad verdugo de los años idos y de noches sin abrazos , sin alas, sin espejos rotos que invitan a la osadía de un fauno soberbio a quien todos le huyen sin saber de la realidad de sus lagrimas cristalizadas en su alma que congelada por el invierno efímero da su dolor en justa medida.

Y yo tan simple, veo al poeta en la pared opuesta escribir, rechazando a ser feliz por tan simple hecho de que aquel que le mira le puede salvar a destruir, huye al sol porque el amor es ciego y ama la adicción, pianolas de muchos versos  sin estrofas cantados a la libélula vaga que deja brechas en Adonis bohemio del eros.

Ser delicado le abre la puerta al infierno de una muerte alucinante y fantástica para muchos, en el zócalo ciego de nerón criticado por su toque femenino y su mundo que encerraba a otro, roedor de sus miedos que sin mirar calla el eco gris de sus esperanzas.

 

“Sigo siendo él”

Mi jaula esta sucia prometí liberarme, y prometí liberarle a él también. Cualquiera puede sentarse en la silla del pecado, los tontos amotinan sus verdades en la pared, y la soberbia en sus vueltas mata al más precavido, el celofán  de colores y las continuas noches en las que vendió su cuerpo cansado tan solo por amor.

El pentagrama me indica la hora, mientras su destino lo escribo con lápiz de espuma. Fue un fantasma le reconocí, abrí sus ojos y era ciego, el bufón ha despertado su risa es la melodía que engendra odio en mi verdugo, miserable de mi, si mi cuerpo depravado por el sol busca su puesta en playas vírgenes, solo se necesita fuerzas para matar el tiempo, marcando el fin cedo mi cuerpo al mejor postor, sin equivocarme. Ya no tengo nada más que añadir.

Conozco esas ojeras maquilladas la fragmentación de los años y el crucifijo respirando mentiras, bienvenido mí estimado caballero. Hay un hombre el tortura mi cuerpo mi mente le rechaza, decido caminar atado a sus voces pierdo el control, me aparto de  lo normal y en la puerta antes de marchar, quemo mi voluntad.

Enséñame…

 

“Es mi turno”

Sentenciado a pasar detrás del espejo llego a la entrada, ahí hay alguien que le espera, quieres tocarme pero sabes que no puedes, solo eres producto de su imaginación solo te recuerdo que cuando quieras puedes irte, se ha despertado, solo quiere huir.

El cuchillo tomando fuerza solo puede asesinar su cuerpo, pero tú que asesinas su alma, te recuerdo, él ya tiene dueño. La suerte solo es para quienes la buscan, se aproxima el final, puedes girarte  ¿lo ves? , si cierras los ojos ahí de nuevo está, hay una pantalla por ambos lados puedes entrar, siguió tu rastro porque te necesite, yo también estuve ahí.

Tranquilo es el costo de vivir, la experiencia de supervivencia te da la espalda, y el camino del exceso te conduce a la torre de la sabiduría, mis miedos son tus anhelos y junto a ti me veo débil e impotente no puedo usar mi dios, no puedo jugar a ganar.

 

Alzad la puerta de que castiga a la bruja con la llave de arete, está muerta extendió sus alas al mundo y el mundo la castigo con la muerte, en el círculo de juego la estrella con sangre se dibuja y la serpiente frente a su amo solo es inerte,  es grande puede matar  un caballo o elefante porque ama la sangre de las lunas de plata y las noches sin luz. No hay verdad absoluta.

 

 

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s